Ir al contenido principal
suscríbete a la ANF
Dolar: venta Bs 6,96 | compra Bs 6,86
suscríbete a la ANF
 

Opinión

El fascismo sindical corporativista

28 de Noviembre, 2023
Compartir en:
ROLANDO TELLERIA A.

El fascismo, como forma y estilo de gobierno, surge en los inicios de la tercera década del siglo XX.  Primero en Italia, con Benito Mussolini. Luego en Alemania con Adolfo Hitler y en España con el general Francisco Franco. En principio, su irrupción estuvo motivada para frenar la expansión de la revolución Bolchevique en Europa, que propugnaba la “dictadura del proletariado”.

Como estilo violento de gobierno, se caracterizó por la presencia de un líder supremo de esencia nacionalista. Son abolidas las libertades democráticas y se persigue con violencia, sin limitaciones éticas o legales, al que piensa distinto; a quien se lo cataloga como enemigo del pueblo. Son dictaduras, aunque no necesariamente militares, que implementan el sistema de partido único. No se tolera la existencia de disidencias. Estas son perseguidas sistemáticamente por los aparatos del Estado. En esta forma violenta de gobierno, se observa también la construcción de alianzas, instrumentales, entre el Estado y los distintos sindicatos. Sus dirigentes son absorbidos y cooptados por régimen. Incluso, a través de ellos, organizan las famosas “milicias armadas”. Es decir, civiles armados organizados para proteger al régimen cuando las circunstancias así lo requieran. 

A esta forma y estilo de gobernar, en alianza con los sindicatos, se conoce, desde la ciencia política, como corporativismo. Este estilo se convertirá luego en una eficiente estrategia para mantenerse y reproducirse en el poder. El Estado- y detrás de él, el líder y sus grupos de poder-, a través de la estrategia corporativa controla y manipula a las diferentes organizaciones de la sociedad civil. Los que están detrás del Estado, organizan un sistema de representación de intereses para vincularlos como “demandas” de los “movimientos sociales”. Aquí, el Estado tiene el monopolio de autorizar y reconocer a estos grupos. Los que verdaderamente “valen”, son los reconocidos por el Estado. En este “intercambio” de apoyos y estabilidad, la estructura de la toma de decisiones del Estado se vincula fuertemente con estos grupos, mejor dicho, con estos sindicatos En los hechos, estos movimientos sociales -ya totalmente prostituidos-, por su lógica en su accionar, son esencialmente sindicatos.

En términos de resultados, en la dirección de mantenerse y reproducirse en el poder, el corporativismo es una estrategia altamente eficiente. Por citar un solo ejemplo, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) en México estuvo presente en el gobierno por más de setenta años.

En Bolivia, el estilo corporativista fue replicado, en primera instancia, por el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) entre las décadas 50 y 60. El MNR, para conseguir estabilidad política y reproducirse en el poder, estableció alianzas, bajo esta lógica corporativa, con la Central Obrera Boliviana (COB) y el movimiento campesino, cooptando a sus dirigentes con cargos de primer orden en el Ejecutivo y Legislativo. Por ello, precisamente, en esa época, se hablaba de una dualidad del poder. Del poder compartido entre los políticos de turno del MNR y los dirigentes de la COB. La lógica corporativa le concedió un enorme poder a la COB. Ellos podían “tumbar”, con solo declarar huelga general indefinida, al gobierno que querían.

Luego, desde el 2006, la estrategia corporativa es intensamente utilizada por el Movimiento al Socialismo (MAS). En esa lógica, ha cooptado a todos los dirigentes de los sindicatos de los movimientos sociales. En este neo-corporativismo, de base ancha, tenemos la presencia de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, la Federación Sindical de Mujeres Campesinas de Bolivia Bartolina Sisa, la Confederación Sindical de Comunidades Interculturales de Bolivia, el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu, la Federación Nacional de Cooperativas Mineras de Bolivia, la Central Obrera de Bolivia y las Federaciones de Cocaleros del trópico de Cochabamba

Con estos sindicatos -ya no los denominare como movimientos sociales- el régimen masista, bajo la lógica corporativa, ha cuoteado el aparato del Estado. Ministerios estratégicos y otras reparticiones de fundamental importancia están bajo el control de esos sindicatos. Incluso el servicio exterior. Las “organizaciones”, entonces, habrían perdido su esencia, convirtiéndose en agencias de pegas y espacios de poder. Todos los cargos deben contar con su aval. Es el “gobierno de los sindicatos”.

Tenemos, entonces, un Estado pervertido por el corporativismo. Tomado por los sindicatos y sus intereses, donde la población en su conjunto queda expuesta a merced de estos sindicatos. Y, lo que es peor, estos sindicatos han adquirido, hoy, características fascistas. La conducta de la Federación de Cooperativistas Mineros, en La Paz, es la demostración fehaciente.

El autor es profesor de la Carrera de Ciencia Política de la UMSS

Etiquetas