1 BANNER ALCALDIA ESCRITORIO

Opinión

11 de agosto de 2022 14:23

El fallido Estado Plurinacional


Hace poco nuestro país festejó sus 197 años de vida con luces y sombras por su puesto a lo largo de su historia. Perdió varios kilómetros de territorio más por descuido de sus autoridades que por fortalezas de nuestros vecinos. Tuvo presidentes desde muy notables hasta los más mediocres.

Es el resumen geográfico del mundo entero; se puede encontrar desde nevados a gran altura hasta llegar a tierras cálidas como la zona amazónica. Este pasado 6 de agosto la encontró totalmente dividida; entre quienes quieren gobernar de manera autoritaria a título de Socialismo del Siglo XXI y otra parte de la población que exige democracia plena.

Desde la asunción del Movimiento Al Socialismo (MAS) al poder en 2006 y habiendo establecido la supuesta “refundación de la patria” a partir de la promulgación de la actual Constitución Política del Estado (CPE) en febrero de 2009 con el nombre de Estado Plurinacional de Bolivia, no hizo otra cosa que acentuar mucho más el racismo, el machismo, la corrupción, el contrabando, el narcotráfico, la pésima administración de justicia, la violencia, la persecución política al “enemigo” entre otros aspectos que socaban el diario vivir de las/los bolivianas/os.

El Estado Plurinacional, cambios de verdad en los cimientos del país no introdujo. Si comparamos la actual CPE con las anteriores que tuvimos, mantiene de manera intacta los poderes del Estado como son el Legislativo, el Ejecutivo, el Judicial y con una pequeña modificación de devolverle el nivel de poder a la ex Corte Nacional Electoral hoy Órgano Electoral, la misma que en nuestra primera CPE de noviembre de 1826 ya contaba con ese nivel jerárquico. Lo único que se cambió fue los denominativos de Poder por Órgano. ¿A eso se puede llamar cambios de verdad?

Otros cambios, solo de nombres que se puede observar en la vigente CPE, es del anterior Congreso Nacional por el de Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), la cual mantiene su misma estructura institucional como son las Cámaras de Senadores y Diputados. Cambio hubiese sido suprimir una de las dos para que el hemiciclo parlamentario sea unicamaral, ya que en la actualidad ambas instancias representan un gasto económico absurdo, debido a que muchas/os senadores y diputados no trabajan por el bien del fortalecimiento de la democracia y el desarrollo de la patria.

En cuanto al Ejecutivo de igual manera mantiene varios ministerios que ya se los tenía en la época republicana, como el oficialismo lo denomina. Sobre el Judicial tampoco nada nuevo, solo cambio de denominativos: de ex Tribunal Constitucional a Tribunal Constitucional Plurinacional; de ex Corte Suprema de Justicia a Tribunal Supremo de Justica; de cortes departamentales de justicia a tribunales departamentales de justicia; de Consejo de la Judicatura a Consejo de la Magistratura y de Tribunal Agrario Nacional a Tribunal Agroambiental y acerca del Órgano Electoral no tiene nada de independencia de poder, habiéndose convertido de un tiempo a esta parte en un ente dependiente más del Órgano Ejecutivo.

La única institución nueva que se innovó en la actual CPE, es la Procuraduría General del Estado para defender y precautelar los intereses del Estado y como ya es sabido se dedica a todo menos a realizar su función establecida constitucionalmente, siendo otro gasto económico insulso sin nada de beneficio para el Estado. ¿Tiene sentido su existencia? 

Si seguimos revisando la actual ley de leyes que tenemos, en varios de sus artículos que la componen aún se mantiene el denominativo de república, como en el Capítulo Tercero- Sistema de Gobierno, Artículo 11.I.; en la Segunda Parte Estructura y Organización Funcional del Estado, Artículo 146 II; en el Título IV Funciones de Control, de Defensa de la Sociedad y Defensa del Estado-Capítulo Cuarto-Servidoras Públicas y Servidores Públicos, Artículo 238 numeral 3; en el Artículo 339. I. acerca de los Bienes y Recursos del Estado y su Distribución y en Disposiciones Transitorias en Primera I. señala “El Congreso de la República…”.

Así nuestra actual CPE aún conserva en su esencia los moldes republicanos que por más que se quiera hacer desaparecer, todavía se mantienen sólidos en la estructura institucional del denominado Estado Plurinacional de Bolivia. Aspecto que nos lleva a deducir que es un Estado fallido. 

Juan Carlos Ferreyra Peñarrieta es comunicador social

Opinión

Noticias