Ir al contenido principal
 

Opinión

El caso Ecuador - México, es una cadena de errores

19 de Abril, 2024
Compartir en:
VERÓNICA ORMACHEA G.

Quien encendió la mecha para el asalto de la embajada de México en Ecuador – cuyo principal protagonista fue el exvicepresidente Jorge Glas – fue el presidente López Obrador.

En una aburrida y eterna “mañanera” sugirió que el presidente de Ecuador Daniel Noboa, se benefició del asesinato del candidato opositor correista Villavicencio. Error. ¿Por qué AMLO opina sobre asuntos internos de otro país? Es por sus intereses políticos, por su afinidad con el corrupto correismo.

Luego cometió el error de recibir a Glas en calidad de “huésped” y luego le otorgó asilo político. Éste no tiene el estatus de perseguido político, es un delincuente común que huye de la justicia de su país y eso AMLO lo sabe e hizo de la vista gorda.

Glas ha sido condenado por asociación ilícita y cohecho agravado. Recibió sobornos por la suma de U$ 13,5 millones por contratos adjudicados a Odebrech.

Glas también estuvo involucrado en malos manejos cuando el terremoto en su país. Otra vergüenza.

El presidente Daniel Novoa ordenó el asalto de la embajada de México en Quito para sacar de allí al prófugo de la justicia. Error. No debió instruir dicho asalto ya que las embajadas tienen un estatus de inmunidad y extraterritorialidad, según la Convención de Viena. ¿Por qué no ordenó realizar un operativo menos comprometedor? Aquello ha provocado la condena de la mayoría de la comunidad internacional y con razón. Podía haber apresado a Glas en la calle o en el aeropuerto para evitar la irrupción a la embajada.

Como consecuencia, AMLO anunció la suspensión de relaciones diplomáticas con Ecuador.

Novoa ha sentado un mal precedente. Casos parecidos ocurrieron en el pasado. Entre ellos cuando unos estudiantes iraníes tomaron de rehenes a estadounidenses en la embajada de EEUU en Irán; cuando Fidel Castro instruyó asaltar la embajada de Ecuador en La Habana; o cuando la policía de Guatemala ingresó a la embajada de España y murieron una treintena de personas.

¿Se justificó el asalto a la embajada de México en Quito en aras de proteger el Estado de Derecho de los ecuatorianos? ¿Debió Novoa impedir que se favorezca a un corrupto y dejar semejantes delitos en la impunidad? El mandatario ecuatoriano ha dicho que no se arrepiente de nada. Ahora Glas – tras intentar suicidarse – se encuentra preso en la cárcel La Roca de Guayaquil, como corresponde.

El escenario se complica cada vez más. AMLO ha pedido que se retire a Ecuador de la ONU, mientras este no se disculpe, lo cual será difícil, así como que Ecuador garantice que no volverá a repetir el hecho. Dijo que si no lo retiran, la ONU quedará como un “florero”. También demandó a Ecuador ante la Corte Internacional de Justicia. 

En la reunión extraordinaria de la Comunidad de Estados Latinoamericano y caribeños (Celac) de Jefes y Jefas de Estado, convocada por México, a la que no asistió Daniel Novoa, el presidente de Venezuela, Maduro, en solidaridad con AMLO, anunció el cierre de la embajada y consulados de su país en Ecuador y retiró su personal diplomático. De igual manera, Honduras, anunció retirar de Ecuador su personal diplomático en solidaridad a México. En dicha reunión virtual, AMLO aseguró que los países miembros de la Celac lo apoyan. 

¿Bolivia romperá relaciones con Ecuador en solidaridad con México? Sería un eslabón más de la cadena de errores. ¿Lo harán sus amigos ideológicos como Nicaragua o Brasil?

La autora es periodista y escritora

Etiquetas

Opinión