Ir al contenido principal
Dolar: venta Bs 6,96 | compra Bs 6,86
GIF ANF suscríbete
 

Ciencia y tecnología

El litio líquido puede ser clave para la energía de fusión

El plasma, el cuarto estado de la materia, es un gas caliente formado por partículas cargadas eléctricamente.
24 de enero, 2024 - 19:36
Compartir en:
Vista del interior de LTX-beta muestra cómo se ve el dispositivo de contención de plasma en forma de rosquilla. Foto: ELLE STARKMAN / PPPL
Vista del interior de LTX-beta muestra cómo se ve el dispositivo de contención de plasma en forma de rosquilla. Foto: ELLE STARKMAN / PPPL
Banner Jubileo, abril 2024

MADRID, 24 de Enero de 2024 (EUROPA PRESS) .- Nuevos experimentos sugieren que puede ser más fácil utilizar la fusión como fuente de energía si se aplica litio líquido a las paredes internas del dispositivo que alberga el plasma de fusión.

El plasma, el cuarto estado de la materia, es un gas caliente formado por partículas cargadas eléctricamente. Los científicos del Laboratorio de Física del Plasma de Princeton (PPPL) están trabajando en soluciones para aprovechar de manera eficiente el poder de la fusión para ofrecer una alternativa más limpia a los combustibles fósiles, a menudo utilizando dispositivos llamados tokamaks, que confinan el plasma mediante campos magnéticos.

"El propósito de estos dispositivos es confinar la energía", explica en un comunicado Dennis Boyle, físico investigador del PPPL. "Si se tuviera un confinamiento energético mucho mejor, se podrían hacer las máquinas más pequeñas y menos costosas. Eso haría que todo fuera mucho más práctico y rentable, de modo que los gobiernos y la industria quisieran invertir más en ello".

Los nuevos hallazgos, presentados en una reunión de la División de Física del Plasma de la American Physical Society, son parte del Experimento Beta Tokamak de Litio (LTX-beta) del laboratorio. La investigación relacionada también se publica en la revista Nuclear Materials and Energy.

En experimentos recientes, una capa de litio líquido agregada al interior de la pared del tokamak ayudó a que el plasma se mantuviera caliente en su borde. Mantener un borde caliente es clave para su enfoque único, que los científicos esperan que algún día contribuya al diseño de una planta de energía de fusión. Experimentos anteriores con LTX-beta estudiaron recubrimientos sólidos de litio y descubrieron que podían mejorar el plasma. Los investigadores se alegraron de poder obtener resultados similares con litio líquido, ya que es más adecuado para su uso en un tokamak a gran escala.

El litio líquido podría reducir la necesidad de reparaciones, actuando como un escudo para las paredes internas del dispositivo, ya que están expuestas al calor extremo del plasma.

El litio líquido absorbió alrededor del 40% de los iones de hidrógeno que escapaban del plasma, por lo que menos partículas de estas se reciclaron de nuevo al plasma como un gas neutro relativamente frío. Los científicos se refieren a esto como un ambiente de bajo reciclaje porque muchos de los iones de hidrógeno expulsados del plasma no se reciclan de una manera que enfriaría el borde del plasma.

En última instancia, este entorno de bajo reciclaje significó que la temperatura en el borde del plasma estaba más cerca de la temperatura en el centro del plasma. Esa uniformidad de temperatura debería permitir que el plasma confine el calor mejor de lo que probablemente lo habría hecho sin el litio líquido, evitando una variedad de inestabilidades.

El litio líquido también permitió un aumento en la densidad del plasma cuando se inyectó un haz de partículas neutras de alta energía para calentar y alimentar el plasma. Con el litio sólido, sólo se demostró un pequeño aumento de densidad. Cuando se utilizó el haz neutro, los iones de hidrógeno añadidos expulsaron los iones de hidrógeno que ya estaban en el plasma en un proceso conocido como intercambio de carga.

Los investigadores creen que la diferencia clave se debe a una pequeña cantidad de litio que se evaporó de las paredes líquidas del reactor y entró en el plasma. Esta impureza de litio en el plasma cambió la dinámica del intercambio de carga y permitió que el plasma retuviera los iones de hidrógeno agregados por el haz neutro sin eliminar otros iones de hidrógeno, lo que resultó en un aumento general de la densidad del plasma.