banner movil Torres

Economía

10 de mayo de 2019 16:51

Empresarios defienden la gasolina RON 85 y garantizan provisión del alcohol anhidro

El presidente de la CEPB, Luis Barbery afirmó que los cañeros del oriente garantizarán la venta entre 10 a 12 millones de litros mensuales de alcohol anhidro a YPFB.

WhatsApp Image 2019-05-10 at 16.58.45 Luis Barbery, presidente de la CEPB. Foto: ANF
CNC movil
La Paz, 10 mayo (ANF).- La Confederación de Empresarios Privados de Bolivia (CEPB) a través de su presidente, Luis Barbery, defendió la calidad y eficiencia de la nueva gasolina RON 85, mezcla de gasolina base con 8% de alcohol anhidro, y garantizó la provisión mensual de 10 a 12 millones de litros de alcohol para YPFB.

“Contra lo que se pueda estar comentando, rinde más, si bien llenar un tanque con gasolina de 92 octanos cuesta un poco más, pero a larga debe llenar con menos frecuencia cada tanque (…). El programa para este año contempla suministrar entre 10 y 12 millones de litros mensuales de alcohol anhidro, y totalizar unos 150 millones hasta el próximo mes de mayo del 2020”, explicó.

El ejecutivo de los empresarios señaló que la sustitución de la gasolina especial por la RON 85 será gradual porque se trata de un nuevo negocio, una nueva actividad. 

“Es un cambio importantísimo de la matriz energética nacional, todos estamos aprendiendo; YPFB, el Estado está aprendiendo, los surtidores también, los productores también, es parte de un proceso de cambio que hay que encararlo con filosofía”, sostuvo.

Barbery dijo que este cambio, eventualmente significa tener un tropiezo en la parte financiera, pero que es un paso importante en el cambio de la matriz energética para utilizar los aditivos vegetales en la mezcla con la gasolina base. 

“Va a redundar en el beneficio, en la parte de divisas porque cada litro de alcohol que se consume implica un litro de gasolina que no se necesita importar, la convulsión es más limpia, los motores van a funcionar mucho mejor, la gasolina tendrá mejor potencia y también el bolsillo del consumidor”, aseveró.

El programa está concebido que toda la gasolina sea aditivadas con un porcentaje de etanol y hay que hacer la mezcla y el Gobierno está garantizando mantener el precio, y conforme se vaya avanzando el consumo 

Ampliación de la frontera agrícola
Al momento de referirse a la ampliación de la frontera agrícola, el presidente de la CEPB dijo que se trata de dos conceptos: uno el del crecimiento horizontal en hectáreas de cultivo, y otro, el crecimiento vertical en productividad que se han extendido. 

"Estamos con 160 mil hectáreas sembrando caña, el tiempo no está ayudando mucho porque la campaña es para el 2020 pero habrá caña suficiente para la producción de azúcar para el mercado interno, para la producción de etanol y el alcohol hidratado", aseguró.

Las 250 mil hectáreas de las que se habló para los cultivos destinados a los biocombustibles, dijo que teóricamente son proyecciones. "Lo ideal sería no extender ni una sola hectárea, hay que innovar, hay que investigar en variedades de cañas, es un proceso lento que toma años, y este es un proceso lento, hasta consumir cerca de 450 millones de litros de etanol en el lapso de cinco años", señaló.

Barbery aseguró que no se darán más desmontes para sembrar caña destinada a los bioscombustibles "porque se tiene una distancia crítica para siembras de caña de ingenios azucareros y después el costo de flete inviabiliza las áreas más distantes".

Insistió que más de 60 países que utilizan los aditivos vegetales en la gasolina han tenido buenos resultados. Sin embargo instituciones como Probioma, han advertido de los graves riesgos sobre la Amazonía y la Chiquitanía como consecuencia de la apertura del país a los biocombustibles. 

Observaciones

No todos están de acuerdo con la visión de los empresarios; el experto en temas de hidrocarburos, Hugo del Granado identificó al menos cinco dificultades en la implementación del nuevo combustible con octanaje RON 85.

“La razón para introducir esta gasolina se debe a la baja producción del petróleo, bajo nivel operativo de las refinerías, escasez de gasolina, mayor volumen de importación, y por tanto, para compensar y paliar esa demanda se ha decidido sustituirla con alcohol (…). El excesivo alcohol disponible hace que se haya pensado en cambiar la gasolina con el añadido de alcohol y así utilizar esos excedentes y cumplir con los compromisos con los cañeros”, afirmó.

El analista señaló que la resolución 042/19 del 25 de marzo, conllevará varios problemas, desde técnicos, logísticos, operativos y económicos, pues observó que YPFB no cuenta con tanques con agitadores que mezclen de manera homogénea la gasolina con los aditivos, también observó el costo del alcohol, lo cual no resolverá en tema de la subvención, y lo más grave, la imposición al consumidor final de un tipo de gasolina frente a la sustitución total de la gasolina especial que oscila actualmente en 0,74 bolivianos el litro.

/JMC/ 



Noticias relacionadas:

Opinión

Noticias