Acceso a clientes

Sociedad

7 de junio de 2021 14:20

Científicos ven con preocupación que ante la desesperación nuevamente la gente opta por consumir dióxido de cloro

“Este tipo de usos generalmente se dan ante la desesperación de la gente, como ocurre en este momento en que la pandemia se acelera en casos y decesos. Pero es preocupante, porque son los médicos intensivistas que hoy tienen que arreglar los destrozos en los órganos que causa el dióxido”, explicó a ANF el científico inmunólogo, Roger Carvajal.

Screenshot_20210607_123417 Este producto lo venden sin control por Internet. Foto. RRSS
728 x 90 Aniversario
Ignatius500
La Paz, 7 de junio (ANF).-  “Está salvando vidas. Qué más se puede hacer cuando no tenemos soluciones y atención. El dióxido se ha demostrado que cura enfermedades”. Esa es una de cientos de publicaciones que se observan estos días en las redes y generan preocupación en científicos como Roger Carvajal, que recomienda evitar este uso por ser un elemento tóxico para el organismo.

Pero no solo internautas defienden e incitan el uso de esta sustancia prohibida en muchos países para consumo humano, sino comunicadores y presentadores de televisión, que aseguran que beben este producto desde hace años para diferentes enfermedades e incluso para prevenir y curar el Covid-19.

“Este tipo de usos generalmente se dan ante la desesperación de la gente, como ocurre en este momento en que la pandemia se acelera en casos y decesos. Pero es preocupante, porque son los médicos intensivistas que hoy tienen que arreglar los destrozos en los órganos que causa el dióxido”, explicó a ANF el científico inmunólogo, Roger Carvajal.

En esta tercera ola de la pandemia, a través de redes como WhatsApp y Facebook se difunden a diario mensajes en los que se asegura que el dióxido de cloro puede curar enfermedades graves e incluso el Covid-19.

Uno de ellos salió de Argentina, y el cual detalla que “se publicó un estudio científico (revisado por pares) que por fin demuestra que el dióxido de cloro cura la COVID en el 100% de los casos”.


Sin embargo, a través de afirmaciones de expertos, la página de verificación “Chequeado” desmintió esta divulgación y enfatizó que ese estudio en cuestión “no demuestra que esta sustancia cure el coronavirus, tiene severas deficiencias metodológicas y no fue publicado en una revista científica con revisión por pares ni con ningún otro control de calidad sino en una donde se paga para publicar”.

En esta línea,  el médico toxicólogo Sergio Saracco, titular de la Cátedra de Toxicología en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Mendoza y presidente de la Asociación Toxicológica Argentina, enfatizó al portal de “Chequeado” que nadie, fuera de los autores, revisó ese artículo supuestamente científico y que, “si alguien lo hizo, fue de manera muy superficial (…) Hay muchos errores e inconsistencias. Muchas afirmaciones que desde el punto de vista académico no resisten el menor análisis”.

Carvajal aseguró que “hay gente que considera que el dióxido funciona, pero son los médicos los que reciben pacientes con daños graves en órganos a causa de este consumo, pero eso no se registra. Por eso es importante aclarar que hay otros productos científicamente comprobados que pueden prevenir enfermedades e incrementar las defensas. Se habla en esta tercera ola del consumo de cinc y vitamina D”, agrega Carvajal.

En Facebook nuevamente se pueden observar ofertas de venta de dióxido de cloro con precios que oscilan entre los 35 y 100 bolivianos y la promesa de curar muchas enfermedades y tratar el Covid-19.

Pero hasta el momento no existe un estudio científico y académico que avala la eficacia de este producto, solo se difunden testimonios y aseveraciones de promotores en diferentes medios de comunicación.

Ya en la primera y segunda ola de esta pandemia, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) advirtió sobre los peligros del uso de productos de dióxido de cloro y sus derivados para ser consumidos o inhalados como supuesto tratamiento contra el Covid-19.

“La OPS clara y enfáticamente desaconseja el uso de dióxido de cloro y de sus derivados para ser injerido o inhalado o para cualquier otro uso en humanos, estos productos se usan para desinfectar superficies inanimadas no para seres humanos”, aseguró Marcos Espinal, director del Departamento de Enfermedades Infecciosas de la Organización.

//CSC


336 x 90 Aniversario

Noticias relacionadas:

portal

Opinión

Noticias