Acceso a clientes

Cultura y farándula

15 de septiembre de 2020 15:14

Descubren fosfina en Venus: "Quizás la vida sea más común y extrema en el cosmos de lo que pensamos"

Los científicos anunciaron que usaron los telescopios James Clerk Maxwell, de Hawai y ALMA (por sus siglas en inglés), de Atacama, y detectaron fosfina (o fosfano) entre 48 y 60 kilómetros de altura sobre la superficie hirviente del planeta vecino. En planetas rocosos como Venus y la Tierra, sólo la vida, ya sea humana o microbiana, puede producir fosfina.

VENUS Foto: Ilustrativa
AF-ANF-728x90px-Profesional-por-un-dia

Por Edwin Conde V.

La Paz, 15 de septiembre (ANF).- El hallazgo, en la alta atmósfera de Venus, de una molécula de gas fosfina de posible origen orgánico puede considerarse el descubrimiento del siglo en las investigaciones sobre las condiciones de vida en el sistema solar, y “quizás la vida sea más común y extrema en el cosmos de lo que pensamos”, dijo la coordinadora Nacional en Bolivia para la Unión Astronómica Internacional (UAI), Daniela Ochoa.

Explicó que Venus tiene un gran parecido con la Tierra en cuanto a tamaño, ambos son rocosos, con un núcleo metálico, una atmósfera plagada de nubes, actividad volcánica y, lo más importante, se encuentran en la zona habitable de nuestro sistema solar, “no por nada es considerado nuestro planeta hermano”. Sin embargo, también poseen grandes diferencias.

Los científicos anunciaron que usaron los telescopios James Clerk Maxwell, de Hawai y ALMA (por sus siglas en inglés), de Atacama, y detectaron fosfina (o fosfano) entre 48 y 60 kilómetros de altura sobre la superficie hirviente del planeta vecino. En planetas rocosos como Venus y la Tierra, sólo la vida, ya sea humana o microbiana, puede producir fosfina.

“Fue el primer astro del sistema solar en ser visitado por las sondas de las misiones espaciales entre las décadas de los sesenta y setenta, el primer aterrizaje en Venus lo hizo la sonda de la Unión Soviética Venera 7, la que confirmó las altísimas temperaturas en su superficie entre 457 y 474 grados centígrados”, aseveró Ochoa.

El Venera 8 reveló que las nubes formaban una capa compacta que terminaba a unos 35 kilómetros sobre su superficie. En estos días podemos observar al planeta a simple vista en dirección al Este, estará en conjunción con la Luna durante el amanecer, agregó.

La Coordinadora Nacional para la UAI afirmó que, además de las misiones rusas, también hubo varias misiones americanas como la Mariner y la Venus de la NASA, donde trabajó el astrónomo Carl Sagan, “quien fue uno de los primeros en predecir las altas temperaturas en el planeta, incluso antes de la llegada de las sondas”.

Vida en las nubes

El científico y divulgador Sagan propuso que podría “haber vida en las nubes de Venus”. En 1967 publicó en la revista Nature un estudio en el que especuló que podría haber seres macroscópicos, del tamaño de pelotas de ping-pong. “Como si fueran medusas flotantes, vivirían entre los gases tóxicos”.

La superficie venusiana registra temperaturas de más de 400 grados que son capaces de derretir el plomo y donde la presión atmosférica es 90 veces superior a la de la Tierra, que equivale a la que hay a 1600 metros bajo el mar. “Si un ser humano pudiera pisar su superficie, vería todo de color naranja, el cielo es muy bajo y neblinoso y moriría al instante”, describió un medio internacional.

Ochoa considera que, aunque las nubes altas de Venus tienen agradables temperaturas muy similares a la Tierra de hasta 30 grados centígrados, son increíblemente ácidas (alrededor del 90% es ácido sulfúrico), lo que plantea problemas importantes para cualquier microbio que intente sobrevivir en ese entorno.

Los astrónomos han especulado durante décadas con la posible existencia de microbios en las nubes altas del segundo planeta del sistema solar; los microbios flotarían libres de la superficie abrasadora, pero necesitarían de una muy alta tolerancia a la acidez.

“Carl Sagan estaría más que emocionado al saber de las observaciones realizadas por el equipo internacional de astrónomos a la cabeza de Jane Greaves quien fue la que vio por primera vez signos de fosfina en Venus”, remarcó la astrónoma boliviana.

“El clima allí es un infierno con un constante efecto invernadero y podría ser un posible futuro para la Tierra, si no controlamos las emisiones de carbono, el cambio climático terminará afectando nuestro planeta, que todavía es el único hogar que tenemos al que debemos respetarlo y cuidarlo”, reflexionó Ochoa. 

// ECV



ANF-336x90px-profesional-por-un-dia

Noticias relacionadas:

Wordcel
portal

Opinión

Noticias