BANNER ESCRITORIO LATERAL

Iglesia

21 de mayo de 2021 09:42

Compañía de Jesús inicia Año Ignaciano dedicado a profundizar en procesos de conversión

Para los jesuitas este jubileo es más que una conmemoración porque es presentado como una oportunidad de actualizar la propia experiencia de conversión desde cuatro dimensiones: la personal, la relación con Dios, la relación con los demás y la relación con la Creación.

Ao30aYEt_400x400 Imagen. Jesuits Global
WhatsApp Image 2022-06-24 at 7.47.55 PM

La Paz, 21 de mayo (ANF).- Este  20 de mayo la Compañía de Jesús inició la conmemoración del  quinto centenario de la experiencia que transformó la vida de Ignacio de Loyola, su fundador, y que, posteriormente, dio lugar a la espiritualidad ignaciana que mediante obras sociales, de educación, de medios de comunicación, de espiritualidad, entre otras, cuenta con presencia en todo el mundo.  

Los jesuitas recuerdan que Ignacio de Loyola, después de haber sufrido una herida de bala de cañón en Pamplona (España) durante una batalla, vivió un momento de conversión. En ese sentido, han denominado “Año Ignaciano 2021-2021: Ver todas las cosas nuevas en Cristo” e insisten en que es más que una conmemoración porque además de recordar un acontecimiento histórico, este jubileo es presentado como una oportunidad de actualizar esa experiencia de conversión desde cuatro dimensiones: la personal, la  relación con Dios, la relación con los demás y la relación con la Creación.

Durante una entrevista organizada por la Provincia de España, el General de la Compañía de Jesús, Arturo Sosa, S.J., afirmó que debido a la pandemia, se ha mostrando la fragilidad de las relaciones humanas en el mundo, revelando las injusticias, la falta de esperanza de los jóvenes, y el deterioro del medio ambiente, entonces, se habla  de  "volver" a la normalidad.

Por tanto, recordó que también este momento duro por la pandemia puede servir de conversión y de caminar en otra dirección que aleje lo egocéntrico y que busque el bien común.

“Y quizás no se trata de volver, sino de avanzar en otra dirección”, aseguró  Sosa lamentando  no percibir voluntad de cambio real y lo ejemplificaba, en el caso de Europa, con la falta de acogida a una política migratoria necesaria.

Por su parte, el provincial de los jesuitas de Bolivia, Ignacio Suñol, S.J., en la eucaristía de apertura, invitó a revisar los procesos personales, que en muchos casos son dolorosos y de situaciones adversas, pero que son una oportunidad de “conversión”  que llevan más a seguir a Jesucristo desde la propia vida y misión.

El Año Ignaciano también quiere impulsar la espiritualidad ignaciana, siguiendo las Preferencias Apostólicas Universales (PAU) de la Compañía de Jesús Universal: mostrar el camino hacia Dios mediante los Ejercicios Espirituales y el discernimiento; caminar con los excluidos, vulnerables en su dignidad de en una misión de reconciliación y justicia; acompañar a los jóvenes en la creación de un mundo mejor; y trabajar con profundidad evangélica en la protección de la Casa Común.

Debido a la pandemia, algunas actividades previstas para los próximos meses de junio y julio se han trasladado al año 2022 o se convocarán en formato online. Se espera que a partir del  próximo año se pueda  recuperar enteramente la agenda, siguiendo las medidas sanitarias del momento.

CJL///





BANNER MOVIL INTERIOR NOTAS

Noticias relacionadas: