AND

3 de diciembre de 2021 08:49

¿Cómo proteger a sus hijas de la explotación sexual o laboral?

Tener mayor comunicación con las hijas, conocer dónde o con quiénes quieren trabajar y no dejarse engañar por ofertas falsas de empleo son algunas de las recomendaciones de Plan Internacional Bolivia para que las adolescentes y jóvenes no caigan con redes de tratantes.

Trata Niña. Foto: portal de worldvision
ANF-728x90px-Inscripciones (1)
Jubileo22

La Paz, 3 de diciembre (AND).- Con la conclusión de las labores educativas, muchas estudiantes buscarán trabajo y es importante que los papás, mamás o tutores estén pendientes de que no sean explotados. Plan International Bolivia, en el marco del proyecto de prevención de trata “Camino a Casa”, dio una lista de recomendaciones que sirven tanto a las adolescentes como a sus familias.

Comunicación constante

Un consejo principal es generar, en el entorno familiar, confianza y comunicación constante para que el niño, niña o adolescente hable con sus padres sobre la información que reciben de las redes sociales y saber qué quieren realizar durante sus vacaciones o qué les inquieta.

“Existen jóvenes en situaciones de vulnerabilidad (violencia o abandono) y son presa fácil para los tratantes. Por ejemplo, conocemos casos de adolescentes desaparecidas y que no tenían una buena comunicación con uno de sus padres y esto hizo que caigan en manos de tratantes”, explicó la técnica operativa del Proyecto Camino a Casa de Plan International (PI), Cecilia Gamboa.

Acompañamiento en la búsqueda laboral 

Si él o la estudiante decide trabajar es vital que algún adulto acompañe y averigüe datos de la oferta laboral; es decir, en qué consiste la actividad, quiénes son las empresas o personas ofertantes y otra información valiosa, aconsejó Gamboa.

La trata de seres humanos es un delito y es la esclavitud moderna, en la que una persona es privada de su libertad y trasladada a otro lugar para que realice trabajos forzados y no pagados o sea sometida para la explotación sexual o laboral.

La Ley 263 Integral de Lucha Contra la Trata y Tráfico de Personas describe dentro de este flagelo, además de la explotación laboral o sexual, a la mendicidad forzada, la guarda ilegal, el turismo sexual, amenazas, servidumbre y otros que vulneran la dignidad de las personas.

Cuidado con las redes sociales

El tratante es el captor que usa diferentes mecanismos para atraer a sus víctimas. Las más utilizadas, en la actualidad, son las redes sociales, a través de las que un sujeto manipula en su mayoría a niñas o adolescentes para distintos fines, con un perfil falso, detalló Gamboa.

En este sentido otra recomendación es que los padres conozcan con quiénes sus hijos e hijas se relacionan en redes y qué tipo de información reciben.

Alerta si ofrecen altos salarios

Un mecanismo de captación son los anuncios laborales. Gamboa explicó que la mayoría de las agencias de trabajo no son legales y tienen otros fines, que puede ser la explotación sexual o laboral.

Por tal razón subrayó que una de las alertas engañosas que utilizan estos anuncios es que ofrecen altos sueldos sin pedir experiencia.

“Hace unos años hicimos un experimento social en Santa Cruz, donde pusimos una agencia de empleo para llamar la atención. Muchas personas, entre adolescentes y adultas, acudieron y cayeron en la trampa que, además, ofrecía traslados (para realizar los trabajos).

Las personas entrevistadas no preguntaron para qué es el anuncio ni dónde se realizará el trabajo y estaban dispuestas a los viajes que se ofrecían. Lo que nos devela que hay personas que no investigan antes de aceptar un puesto laboral y tienen más facilidad de caer en redes de tratantes o ser explotadas”, comentó.

Uno de los motivos para que las y los jóvenes busquen empleos y, en muchas ocasiones, opten por trabajos precarios o por los que no brindan mayor información es la pobreza concentrada en la que viven y la alta tasa de desempleo en esa población (12,4% para hombres y 13,1% para mujeres, según datos del INE). En ese sentido, las adolescentes son las más vulnerables, mucho más si viven en familias disfuncionales.

Cuidados necesarios

Daniel Siles, técnico operativo del Proyecto “Camino a Casa” de PI, agregó que también es relevante que las y los adolescentes digan a sus padres a dónde van o con quiénes se van a reunir o a qué hora regresarán a casa. “Mantener ese vínculo de respeto es muy valioso para evitar riesgos”, remarcó.

También sugirió que las menores de edad no pidan “aventones de personas desconocidas”, tampoco suban a vehículos ajenos si está solo o sola.

Respecto a los viajes, recordó a las familias que es obligatorio que si se viaja con menores de 18 años deben hacerlo con un permiso de viaje emitido por la Defensoría de la Niñez y Adolescencia.

Proyectos de impacto

Plan International Bolivia trabaja en la prevención de la trata y tráfico de personas mediante el Proyecto “Camino a Casa”, con el que elaboraron material educativo para explicar e informar sobre este flagelo a estudiantes, padres de familia y maestros que dieron buenos resultados en cinco municipios de Chuquisaca, Tarija y Santa Cruz.

Uno fue en Camargo, Chuquisaca, donde se hizo la adaptación de cuentos y poesías con historias reales de trata que sufrieron adolescentes de esta localidad, contó Siles.

Está actividad tuvo un gran impacto, pues ahora los jóvenes, que fueron capacitados, visitan comunidades rurales de Tarija y explican, mediante títeres y crean personajes, sobre qué es la trata y tráfico de personas y las señales para detectar los riesgos que existen.

“Ellos hablan con niños, niñas sobre el peligro de la trata y eso ha sido más efectivo, por el impacto y la sostenibilidad del proyecto, que es lo que busca PI”, destacó Siles.

Doris Baldivieso, coordinadora nacional del Proyecto “Camino a Casa”, informó que el objetivo de crear las acciones mencionadas, junto con la elaboración de material prevenido local, es generar conciencia de los padres de familia, adolescentes y maestros explicando conceptos de la trata y tráfico de seres humanos y las rutas o mecanismos que usan los captores contra los niños, niñas y jóvenes, quienes son la población más vulnerable, aún más los que quedaron en la orfandad a causa de la Covid-19 y necesitan generar ingresos.

/Agencia de Noticias del Desarrollo/





ANF-336x90px-Inscripciones (1)

Noticias relacionadas:

Opinión

Noticias