Iglesia

28 de abril de 2018 16:42

Un Sínodo sobre la Amazonía; para cuidar la vida indígena y el medio ambiente

En octubre de 2019, esta Asamblea Extraordinaria de Obispos abordará en Roma los problemas de la región amazónica y en especial de la población indígena.

nota 2 Foto. ANF
jub12

Trinidad, 28 de abril (ANF).-  El 15 de octubre de 2017, el Papa Francisco anunció la realización de una Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la región Panamazónica del continente americano, que tendrá lugar en Roma en el mes de octubre de 2019.

“El objetivo principal de esta convocatoria es identificar nuevos caminos para la evangelización de esa porción del Pueblo de Dios, especialmente de los indígenas, frecuentemente olvidados y sin la perspectiva de un futuro sereno, también como resultado de la crisis de los bosques amazónicos, pulmón de capital importancia para nuestro planeta”, aseguró el Papa en el lanzamiento de este encuentro eclesial.

En ese sentido, el llamado a este encuentro sobre la Amazonía lleva a la iglesia a profundizar su presencia en esta región para estar al servicio de los indígenas, como minoría marginada, ver cómo colaborar con ellos y en sus luchas, cómo hacerlos visibles y no encerrarlos, lograr su desarrollo y rescatar su cultura.

También se plantea colaborar en el cuidado de la Casa Común a partir de la Amazonía. Este trabajo quiere traducirse en una Iglesia con rostro amazónico y que busca la conversión ecológica. ¿El resultado?  Una síntesis y líneas de acción pastoral que se demandarán a cada jurisdicción amazónica y no amazónica para que las implementen.

¿Qué es un Sínodo?

Una asamblea donde se reúnen obispos de diversas jurisdicciones eclesiales del mundo para profundizar temas de la vida de la iglesia. Este encuentro tiene cierta autoridad y junto al Sumo Pontífice puede tomar decisiones a nivel pastoral. Dura aproximadamente tres semanas, pero existe un camino previo antes de su realización mediante las reuniones pre sinodales.

Está dirigido a los cristianos y cristianas, a las personas de buena voluntad y a todos los moradores de la Tierra. Para la Asamblea prevista en Roma participarán los obispos titulares que tienen sus territorios jurisdiccionales en la Amazonía, un total de 103, con obispos de nueve países de la región Panamazónica con sus respectivas Conferencias Episcopales: Brasil, Bolivia, Perú, Venezuela, Ecuador, Colombia, Guayana, Suriname, y Guayana Francesa.

Acompañarán a estos obispos un grupo de expertos y observadores, además delegados de las otras Redes eclesiales que han surgido a raíz de la Red Eclesial Panamazónica (REPAM) desde el Asia, África y la nación Guaraní. Asimismo, la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático (COP24) enviará a sus observadores al Sínodo. Por tanto, este encuentro sinodal adquiere un carácter universal porque la importancia de la amazonia y la búsqueda de una ecología integral pone en participación a todos los Estados.

Preparación del Sínodo

La preparación de un sínodo se divide en etapas. Con la visita del Papa Francisco a Puerto Maldonado, Perú, el 19 de enero, se estableció el primer paso de esta Asamblea: las reuniones pre sinodales. Esa tarde, luego del encuentro con los indígenas, tuvo lugar la primera reunión preparatoria con obispos delegados de la región Panamazónica, convocada por el Secretario General del Sínodo,el Cardenal Lorenzo Baldisseri. Fue deseo del Papa empezar las actividades esa misma tarde.

Monseñor Eugenio Coter, obispo del Vicariato Apostólico de Pando y coordinador de la REPAM en Bolivia, fue nombrado junto a otros obispos de la región como parte del consejo pre sinodal para acompañar a la Secretaría General en la preparación del Sínodo. También una religiosa, representando Conferencia Latinoamericana y Caribeña de Religiosos y Religiosas (CLAR) y un laico, Secretario Ejecutivo de la REPAM (Ecuador) integran este equipo de trabajo.

Del 12 al 13 de abril este consejo pre sinodal, junto a otros expertos, teólogos y analistas de la realidad amazónica, tuvieron su primera reunión en Roma, Italia, y estuvo, presidida por el Papa Francisco.

 “Actitud de escucha del Papa”

Reunión pre Sínodo en Roma. Foto: vaticannews.va

“El papa nos ha dedicado un día y medio escuchando personalmente. Ha expresado su aprecio por el documento que estaba saliendo por la amplitud y su riqueza de la sistematización que se había hecho de los problemas. Ha pasado horas y horas escuchando con mucha atención los diálogos que teníamos entre obispos y expertos, ha sido un momento lindo y ya de sínodo”, afirmó monseñor Coter.

Si bien el Papa Francisco, indica Coter, no trabajó directamente en la Amazonía, como jesuita tiene todo un conocimiento amplio ya que esta congregación participó de la primera evangelización en América Latina junto con los franciscanos, además participó del equipo de redacción del documento final de la V Conferencia General del Consejo Episcopal Latinoamericano y del Caribe (CELAM), celebrado en Aparecida (Brasil), en 2007, donde hay un capítulo que habla sobre realidad amazónica del continente, fruto del aporte de los obispos en este encuentro eclesial.

“(El Papa) Subrayó que el encuentro de Puerto Maldonado lo ha tocado profundamente y que el sueña que el Sínodo de la Amazonia pueda tener los ‘colores’ que  ha significado Puerto Maldonado no solo externamente, sino por la profundidad de experiencia de  vida que los indígenas han compartido a la iglesia  con mucha sencillez, claridad y precisión. Él dijo que lo recordaba como el momento más adecuado para abrir un sínodo y nos invitó a tener este mismo espíritu”, agrega Coter.

La preparación del sínodo consta de dos documentos: líneas macros que van a consulta en toda la iglesia y jurisdicciones de la Aamazonia consta de un grupo de preguntas publicadas en mayo próximo, las respuestas se envían a Roma para en base a ellas preparar el “Instrumentun Laboris” que nace de este cuestionario preparatorio y que servirá al Sínodo para la Amazonía, este será el trabajo del próximo año. La próxima reunión pre sinodal será en abril de 2018.

Video: vaticannews.va


REPAM y Sínodo

El Sínodo contará con el apoyo de la Red Eclesial Pan-Amazónica (REPAM) para  facilitar el trabajo en cada jurisdicción con los grupos de indígenas, con los centros urbanos, pues un buen número de gente de la  Amazonía vive  en centros urbanos,  y el trabajo se hará en los nueve países.

“La REPAM trabaja la sostenibilidad de la vida indígena en la selva, cómo llegar, de qué manera y cómo aprovechar la selva sin destruirla para tener sostenibilidad económica este es un eje de trabajo de la REPAM muy específico, que en el Sínodo entra como temática. La REPAM va más allá del Sínodo y continuará después del Sínodo”, concluyó monseñor Coter.

//CJL





Noticias relacionadas:

Opinión

Noticias