escritorio (1)

Opinión

25 de febrero de 2018 10:30

¿Cuál es el panorama de la política en América Latina en los últimos años?

ESCRITORIO 1

Ira, bronca, incertidumbre, desconfianza  en los resultados electorales, desconfianza en el respeto a la voluntad popular, en el caso particular  de Bolivia, perfiles falsos en Redes Sociales, Fake News, escándalos de corrupción, son algunas cosas que están empañando la imagen de muchos políticos y generan de cierta forma una especie de hartazgo social; es evidente que existe una pérdida de confianza en las instituciones y en la política en su conjunto.

Hace poco, cuatro reconocidos consultores, Daniel Ivoskus de Argentina, Braulio Gonzales de México, Laura Castellanos de Venezuela y Carlos Gutiérrez de  España, analizaron la coyuntura democrática y la percepción de la ciudadanía sobre la política en la actualidad.

Ellos pusieron sobre la mesa la discusión sobre  cómo votan los ciudadanos y la llegada de los outsiders a los procesos electorales tradicionales en el marco del cambio de gobierno, según estos expertos en política, el voto duro existe, pero su impacto está cambiando.

En América Latina este 2018 tendremos 8 procesos electorales en total, Costa Rica, Venezuela, Paraguay, Colombia, México y Brasil, entre otros. Varios de esos países también aprovecharán para renovar sus legislativos y/o gobiernos locales, como también lo hará El Salvador en marzo y Perú en octubre. Mientras que Cuba también está llamada a estrenar nuevo presidente el 2018, (aunque el proceso que determinará al sucesor de Raúl Castro en abril de este año, será muy diferente al del resto de países de la región).

La consultora en política Laura Castellanos, habló sobre las elecciones en Venezuela, donde hay un solo candidato y una oposición prácticamente pulverizada, según Castellanos cuando uno habla de procesos electorales, nadie quiere parecerse a Venezuela, país en el que prácticamente, se ha acabado con todas las formas y el decoro de una democracia sana. Este proceso electoral tiene características muy peculiares, pues sólo tienen una semana para hacer campaña electoral. ¿Cómo podemos hablar de democracia cuando hoy en Venezuela se está pidiendo ayuda humanitaria?

Hay una generalización de la degradación sobre la política, los políticos no le están dando soluciones a los problemas del pueblo, en México, por ejemplo, sólo el 37% cree en la democracia.

Otro punto importante es que los candidatos no se están conectando realmente con el electorado, hablando de estrategias digitales. El propósito real de la presencia  de éstos en las Redes Sociales se desvirtúa cuando contaminan dichas estrategias digitales con el uso de Trolls, Bots, Campañas Negras, Fake News, etc., la guerra ya está aquí, ya podemos ver la polarización en la red. Los enfrentamientos y calificativos en estos espacios, son  parte medular del debate electoral en América Latina.

La corrupción ha contribuido de manera significativa a la devaluación de la política, hoy vivimos en la era del escándalo, los líderes políticos incurren en el mal manejo de las fianzas públicas, con casos como el de Panamá Papers, o el de Odebrecht, el panorama es desalentador y es natural que la gente pierda la fe en la política.

Venezuela y Haití son los países más corruptos, según el ránking presentado por la ONG Transparencia Internacional (TI), que registra avances en Argentina y retrocesos en Brasil y El Salvador.

Algo alarmante es también, la correlación entre los países con peores resultados en su clasificación y los que cuentan con peores niveles de protección para periodistas y activistas, los dos colectivos que se encargan principalmente de sacar a la luz los escándalos de corrupción.

En los países más corruptos el espacio para la prensa y la libertad de expresión está absolutamente reducido, como el espacio para el acceso a la información, según Delia Ferreira, presidenta de TI, quien advirtió  que bajar la protección a los medios es \"dañar al Estado de derecho como un todo\".

Venezuela, según Ferreira, es un país con una crisis humanitaria total, porque la corrupción es el sistema en todos los aspectos de la situación y la comunidad internacional debería tratar de ser más sólida impulsando alguna reforma.

La clase política latinoamericana, al igual que sus colegas de otros continentes, está haciendo bastante por desacreditar la democracia.
 
El voto castigo genera el voto de ira del electorado, lo que no siempre es bueno, porque no se elige a un candidato idóneo para llevar adelante las riendas del país. Un proceso electoral democrático, es responsabilidad de todos, de los candidatos, claro, pero también del electorado, pues está en sus manos elegir el destino de sus pueblos.

El pueblo es el protagonista, y eso es algo que los políticos nunca deben olvidar, hay que ganarse la  confianza del pueblo nuevamente, la gente necesita volver a confiar y tener fe en la democracia y en la política. 

Ivanna Torrico es comunicadora social y máster en Marketing Politico
Twitter: @IvannaTorrico