Acceso a clientes

Mundo

5 de abril de 2021 18:25

Covax debe enfrentar la desigualdad, despliegue de fondos y dudas para la vacunación en el mundo

Y es que a lo largo de estas semanas se ha demostrado y denunciado el acaparamiento de las vacunas por parte de un mínimo de países desarrollados y que ha obstaculizado el acceso para países con menos capacidades económicas, como en Sud América.

Covax-Lima-José-Vilca-Unicef Vacunación en Lima, Perú. Foto. Unicef

La Paz, 5 de abril (ANF).- La vacunación contra el Covid-19 se desarrolla  en el mundo con una preocupante lentitud y desigualdad en el acceso a las dosis de las diferentes empresas farmacéuticas. Frente a este panorama, el mecanismo de Covax enfrenta cinco retos para cumplir con la inmunización en los diferentes países.

El objetivo de esta iniciativa, que cuenta con el apoyo de la ONU, es logran inmunizar con dos mil millones de dosis de la vacuna contra el coronavirus a por lo menos una cuarta parte de la población de los países más pobres para finales de 2021.

Y es que a lo largo de estas semanas se ha demostrado y denunciado el acaparamiento de las vacunas por parte de un mínimo de países desarrollados y que ha obstaculizado el acceso para países con menos capacidades económicas, como en Sud América.

Por ello, y de acuerdo a la agencia ONU, el mecanismo Covax, enfrenta estos retos:

1.      El control sobre las exportaciones
La OMS está contra el llamado “nacionalismo de las vacunas”, que alienta su acaparamiento, “provoca una subida de precios y, en última instancia, solo alarga la pandemia, las restricciones necesarias para contenerla y el sufrimiento humano y económico”, detalla la ONU.
Es así que la OMS impulsa a los países en sus esfuerzos por adquirir y mantener la tecnología y la capacidad de producción de vacunas.

2.      Llevar las vacunas a quienes más las necesitan
Gian Gandhi, coordinador mundial de Covax de UNICEF, afirma que el objetivo es “garantizar que nadie se quede sin vacuna”, pero que “a corto plazo, la concentración de dosis en las ciudades permite priorizar la vacunación del personal sanitario y otros trabajadores de primera línea en las zonas urbanas, donde la mayor densidad de población les hace correr un mayor riesgo de exposición”.

Pero muchos países presentan diferentes dificultades, por ejemplo, para reunir los recursos necesarios en el reparto y la distribución de las dosis por todo su territorio y en las ciudades y en los pueblos donde son más necesarias. “Esto significa que, en muchos de los países más pobres, la mayoría de las dosis se distribuyen en los grandes centros urbanos”, agrega Gandhi.

3.      El despliegue en los países más pobres requiere más fondos
Diane Abad-Vergara de Covax asegura que en la respuesta a una pandemia, la financiación es una preocupación constante. “Para continuar el suministro de vacunas durante 2021 a sus 190 miembros, Covax necesita al menos 3200 millones de dólares. Cuanto más rápido se alcance este objetivo, antes se podrán administrar las vacunas”.

Por ello, las contribuciones de varios países, especialmente los de la Unión Europea, el Reino Unido y Estados Unidos, han ayudado en gran medida a paliar el déficit de financiación de las inmunizaciones. Aunque la dotación para el suministro de esas vacunas es más problemática.

4.      Los países más ricos deben compartir las vacunas
En esta línea de la igualdad en las distribución, Gandhi llamó a los países más ricos a compartir las dosis sobrantes y a que “se comprometan con Covax y UNICEF lo antes posible”, ya que “harán falta ciertos equilibrios legales, administrativos y operativos para llevar las inmunizaciones a donde se necesiten. Desgraciadamente, en estos momentos no vemos demasiados países de renta alta dispuestos a compartir”.

Porque por ahora la logística que se encamina favorece a los países que más pueden pagar.

5.       Persisten las dudas sobre la vacunación
Aún en el mundo se enfrenta la resistencia de algunos sectores de la población en la vacuna y su administración.
“Esta dificultad se debe, en parte, a la gran cantidad de desinformación que rodea todos los aspectos del Covid-19, que ya era motivo de preocupación incluso antes de que se declarara la emergencia sanitaria mundial”, establece la agencia ONU.

Diane Abad-Vergara, jefa de Comunicación de Covax, manifiesta que durante la pandemia se ha difundido una gran cantidad de información errónea. “La OMS trabaja intensamente para combatirla, además de generar confianza en las vacunas e involucrar a las diferentes comunidades”.
//ANF


Noticias relacionadas:

portal

Opinión

Noticias