banner movil Torres

Sociedad

9 de octubre de 2019 14:28

Arboles de los bosques forman con sus raíces sistemas complejos de comunicación

Las micorrizas representan la asociación entre algunos hongos y las raíces de las plantas en una simbiosis de beneficio mutuo que se produce bajo tierra.

ÁRBOLES Foto: ECV
CNC 02.10.19 Móvil (2)
La Paz, 9 de octubre (ANF).- Los árboles en los bosques relacionan sus raíces con un hongo, en una simbiosis que se produce bajo tierra, y establecen grandes sistemas complejos de comunicación y de beneficio mutuo, que les permite intercambiar nutrientes, reconocer a los de su misma especie y ayudar a sus vecinos, informó la bióloga francesa, Stéphanie Depickere.

“Forman una red fuerte y grande bajo el suelo en las zonas boscosas, es un sistema complejo al que cada uno está conectado, eso les permite recibir de los demás señales que pueden ser de destreza como el envío de agua o nutrientes que necesiten los más pequeños”, explicó Depickere que participó en el “XVII Curso Boliviano de Sistemas Complejos”, que fue organizado por la Carrera de Física de la Facultad de Ciencias Puras y Naturales (FCPN) de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA).

Detalló que el descubrimiento que corresponde a la científica canadiense Suzanne Simard fue presentado el 2018, pero las investigaciones que deben realizarse en las propias regiones boscosas, se remontan por más de 30 años. “Se creía que competían los árboles, pero ahora sabemos que se conectan y comunican a través de un sistema complejo”.

Un sistema complejo puede ser descrito como aquel que se encuentra compuesto por varias partes, entre las que se establecen interconexiones complejas. A su vez originan propiedades emergentes, posibles gracias a la interacción conjunta de elementos que conforman este tipo de sistemas.

Raíces y redes 

Las micorrizas representan la asociación entre algunos hongos y las raíces de las plantas en una simbiosis de beneficio mutuo que se produce bajo tierra. La investigación de la científica canadiense Suzanne Simard denominada “Las redes micorrícicas facilitan al árbol comunicación, aprendizaje y memoria”, fue presentada por primera vez en el Taller Boliviano de Sistemas Complejos en la carrera de Física.

En el estudio se menciona que “estas redes que unen las raíces de los árboles en los bosques facilitan la comunicación entre ellos a través de recursos, defensa y señalización de reconocimiento de parentesco (entre especies) y por lo tanto, influyen en el comportamiento sofisticado de otros vecinos”.

“Estos comportamientos tienen cualidades cognitivas, incluidas capacidades en percepción, aprendizaje y memoria, e influyen en los rasgos de la planta (que son) indicativos de aptitud”.

La investigación tiene evidencia que “la topología (razonamiento) de las redes micorrícicas es similar a las redes neuronales, con patrones sin escala y propiedades de un mundo pequeño, que son correlacionados con eficiencias locales y globales importantes en la inteligencia”.

Dinámicas no lineales 

El físico boliviano Marcelo Ramírez-Ávila, uno de los organizadores del Taller Boliviano de Sistemas Complejos, destacó que “se demostró una fundamental continuidad en el evento que se realiza por 17 años consecutivos y que en la actual versión, a diferencia de anteriores años, se tuvo la participación de investigadores bolivianos en la dinámica no lineal y complejidad que son de la propia UMSA”. 

Una de sus ponencias se relacionó con la eliminación de células cancerosas mediante radiaciones ionizantes, lo que se conoce como radioterapia. 

“Se modelaron ecuaciones para ver las mejores condiciones de eliminación de esta clase de células”, aseveró el científico boliviano y anunció la realización por primera vez en Bolivia del décimo sexto “Taller Latinoamericano sobre fenómenos no lineales”, que se realizará del 22 al 26 de octubre de este año. 

/ECV/FC/


Noticias relacionadas:

Opinión

Noticias