Acceso a clientes

Politica

16 de abril de 2021 08:49

INE culpa a la pandemia de retrasar organización del censo y que no estaba previsto para el 2022

El Instituto Nacional de estadística (INE) señaló que técnicamente el proceso para realizar un censo duraría cuatro años, pero con las nuevas tecnologías se acortaría hasta tres años y medio.

image_2021-04-16_084800 Humberto Arandia, director del Instituto Nacional de Estadística (INE). Foto: INE.

La Paz 16 de abril (ANF). – Ante ola de críticas al Instituto Nacional de Estadística (INE) por señalar que técnicamente el censo se podría realizar el 2024, el director de esa institución, Humberto Arandia, afirmó que la pandemia del coronavirus (Covid-19) retrasó al menos un año de trabajo y que el censo no estaba planificado para el 2022, sino para un año después.

“En ningún momento hemos suspendido el censo que estaba planificado en el 2022, lamentablemente son erróneas interpretaciones de la prensa que señalan que se había programado el censo para el 2022, lamentablemente el INE nunca señaló eso”, declaró Arandia a Unitel.

Reiteró que desde el punto de vista meramente técnico la preparación de un censo tarda aproximadamente cuatro años, pero gracias a la tecnología se podría reducir a tres años y medio, siempre que estén dadas las condiciones financieras y logísticas. “No es un proyecto de dimensión política como lo quieren hacer ver algunos observadores y analistas”, subrayó.

Añadió que el proyecto censal inició a principios del 2019 e incluso el documento de contratación se gestionó a finales del 2018, pero durante el 2020 el INE tuvo cuatro cambios de directores ejecutivos y muchos de ellos no le dieron una secuencia lógica al proyecto censal y por eso se tuvo que retrasar.

“El censo, caso contrario, hubiera sido en la gestión 2023, pero ahora estamos hablando de un año perdido producto de la pandemia”, argumentó Arandia. Acotó que una de las complejidades para realizar el censo es el desplazamiento de una fuerza de encuestadores conformada por al menos 200.000 personas y otra es la actualización de la cartografía.

A raíz de la posición del INE, surgió una serie de críticas principalmente de políticos de oposición y autoridades electas bajo el argumento de que se pretendería evitar la redistribución de recursos a través del pacto fiscal y la reasignación de escaños para las próximas elecciones generales.

Por separado, el gobernador electo de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho y el alcalde también electo Johnny Fernández, se declararon en emergencia tras conocer la información sobre la realización del censo en 2024.

Camacho manifestó que empezarán a coordinar con los movimientos cívicos del país, instituciones representativas de cada departamento y la misma ciudadanía para rechazar el centralismo del Gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS).

“Advertimos que tomaremos las medidas y acciones necesarias para impedir que se siga postergando el desarrollo y progreso de nuestra región”, dijo Fernández.

/ANF/NVG/ 



Noticias relacionadas:

portal

Opinión

Noticias