Acceso a clientes

Opinión

9 de junio de 2021 10:59

Ministro mentiroso ¿Cuándo la reforma judicial?

728 x 90 Aniversario

La solución de la mayoría de los problemas judiciales, exigen enormes sacrificios y valientes determinaciones, pero los políticos de talla como el ministro de justicia Iván Lima prefiere ofrecer la luna o emprender un alunizaje al planeta y aparentar que todo se resuelve con discurso, amenazas de juicios de responsabilidad colectiva a exministros del régimen transitorio constitucional y ahora se envuelve en un culebrón generando crisis en tres poderes del Estado al mejor estilo  de Luís XIV rey de Francia que poseía los tres poderes ejecutivo, legislativo judicial (periodo 1643 hasta 1715), porque se cree fiscal, juez y legislador; y, hasta se atreve a desconocer el Dictamen de la OEA que descubrió el fraude electoral, con un discurso pintoresco y falaz.

De inicio de su gestión propuso la “Reforma judicial” y conformó la comisión nacional integrada por juristas distinguidos del país, que en su primera y única sesión se vio abruptamente suspendida definitivamente, por la estrechez del jefazo, dinamitada supuestamente por reflexiones puntuales y políticas para no poner en riesgo el control del poder judicial.

Una de las peores calamidades que le puede suceder a un ministro de justicia es ser mentiroso. Para los charlatanes al mando de un despacho tan importante como el ministerio de justicia con pertenencia y raíces del populismo, piensan que basta la voluntad política, audacia e intrepidez suficiente y amenazas de procesos con una pequeña dosis de un diálogo indefinido para hacer frente a desafíos como: la retardación de justicia, incumplimiento de sentencias constitucionales, procesos de vocales y jueces cuestionados por candidatos con casos de corrupción y antecedentes penales por prevaricación, problemas como irrespeto de la propia Constitución y de normas internacionales sobre Derechos Humanos y un presupuesto que no alcanza ni el 1% del presupuesto general del Estado.

Cómo es posible que dada su investidura tenga que afirmar: “No podrá haber reforma judicial si continúan designaciones irregulares de jueces y fiscales”; es como promover la trama que no se la quiere ver y prefieren dar la espalda a la realidad de los problemas sin manejar la verdad de las causas que justifican la urgente reforma judicial en sus elementos estructurales y no simples maquillajes.

Sería ejemplar que con inteligencia y elasticidad el Ministerio de Justicia con la reforma judicial en Bolivia, se proponga revertir los indicadores negativos que sobre el Estado de Derecho nos hace conocer el ranking elaborado por World Justicia Proyect (WJP-2020), que ubica a Bolivia en el puesto 121 de 128 países en el mundo y a nivel latinoamericano y el caribe en el lugar 29 de 30 países; respeto de derechos fundamentales y derecho internacional en la ubicación 96; el tema de seguridad jurídica el puesto 115; en referencia a procedimientos regulatorios ocupa el lugar 114; evaluación de procesos judiciales, plazos, cumplimiento de decisiones, acceso e imparcialidad y mecanismos alternativos de solución se ubica en el 126 de 128 países; en el sistema penal en delitos contra la sociedad en el puesto 127.

¿Cómo surge la crisis de poderes? Por la desobediencia en la que incurren  los magistrados del Consejo de la Magistratura y del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) al omitir el cumplimiento de la sentencia constitucional 0170/2021 de 26 de mayo, emitida por el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), que en su parte resolutiva deja sin efecto la convocatoria para la designación de vocales y todas las convocatorias posteriores que se hayan producido y, por la notificación al TSJ (30 minutos antes de las 17:00 hrs del viernes 4-06-21) que hacen los vocales de la Sala Primera del Tribunal de Garantías del Distrito Judicial de La Paz de la Acción de cumplimiento y medida cautelar de suspensión del acto de posesión a vocales de La Paz interpuesta por el diputado Froilán Mamani, con el argumento de no haber participado en el proceso de selección y demás instancias la Confederación Universitaria Boliviana (CUB).

Sucede que, pese a las notificaciones legales, Olvis Eguez presidente del Tribunal Supremo de Justicia, con participación de los magistrados del TSJ y magistrados del Consejo de la Magistratura, procedió el día viernes 4 de junio de 2021 a hrs. 17:00 a la posesión de 19 vocales correspondientes a 7 Tribunales Distritales del país, con excepción de La Paz y Cochabamba.

El presidente del Tribunal Supremo de Justicia y los órganos que avalaron con su presencia el acto de posesión de los vocales, inequívocamente y a sabiendas que las decisiones y sentencias del Tribunal Constitucional Plurinacional son de carácter vinculante y de cumplimiento obligatorio, conforme dispone el art. 203 de la Constitución, vulneran el mandato constitucional y por consecuencia por el hecho de ser magistrados del máximo Tribunal de Justicia  con mayor razón estaban en la obligación de acatar su cumplimiento y postergar el acto de posesión en los términos y fundamentos contenidos en la sentencia constitucional  170/2021 de 26 de mayo. Si estos hechos de irresponsabilidad judicial ocurre en Tribunales Supremos de Justicia y no se produce un activismo judicial por parte del TCP y Tribunales de Garantías para hacer cumplir sus fallos, lamentablemente la justicia queda en entredicho y lo peor que convalida designaciones de vocales y jueces que legalmente fueron cuestionados por delitos penales por profesionales que obtuvieron mayor puntuación o, fueron posesionados algunos que no merecieron e injustamente excluyeron a los verdaderos ganadores; por tanto, existen sobrados vicios de anulabilidad del proceso. Sin embargo, a última hora el ministro de justicia anuncia que se anula designación de vocales (42) y el Consejo de la Magistratura debe proceder a elaborar un nuevo reglamento de selección y publicar nueva convocatoria la próxima semana conforme a los fundamentos de la SCP 0170/2021 de 26 de mayo. Ahora ¿qué pasará con los magistrados del TSJ?  se comieron el melón antes de estar maduro o podrido ¿no conocían la sentencia?

Monseñor Sergio Alfredo Gualberti en la homilía de hoy domingo expresó: “En la sociedad pareciera que la verdad ya no es un valor, porque se tergiversa a la opinión pública, dejemos purificar con la verdad, busquemos relaciones respetuosas, ponderables y objetivas; pues la verdad nos hará libres”.

Pedro Gareca Perales, Abogado constitucionalista y defensor de DDHH

26_untitled
portal

Opinión

Noticias