Opinión

28 de mayo de 2018 09:16

Identidad maternal de la Santa Rúaj (Espíritu)


Muchas iglesias cristianas, al igual que las católicas, reconocen y veneran la divinidad del Espíritu Santo, considerada la tercera persona de la Santísima Trinidad. Hay muchísimas oraciones, himnos, declaraciones, predicaciones, reflexiones etc. sobre el Espíritu Santo y sus dones y sus frutos, tal como puede verse en el Catecismo de la Iglesia Católica.

En el Credo Niceno-Constantinopolitano del año 381 el Espíritu Santo es calificado  como “Señor y Dador de Vida, que procede del Padre”. Con ello se da a conocer su divinidad, su cualidad vivificante y su procedencia del Padre.

Pero, sin embargo, queda pendiente un tema teológico muy importante y apasionante: la identidad del Espíritu Santo. ¿Quién es? ¿Qué relación personal tiene con el Padre y con el Hijo, con la Iglesia y con los fieles creyentes? Hay creyentes que piensan que al cabo de  XX siglos del cristianismo no tiene sentido plantearse estas preguntas sobre la identidad del Espíritu .Otros dicen que basta con saber su nombre: Espíritu Santo.

Pero, sin embargo, este nombre no aclara plenamente su identidad ya que también los ángeles fieles son espíritus, es decir carecen de cuerpo material. Además a diferencia de los ángeles rebeldes, los ángeles santos fueron fieles a Dios. A diferencia de los ángeles el Espíritu Santo es increado.

Al no estar plenamente definida su identidad  tampoco está claramente representada su figura. La más usada representa al Espíritu como una paloma blanca. También se le presenta como el fuego, el agua, el viento, el aliento, el aceite.

En la Iglesia Católica la transmisión de la Rúaj se realiza con gestos simbólicos sacramentales, entre ellos los más notables son el baño bautismal, la unción con el crisma, y la imposición de manos. Sin embargo estas representaciones, si bien son sugerentes y valiosas, no revelan plenamente quién es el Espíritu Santo.

Para conocer mejor su identidad personal la fuente principal es la Biblia sobre la que se apoya la Tradición. Hay todavía muchas claves bíblicas que no han sido plenamente estudiadas. Aquí veremos sintéticamente una de ellas: la identidad maternal.

Para designar al Espíritu se utiliza en la Biblia hebrea se utiliza la palabra hebrea “Rúaj” que generalmente de género femenino, a diferencia del griego “Pneuma”, que es neutro, y del latín “Spiritus”, masculino. En tiempos recientes el fugaz y querido Papa Juan Pablo I.se hizo famoso con su conocida expresión: “Dios es nuestro Padre, más aún Él es nuestra Madre” (10.09.1978).donde proclama la  identidad maternal de la Rúaj Santa. (Proseguirá)

Miguel Manzanera, S.J.

Opinión

Noticias