Sociedad

15 de mayo de 2018 22:40

Nuevo México: Santa Fe la encantadora ciudad que enamoró a los bolivianos

Una delegación de operadores turísticos viajó a Estados Unidos donde visitó la Portland, Pensacola y Santa Fe.

IMG-20180418-WA0075 La delegación cuando escala el acantilado en el Monumento Nacional Bandelier. Foto: Delegación
publicidad F, 2 meses

La Paz, 15 de abril (ANF).- Santa Fe es la capital del estado de Nuevo México tiene gran parecido con el paisaje del altiplano boliviano, aparentemente árido y seco. Ciudad encantadora de casas color ocre de no más de dos pisos encierran arte, cultura e historia indígena.

A lo largo de la carretera pavimentada que une las ciudades de Albuquerque y Santa Fe se ven arbustos y tierra seca por la sequía que les afecta, viviendas dispersas pero que gozan de todos los servicios como cualquier otra ciudad grande de Estados Unidos.

También se puede observar enormes y llamativas infraestructuras que funcionan como “Casinos” ubicados en los territorios indígenas que habitan en el lugar, un negocio exclusivo de los nativos americanos que les genera recursos económicos para el sustento de sus habitantes.

En el día el calor es radiante y hasta implacable, pero cuando empieza a caer la noche el viento frío sopla hasta obligar a vestir algo más que una chompa. Tiene poco más de 83 mil habitantes y se caracteriza por ser un centro de venta de obras de arte bastante 

valoradas.

La ciudad ha “enamorado” a la delegación de profesionales en turismo y ecoturismo del sector privado y público que visitaron esta urbe en el marco del programa Internacional de Visitantes de Liderazgo impulsado por el Departamento de Estado norteamericano con el objetivo de conocer algunas de las prácticas de ecoturismo.

El director de Turismo de la Gobernación de Tarija, Gerardo Aguirre; el director de Turismo del Gobierno Autónomo Municipal de Cochabamba, Juan Carlos Sabag; el secretario de Turismo y Cultura del Gobierno Autónomo Municipal de Sucre, Pedro Salazar; el responsable de proyecto La Paz maravillosa del Gobierno Autónomo, Fernando Villagra y la directora de Turismo Comunitario del viceministerio, Ruth Suxo.

Además de emprendimientos privados participaron: el encargado de coordinación de Programas Educativos en Senda Verde, Coroico, Édgar Calcina; el gerente de El Vagante, Lucio Mendoza; la coordinadora de tres proyectos de la Cooperación Suiza y Tupiza Tours, Mariana Sánchez y la gerente de viajes especiales de Gravity, Ángela Llanos.


La ciudad fue fundada en 1610, es una de las ciudades más antiguas de Estados Unidos, tiene una plaza tradicional donde saltan a la vista lujosas tiendas de ropa, joyas, artesanía y obras de arte.

El turismo en el estado de Nuevo México genera 6.500 millones de dólares. Las principales actividades están vinculadas a la producción de petróleo y gas, que se constituye en el motor económico más fuerte.

Luego en el ámbito tecnológico, la empresa Intel que tiene una fábrica, es productor de todos los chips; le sigue el campo de la salud y en cuarto lugar se encuentra el turismo como actividad generadora de recursos económicos.

“Hemos contribuido en lo que es el sector hospitalario 6.500 millones de dólares a la economía de Nuevo México, en hotelera, guías turísticas, todo que tiene que ver con la hospitalidad”, comenta en la reunión el director de Turismo de Nuevo México, David Griscom.


Solo Nuevo México recibe a 30 millones de visitantes. Por cada dólar invertido recuperan siete resalta la autoridad. Asegura que para el éxito del turismo hace mucho la creatividad por ejemplo promocionar productos, gastronomía muy típica como el “breakfast (desayuno) burrito”.

Las noches son de restaurantes y bares, en torno a una cerveza artesanal o unas margaritas, guacamole con nachos o unos tacos de variados gustos.

Santa Fe ha desarrollado un turismo interno, la mayoría de los visitantes llegan en coche, porque además tienen un aeropuerto muy pequeño similar al de Tarija o Beni. 

Griscom destaca el potencial turístico del estado, apoyado en una serie de informaciones vinculadas a las diversas actividades recreativas, culturales y deportivas. Su despacho cuenta con un presupuesto de 19 millones de dólares la mayor parte se destina a marketing, es decir en promocionar el estado.

Se trata de promocionar las potencialidades comenta y es que una de ellas es su gran cielo azul, que no se allá en las grandes ciudades como Chicago, Nueva York, entre otros.

“En Nuevo México, Colorado, Arizona y Montana tienen posibilidades para ver el cielo, en el hemisférico y estamos celebrando eso y lo estamos promocionando como una forma de hacer ecoturismo. La gente está interesada en ver cómo es el cielo oscuro quieren ver como es la vía láctea”, comenta.

Monumento Nacional Bandelier

En este parque federal nos recibe el superintendente Jason Lott, antes de iniciar una caminata de más o menos una hora nos cuenta que cada año reciben 250 mil visitantes para recorrer el parque cuya extensión es de 32.000 acres, cuenta con áreas silvestres, un sendero de 70 millas para caminar y un área para acampar.

Como en prácticamente todos los parques o centros turísticos que visitamos siempre hay una tienda de souvenirs (recuerdos) y es inevitable que los turistas no compren, no se van sin algún recuerdo llaveros, hasta piedras o maderas que tienen alguna historia.

Pero el parque tiene guías turísticos, bomberos, y dos equipos para el mantenimiento del área, unos son responsables de la conservación arqueológica y otros de los recursos naturales.

La gente que visita el parque lo hace porque encuentra un lugar para hacer senderismo y en su paso encontrar 300 lugares de interés arqueológico,  hasta subir al acantilado donde se supone habitaban los nativos americanos (indígenas).

Tras la camina de 45 minutos a una hora, el grupo de operadores turísticos empezó a escalar la gigante montaña, ascendieron por escaleras firmes y bastante empinadas que no dan margen al descuido.

Seguro que no es apto para quienes sufren de vértigo, pero subir a lo más alto donde se abre una especie de cueva como si la naturaleza hubiera previsto que los nativos encuentren un lugar donde habitar y protegerse es simplemente otra experiencia para los turistas.

/ANF/ 



Noticias relacionadas: