Ir al contenido principal
suscríbete a la ANF
Dolar: venta Bs 6,96 | compra Bs 6,86
suscríbete a la ANF
 

Opinión

Chile: Incendios y medidas de prevención

12 de Febrero, 2024
Compartir en:
PEDRO GARECA PERALES

Según el Sistema de Alerta de Emergencia (SAE), administrado por el Servicio Nacional de Prevención y Respuesta ante Desastres (Senapred), informa que las primeras chispas y llamas se incendiaron en el sector del fundo Las Tablas, en la Reserva Natural del Lago Pañuelas, en la denominada región de Valparaíso el 2 de febrero de 2024 horas 12:05. 

La Corporación Nacional Forestal (Conaf), especifica que su personal técnico identificó 4 focos de incendio simultáneos, los que se extendieron rápidamente por los pastizales secos y bosques de la zona.

De alguna manera la Conaf da entender que la expansión incontrolable del fuego encontró su combustible en la temperatura de 27 grados centígrados, fuertes vientos que soplaban de sur a norte y en parte los residuos de basuras, en la región de Valparaíso. La amenaza de proporciones se presentó en la ruta 68, carretera principal de acceso y circulación de vehículos a Valparaíso, por eso las autoridades tuvieron que restringir el flujo vehicular.

No obstante, los sistemas de seguridad que se adoptaron por las distintas brigadas y bomberos, no fue posible controlar el fuego que avanzó en dirección a las quebradas que separan las viviendas situadas en el sector de mayor altura de la ciudad de Viña del Mar y Limache.

En el ingreso al séptimo de incendios en las regiones de Valparaíso y Viña del Mar, Villas y estancias, el personal de Carabineros reportó que en las calles y villas completamente quemadas se encontraron 131 personas muertas y que según informe del personal médico se practicaron 125 autopsias y 27 cuerpos fueron a sus familiares que sufrían el desastre en carne propia y de magnitud jamás registrado en Chile. Además, de 15.000 viviendas afectadas en Viña del Mar, Quilpué y Valparaíso.

La situación dramática que vivieron las poblaciones de Valparaíso y Viña del Mar y las llamas de fuego que se esparcían entre 4 a 10 kilómetros por hora, empujaron a que decenas de familias trataran de escapar de las llamas del fuego y otras en su desesperación por salvar sus vidas corrían en busca de refugio, pero, el fuego desencadenó la tragedia, llevándose vidas humanas y la incalculable deforestación de pastizales y bosques.

El sábado 3 de febrero el presidente de la República de Chile, Gabriel Boric, en menos de 24 horas decidió decretar el estado de excepción de catástrofe, la medida gubernamental responde a la inmediata preservación de sus habitantes y bienes personales y comunes y, sobre todo, a la toma de conciencia de la magnitud de la tragedia. Aplicó sin demora la medida que había instituido el expresidente, Sebastián Piñera (Extinto) en ocasión de las consecuencias del terremoto producido el 2010, en las regiones de Valparaíso, Metropolitana de Santiago, O’Higgins, Maule, Biobio y la Araucania, cuyo saldo dejó 500.000 viviendas con daños severos, más de 200.000 familias perdieron sus hogares, 521 víctimas fatales y se perdieron 15.000 puestos de trabajo y cerca del 3% descendieron a la línea de pobreza.

Como medidas complementarias y de carácter preventivo, 273 maquinarias trabajan removiendo los escombros hasta encontrar personas denunciadas de desaparecidas; se han instalado estanques y puntos de distribución de agua para la población afectada por el siniestro; se instalaron puntos de servicio médico para vacunas a las personas contra el tétano, por ejemplo; se han instalado torres de iluminación en las zonas de mayor requerimiento; centros de evacuación han sido previsto, y se decretó el toque de queda de 22:00 horas a 05:00 de la mañana en polígonos previamente determinados por autoridades en regiones de Valparaíso y Viña del Mar.

En el plano económico y para favorecer a la población afectada por la tragedia, desde el Comité de Ayudas Tempranas se anunciaron e implementaron medidas tributarias, que sumado al aporte de $ 3.500 millones para la entrega del bono de retención laboral dirigido a la pequeña, micro y mediana empresa, representa un valioso aporte a las medidas sociales y bonos que se está entregando a las familias damnificadas. Asimismo, se ha activado el Fondo Nacional de Reconstrucción de Ayudas, para situaciones de estas características, que se verá solventado con las ayudas solidarias de los países del mundo que ya han expresado su voluntad y decisión de colaborar con la emergencia que vive el hermano país de Chile. Bolivia ya ha enviado 700 toneladas en alimento.

El fenómeno en llamas, ha sido considerado por el presidente de gobierno Gabriel Boric como el mayor desastre de la historia de Chile, después del terremoto de 2010, y que esto no es un incendio natural sino un incendio homicidio.

En esa misma línea de percepción, la ministra del interior, Carolina Tohá, señala que desde el gobierno manejaban antecedentes serios de personas confiables, que respaldaban el origen intencional del fuego, pero que hasta el momento no hay detenidos ni acusados por el fiscal y las investigaciones continúan por los daños que representa para la sociedad chilena. 

Lo más importante para el país trasandino, es que con la participación y cooperación de la comunidad internacional se le logre contener en el menor tiempo posible los incendios en las regiones afectadas y el país vuelva a la normalidad de desarrollo y su gente supere el drama vivido, y no se repitan estas catástrofes que conmueve a la humanidad mundial. Sabemos que las víctimas inocentes están ahí por centenares y en esa misma proporción los desaparecidos, como también están presentes vuestros héroes anónimos: los bomberos que merecen nuestra admiración y respeto por arriesgar sus vidas para salvar al otro ante un escenario devastador. 

En opinión de Paloma López “Los bomberos son héroes en uniforme que arriesgan sus vidas para proteger a la comunidad y salvar a personas y propiedades en peligro’’.


El autor es abogado constitucionalista y defensor de DDHH

Etiquetas