banner movil Torres

Iglesia

5 de marzo de 2019 20:05

Carnaval, un tiempo de recogimiento y reflexión para el pueblo ignaciano

Según el párroco de San Ignacio de Moxos, para el pueblo ignaciano el carnaval es un tiempo de encuentro con Dios y su perdón; una costumbre que contrasta con el desenfreno de las carnestolendas

hey1 El Cabildo Indigenal se reúne en torno Santísimo Sacramento en el Templo Misional de San Ignacio de Moxos. Foto: Parroquia de San Ignacio de Moxos.
Publicidad movil CNC 06.05.19

La Paz, 5 de diciembre (ANF).- Mientras todo es jolgorio, fiesta y alegría en varias regiones del país por el carnaval, en el municipio de San Ignacio de Moxos, Beni, el recogimiento y la reflexión se apropian del pueblo ignaciano que vive de distinta manera estos días festivos de cara a la llegada de la Cuaresma.

“Para el pueblo ignaciano es un carnaval diferente, comunitario, muy recogido y de oración, pero no con la intención de decir que nosotros somos buenos por eso y los que celebran el carnaval los malos, sino que es así la costumbre, un carnaval recogido”, explicó Fabio Garbari SJ, párroco de San Ignacio de Moxos.

Según el sacerdote, para el pueblo ignaciano el carnaval es un tiempo de encuentro con Dios y su perdón; una costumbre que contrasta con el desenfreno de las carnestolendas y que busca permanecer pese al paso del tiempo y la influencia de otras culturas que conviven dentro de su mismo territorio. 

“Aquí, en San Ignacio de Moxos, conviven tres carnavales: el carnaval camba con el corso y sus cosas de Santa Cruz; el carnaval de los paisanos o collas con sus ch’allas y el carnaval ignaciano originario que celebra el Gran Cabildo Indigenal (autoridades originarias)”, dijo.   

La celebración religiosa inicia el sábado de carnaval y se extiende durante cuatro días hasta el martes. Durante estas jornadas el Cabildo Indigenal se reúne en el Templo Misional de San Ignacio de Moxos para efectuar cánticos y rezos durante gran parte del día, aunque cabe mencionar que no son actos religiosos en la que participan solamente adultos, sino que los jóvenes también son parte de las actividades. 


Rezos y cánticos durante el domingo de carnaval en San Ignacio de Moxos. Foto: Parroquia de San Ignacio de Moxos. 

“El domingo, por ejemplo, asistieron a la misa y tras la culminación de la celebración eucarística se puso en exposición el Santísimo Sacramento. Así el Cabildo Indigenal se queda toda la mañana haciendo una adoración al Santísimo Sacramento”, añadió.

Los rezos y reflexiones culminaron este martes con la realización de un almuerzo comunitario ofrecido por el Cabildo Indigenal, aunque ahí no acaban los actos religiosos.

“A las cuatro de la tarde de hoy (martes) queman las palmas que todos han traído el Domingo de Ramos del año pasado y con aquello se hace la ceniza con la que mañana se celebrará el Miércoles de Ceniza”, refirió.

Garbari indicó que este es el nexo que existe entre el recogimiento y la reflexión que vive el pueblo ignaciano durante el carnaval y el inicio de la Cuaresma, festividad católica que inicia precisamente con el Miércoles de Ceniza.

“Los días de carnaval para el pueblo ignaciano es como una preparación serena para ingresar a la Cuaresma. Es una mirada diferente a lo que se vive en otros lados donde primero se goza el desenfreno para luego retornar al arrepentimiento y la penitencia”, dijo.

/ANF/ 



Noticias relacionadas: