banner movil Torres

Mundo

10 de enero de 2019 22:29

Maduro está en el centro de la polémica tras ser desconocido por la OEA y rechazado por más países

El presidente boliviano, Evo Morales, consideró que la OEA, "al no reconocer al hermano Nicolás Maduro, atenta contra el pueblo venezolano".

madu El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, asumió esta jornada su segundo mandato. Foto: TeleSur
Publicidad movil CNC 06.05.19

La Paz, 10 de enero (ANF).- Esta jornada fue maratónica para Nicolás Maduro. Y es que el recientemente posesionado presidente de Venezuela fue el centro de la polémica tras ser desconocido por la Organización de Estados Americanos (OEA) y después de recibir cuestionamientos de más países de la región. 

"Juro a nombre del pueblo de Venezuela (...) que no daré descanso a mi brazo ni reposo a mi alma y que cumpliré y haré cumplir todos los postulados y mandatos de la Constitución", manifestó Maduro, al momento de su posesión transmitido por varios medios internacionales y redes sociales.

Atrás quedaron el pedido del Grupo de Lima, agrupación de 13 países de América Latina, que solicitó a Maduro no posesionarse y entregar el poder al Legislativo de su país, y las advertencias del gobierno de los Estados Unidos y la Unión Europea (UE), que desconocieron la victoria del mandatario venezolano en las elecciones presidenciales del 2018, de las que no participaron los partidos opositores.

De nada valió todo ello porque Maduro, quien recientemente amenazó al Grupo de Lima con medidas diplomáticas si no revertían su posición, no dudó en ponerse la banda presidencial y desde el principal estrado del acto de posesión ratificó su compromiso de "defender la independencia e integridad absoluta de la patria, procurar llevar a la prosperidad social y económica al pueblo y construir el socialismo del XXI".

El discurso fue difundido en el Estado venezolano que actualmente es golpeado por una crisis política, económica, sanitaria y social que, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), han hecho que por lo menos 2,3 millones de venezolanos abandonen su país. La escasez de alimentos y medicinas, producto de la inflación, son factores que preocupan a la comunidad internacional.

La respuesta de rechazo al presidente venezolano no se dejó esperar y tuvo una “caja de resonancia” en la OEA, que aprobó esta misma jornada una resolución para declarar ilegítimo el segundo mandato de Maduro, además de pedir a los Estados miembros adoptar las medidas necesarias para contribuir a la restitución de la democracia en Venezuela.

La resolución recibió el apoyo de 19 países (entre ellos Argentina, Estados Unidos, Colombia, Chile, Ecuador, Canadá y Brasil); el rechazo de seis que votaron en contra (entre ellos Bolivia, Venezuela, Nicaragua y otros países del Caribe); ocho abstenciones, encabezada por México; y una ausencia. 

Asimismo, la resolución "hace un llamamiento para la realización de nuevas elecciones presidenciales con todas las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y legítimo".

Ecuador y Paraguay 

Como si el rechazo de la OEA no hubiera sido suficiente, el gobierno de Paraguay anunció la ruptura de las relaciones diplomáticas con Venezuela y el cierre de la embajada paraguaya en la capital venezolana "en ejercicio de sus atribuciones constitucionales y de la soberanía nacional" tras el juramento de Maduro.

"Manifesté que no seríamos indiferentes al dolor de los venezolanos, el respaldo al pueblo de Venezuela debe ser real, es fundamental honrar lo que decimos con hechos concretos y tomar decisiones por principios", aseguró el presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, según el reporte de medios internacionales.

Asimismo, aclaró que la ruptura de relaciones no involucra que su país incumpla sus compromisos con Venezuela respecto a la deuda que la estatal Petropar tiene con la empresa venezolana PDVSA.

"Esa deuda, que hoy está en proceso de litigio, va a ser honrada por el Estado paraguayo en forma y en tiempo y ese dinero va a servir para la reconstrucción de la democracia en Venezuela", añadió.

Horas antes del pronunciamiento del gobierno paraguayo, el presidente de Ecuador, Lenin Moreno, informó en cadena nacional que retiraba al embajador de su país de Caracas.

Aunque el Presidente ecuatoriano aseguró que "la crisis venezolana debe ser resuelta internamente, mediante el diálogo y la reconciliación, por medios pacíficos y democráticos”, además “con respeto irrestricto a los derechos y, siempre, con amplias garantías para la observación internacional".

En medio de este panorama adverso, Maduro pidió una cumbre de mandatarios de América Latina y el Caribe, propuesta que según él ya lo había hecho en el pasado para "discutir con agenda abierta todos los temas que haya que discutir, cara a cara (...) ¡Ratifico hoy mi propuesta, lanzo el reto!".

Estas declaraciones las hizo durante su discurso presidencial en el que aseguró también que quiere “verle la cara a Iván Duque (presidente de Colombia)”.

Bolivia

A diferencia de varios de sus pares, el presidente boliviano, Evo Morales, continuó respaldando a Maduro e incluso asistió al acto de posesión. 

“Al no reconocer al hermano Nicolás Maduro, la OEA atenta contra el pueblo venezolano. La OEA, que debe buscar integración, se convierte en instrumento de agresión y humillación contra la autodeterminación de los pueblos. La democracia es del pueblo, no del imperio”, sostuvo Morales, mediante su cuenta en Twitter.

/AGL/ 



Noticias relacionadas: