La Paz

5 de diciembre de 2022 16:50

Riesgos, incumplimiento e intereses detrás de algunas edificaciones elevadas en La Paz

Los profesionales entrevistados recomendaron a la población acudir a la SIB o a la Asociación de Boliviana de Ingeniería Geotécnica para tener mayor información sobre el terreno donde fue construido el departamento del edificio que les interesa.

EDIFICIOS Edificios en la ciudad de La Paz.
300x250
La Paz, 5 de diciembre de 2022 (ANF).- Construir edificios con más pisos de los autorizados por el Gobierno Autónomo Municipal de La Paz (GAMLP) en determinadas zonas y sin un buen material de cimentación puede llevar a que las obras presenten riesgos de estabilidad e incluso colapso en los servicios básicos que se proporcionan a las familias. Esto responde al incumplimiento de la norma edil y a intereses económicos de empresas constructoras, aseguraron varias fuentes a la ANF. 

En los últimos cinco años, las autorizaciones para construir en la sede de Gobierno disminuyeron, como un efecto paralelo a la pandemia del Covid-19. Este 2022, se dieron cerca de 400 permisos de construcción mediadas, es decir, hasta de seis o siete pisos y solo 20 (5%) fueron planificaciones mayores, todo en base a la Ley Municipal de Uso de Suelos Urbanos-LUSU – vigente desde septiembre de 2012-, informó la secretaria municipal de Planificación, María del Carmen Rocabado.

“No sabemos si estas construcciones reflejan la necesidad de la población de tener un nuevo departamento, lo que se ha incrementado son las edificaciones mayores, no así las edificaciones unifamiliares. Si se observa, por la Avenida Busch, Calacoto hay muchos departamentos vacíos, entonces la oferta inmobiliaria es mayor que la demanda inmobiliaria”, dijo la autoridad edil.
Vídeo: secretaria municipal de Planificación, María del Carmen Rocabado.

Dos fuentes cercanas al sector de la construcción que pidieron no ser identificadas aseguraron que existen inmobiliarias que obtuvieron permisos para construir edificios de ocho pisos, pero ya van por los 20 o más – que ya están vendiendo- por lo cual incumplen con la LUSU. Al respecto, este medio también solicitó información a otras dos fuentes relacionadas al área pero optaron por no referirse al tema.

Sobre el tema, el alcalde de La Paz, Iván Arias, afirmó que aún no cuentan con la debida capacidad para fiscalizar las construcciones ilegales actuales. “Estamos mejorando nuestra capacidad de fiscalización. No tenemos una capacidad elevada debido a que debemos preocuparnos del transporte, del comercio. Estamos diseñando un mecanismo que nos permita subir la capacidad de presión y fiscalización sobre estas construcciones ilegales”, dijo Arias en conferencia de prensa la semana anterior

¿De qué depende que en determinadas zonas de la ciudad se permita construir edificios mediados o altos? En la LUSU se detalla los parámetros que debe cumplir una construcción de acuerdo al patrón de asentamiento que tiene asignado, el tipo de suelo, el ancho de las vías y otros aspectos. En las calles en las que el ancho es de ocho metros no es posible levantar demasiados pisos.

Ingeniería geotécnica
Según el estudio geológico y técnico de las particularidades del suelo correspondiente a varios sectores de la ciudad de La Paz, elaborado este año por la Asociación de Boliviana de Ingeniería Geotécnica, “es muy aventurado” señalar que en cualquier zona de La Paz se puede construir edificios de gran envergadura ya que primero se debe conocer la estabilidad y el tipo de suelo de estas áreas urbanas. “Hay que prospectar bien el sector, el suelo es un material que hay que saber estudiarlo”, informó a este medio Víctor Bermejo, presidente de la asociación.

“Lastimosamente en muchos sectores de La Paz están construyendo edificios de gran envergadura y hay una empresa, no quiero decir su nombre, que está construyendo de manera monopólica. En esos sectores no se puede construir. Y si se lo hace, hay que tomar medidas, por ejemplo, las cimentaciones deben ser adecuadas, dimensionadas adecuadamente por capacidad de carga y por asentamiento. Es todo un criterio técnico”.

Algunas de las zonas analizadas en este estudio fueron: Llojeta, Cota Cota, Achocalla, Villa Armonía, Sopocachi, Achumani, Obrajes, Los Pinos.

Respecto a Llojeta, Bermejo señaló que el suelo tiene material arcilloso y limoso, lo que posibilita que con los años la tierra se deforme y haya remoción de masa, produciendo asentamientos. “Si en esos lugares se están construyendo edificaciones altas, van a tener que realizar una adecuada propensión geotécnica y ensayos. Construir con parámetros dados por la experiencia no es conveniente”.

La asociación advirtió a las autoridades que eviten construir edificaciones de estas características en lugares no autorizados por la LUSU. “Nosotros cumplimos con informarles”, dijo.
Respecto al sector de Villa Fátima, particularmente Caiconi, indica la asociación, existen materiales que con los años han sido transportado por algún agente como el agua y la estructura inicial cambió, y como consecuencia el suelo presenta un material no adecuado para la fundación de estructuras. 

En Miraflores sí pueden construir edificaciones altas, siempre y cuando se respete el tema urbanístico, manifestó.

Irpavi y Achumani presentan materiales aluviales, es decir “son terrazas de río” y en Obrajes hay presencia de materiales de terraza y existen zonas de deslizamiento inactivos y activos, En las zonas activas existe la posibilidad de que en “cualquier momento ese material se mueva”.

En Los Pinos es muy difícil construir porque el terreno es predecible de asentamientos, más si ese material se humedece. “Hay sectores donde se puede construir, pero las fundaciones (base de la construcción que soporta el peso de la estructura) van a ser caras y pueden influenciar a las fundaciones de estructuras vecinas. Las construcciones deben estar con estrecha relación con la LUSU. La ingeniera puede generar grandes edificaciones, pero hay que velar el vivir bien. No arriesgarse en sectores donde el mapa de riesgos no lo permite”.


Hasta 30 y 40 pisos
A estas edificaciones mayores también se suma la Ordenanza Municipal 046, aprobada por el Consejo Municipal el 9 de septiembre de este año. En caso de ser promulgada, la misma permitirá edificaciones de hasta 30 y 40 pisos. 

Esta ordenanza modifica los indicadores de edificación –establecidos en la LUSU-  en 10 puntos de la ciudad: alrededores de la plaza Villarroel; Obrajes; la “macrozona Llojeta”, Calacoto y San Miguel; Achumani; Costanera y la avenida Muñoz Reyes; la plaza Uyuni y el mercado Yungas; Irpavi y Achumani; La Florida y El Gramadal y el ingreso a Mallasilla. 

Rocabado señaló además que existen edificaciones que fueron autorizadas por otras alcaldías de los municipios vecinos como Palca, Mecapaca, Achocalla y otros. “Es una norma que no piensa en el ciudadano, sino que piensa en el bolsillo”, dijo el alcalde Arias.

Tanto la Cámara Nacional de la Construcción (Caboco), la Sociedad de Ingenieros de Bolivia (SIB), el Colegio de Ingenieros Civiles de Bolivia y la Asociación de Boliviana de Ingeniería Geotécnica -instituciones que entrevistó este medio- coincidieron en que las construcciones que tienen más pisos de los autorizados solo llevarán al perjuicio de las familias que adquieran los departamentos.

Y esto equivale a un colapso de la red de agua y alcantarillado, una posible inestabilidad del suelo, falta de áreas verdes y sombra continua, además de los perjuicios en el transporte de las familias porque se quiere autorizar edificios sin estacionamientos. 

“Condiciona construcción sin áreas verdes, sin parqueos, sin ventilación. No se puede permitir que La Paz tenga un retroceso. Son temas como calidad de vida. No nos oponemos a las construcciones de envergadura porque la ingeniera todo lo va a salvar, pero debe ser debidamente estudiada. Construcciones bárbaras que solo son culto al cemento”, señaló el presidente Caboco, Luis Bustillo. Cuando ANF le preguntó sobre las actuales construcciones de más de 20 pisos y observadas, prefirió no referirse al tema.


“La Plaza Villarroel está caracterizada como zona de parques, con la norma la plaza quedaría rodeada de un muro de edificios. Otra zona que se pretende cambiar es Obrajes, la avenida 14 de septiembre, ahí se pueden hacer construcciones de seis pisos y con esta ordenanza se podrán hacer hasta de 30 pisos, siendo una calle que no tiene más de siete metros. La altura de los edificios va de la mano con el ancho de vía, mientras más ancha la vía, más pisos se puede elevar”, señaló el Raúl Daza, presidente de la Sociedad de Ingenieros de Bolivia (SIB). 

“No es construir por construir. Estas alcantarillas van a explotar, van a colapsar, no solo de los edificios, también de los vecinos que viven alrededor. Tiene que haber un estudio completo”, manifestó Carlos Tapia, presidente del Colegio de Ingenieros Civiles de Bolivia en relación a las tuberías hechas de hormigón e instaladas hace 30 o 40 años atrás y que conectaban a familias que habitaban viviendas de uno o dos pisos.



Al respecto, la concejala Lucía Mamani, quien proyectó esta ordenanza municipal, dio tres razones para que en estos puntos se construyan este tipo de edificaciones: reactivar la economía, quitar el monopolio a algunas empresas y que jóvenes independientes puedan adquirir estos departamentos a precios económicos. Estas obras de gran envergadura también llevarían a dar empleo a albañiles y al sector informal y permitiría que los profesionales de la construcción “no se escapen a otros departamentos”, dijo.

“Todo lo que el Ejecutivo habla es mentira. Se ha estabilizado la ciudad de La Paz, se han trabajado en diferentes áreas de riesgo, se han invertido millones de bolivianos. Respecto al agua, (la ordenanza) les forzará (a la Empresa Pública Social de Agua y Saneamiento-EPSAS) a cambiar todo lo que es el alcantarillado. Las cartillas tienen que actualizarse, hay que eliminar esas burocracias”, dijo Mamani vía zoom.



Con un adecuado estudio de ingeniería y materiales de excelente calidad se puede construir edificaciones altas en varios puntos de la ciudad; sin embargo, esto representaría un costo en las fundaciones de un 30% o 40% más en relación al precio original de una edificación en suelo estable. 

Sobre este punto, el presidente de la SIB consideró que existen contradicciones. “Y si no se controla ni fiscaliza la obra ¿qué se va a hacer con todas las medidas de seguridad? Si no se invierte en una buena fundación cómo pueden vender los departamentos más económicos, hasta es un riesgo que se construya de esa manera”.

Para la institución, en Bajo Següencoma se permiten construcciones no mayores a seis pisos, en Llojeta, Achumani y alrededores de la plaza Villarroel, cerca de cinco pisos, sobre la avenida 14 de Septiembre, en Obrajes -no toda la zona-, hasta seis pisos. “Depende de la calle, del ancho de vía, es un tema de análisis técnico. Se sabe que Llojeta es una zona de riesgo”. Asimismo, consideró importante la actualización del mapa de riesgos que es de 2011.



En la Ley está la trampa, es una frase muy conocida cuando se aprueban normativas en el mundo. Es así que, según Daza, el artículo 9 de la ordenanza municipal indica que es retroactiva, es decir, en caso de aprobarse regularizaría las construcciones elevadas. “Tenemos un problema serio, el artículo 9 de esta ordenanza regularizaría todo lo que ya está construido de 20 pisos”.

“Los trámites iniciados con número de registro en el SITRAM activo con anteriores normativas, las construcciones ejecutadas y/o en curso podrán solicitar su adecuación a la normativa aprobada a través de la presente Ordenanza Municipal”, se lee en la normativa edil que aún no fue promulgada.

Recomendaciones
Los profesionales entrevistados recomendaron a la población acudir a la SIB o a la Asociación de Boliviana de Ingeniería Geotécnica para tener mayor información sobre el terreno donde fue construido el departamento de un edificio que les interesa, asimismo aconsejó que toda familia interesada no solo debe pedir a la empresa constructora los papeles legales de la obra, también el estudio geológico-geotécnico o trabajar con un profesional competente.

“Acérquense a la Sociedad de Ingenieros, con gusto les vamos a orienta”, invitó el presidente de la SIB.

MVL




Noticias relacionadas:

Opinión

Noticias