Ir al contenido principal
suscríbete a la ANF
Dolar: venta Bs 6,96 | compra Bs 6,86
suscríbete a la ANF
 

AND

Innovación sostenible, estudiantes proponen fabricar politubos reciclados

Jhoselín Castro, William Febrero, Elías Ramirez y Giovanni Marino, estudiantes de la carrera de Ingeniería Comercial de Unifranz El Alto, plantearon la iniciativa en el marco de los proyectos integradores.
18 de enero, 2024 - 17:17
Compartir en:
Foto: Unifranz
Foto: Unifranz

La Paz, 18 de enero de 2024 (AND).- En la búsqueda constante de soluciones sostenibles para abordar problemáticas medioambientales, cuatro estudiantes de Ingeniería Comercial de la Universidad Franz Tamayo, Unifranz El Alto, crearon un innovador proyecto para el establecimiento de una empresa dedicada al reciclaje de residuos plásticos con el objetivo de fabricar politubos, generando impactos ambientales y socioeconómicos positivos.

“La creación de esta planta recicladora de plásticos generará diversos impactos positivos en el medio ambiente y el cuidado de nuestra ciudad. Reducirá la contaminación plástica, disminuyendo la cantidad de residuos en las calles y vertederos, evitando la degradación ambiental. Además, generará empleos directos e indirectos, fomentando el desarrollo económico de El Alto. La concienciación sobre la importancia del reciclaje también se promovería, contribuyendo a un cambio de actitud hacia prácticas más sostenibles”, asegura William Febrero, miembro del equipo.

Jhoselín Castro, William Febrero, Elías Ramirez y Giovanni Marino, estudiantes de la carrera de Ingeniería Comercial de Unifranz El Alto, motivados por generar cambios positivos para la sociedad, plantearon la iniciativa en el marco de los proyectos integradores, destinados a proponer soluciones innovadoras a problemas reales, a partir del conocimiento adquirido en su formación.

Iniciativas como la empresa de reciclaje de plásticos para la producción de politubos apuntan a la economía de triple impacto, también conocida como "People, Planet, Profit" o "Personas, Planeta, Ganancias", que promueve la integración de objetivos económicos, sociales y ambientales. Esto se plasma al generar empleo, mejorar la calidad de vida (impacto social), reducir desechos plásticos (impacto ambiental) y buscar beneficios más allá de lo financiero (impacto económico), demostrando que es posible integrar con éxito los tres pilares en la actividad empresarial. 

Comprometidos con el planeta

Una profunda motivación y compromiso con la sostenibilidad ambiental fue lo que unió al grupo, asegura Giovanni Martino. Eso y la creciente preocupación global por los desafíos asociados con la contaminación plástica y la necesidad de encontrar soluciones innovadoras para abordar este problema. 

El aumento exponencial en la generación de desechos plásticos en El Alto ha creado una situación crítica, afectando negativamente a la salud de la población y el entorno. Según datos de la dirección de Medio Ambiente de la Alcaldía, en la urbe alteña, cada día se produce un promedio de 450 toneladas de basura, el 60 por ciento corresponde a residuos sólidos.  

A raíz de estos preocupantes datos, los estudiantes se sumieron en su entorno para analizar la problemática de la gestión inadecuada de estos desechos plásticos, sumada a las prácticas perjudiciales como la quema de plásticos, entre otras. 

La propuesta plantea la creación de la empresa, bajo el nombre de HALCÓN S.R.L, especializada en el reciclaje de residuos plásticos mediante un proceso industrial para la fabricación de politubos, con el objetivo de generar beneficios, tanto ambientales como socioeconómicos, en pro de mejorar la calidad de vida de la población. 

“Al identificar la demanda del mercado y la oportunidad de contribuir positivamente al medio ambiente, decidimos emprender este proyecto con el objetivo de ofrecer una alternativa ecoamigable a los productos convencionales”, asegura Martino.

“Nuestra propuesta de reciclaje se presenta como una solución esencial para abordar la crisis de residuos sólidos, con el potencial, no solo de mitigar la contaminación plástica, sino también de brindar oportunidades para el desarrollo económico”, agrega Elías.

Así, el proyecto no solo aspira a reducir la contaminación plástica, en palabras de William, la planta recicladora puede "generar empleos directos e indirectos, fomentando el desarrollo económico en la ciudad de El Alto". 

Aprender haciendo

La aplicación de conocimientos teóricos a través de la experiencia práctica, denominada por Unifranz como "aprender haciendo", es esencial en la formación integral de los estudiantes. Según Giovanni Marino, esta metodología, aplicada a través diversas situaciones vivenciales les permite "enfrentar situaciones del mundo real, desarrollar habilidades específicas y comprender cómo los conocimientos adquiridos se aplican en contextos empresariales concretos".

La generación de iniciativas como la planta recicladora tiene un impacto significativo en el futuro laboral de estos estudiantes. Andrea Cisneros, directora de Ingeniería Comercial, destaca que el "aprender haciendo" invita a los jóvenes a "imaginar, implementar, fracasar y reintentar". Este enfoque, que les permite trabajar en la resolución de problemas reales, generará "futuros ingenieros comerciales integrales y socialmente responsables".

Asimismo, hace énfasis en que, la combinación de conocimientos teóricos y prácticos que estos estudiantes obtienen al participar en proyectos, fortalece competencias clave para su desarrollo personal y profesional como trabajo en equipo, pensamiento disruptivo y propositivo, un pensamiento altamente crítico; “definitivamente futuros profesionales con alto sentido humano y transformador”, afirma Cisneros.

“Además, el enfoque en emprendimientos sostenibles y socialmente responsables abre puertas a oportunidades laborales que van más allá de lo convencional, permitiéndoles contribuir activamente a la construcción de un futuro más sostenible y equitativo”.

Por su parte, Jhoselin Castro destaca que “nuestra carrera nos ha proporcionado habilidades integrales para abordar desafíos empresariales”. Afirma haber fortalecido su capacidad analítica, creatividad y enfoque en sostenibilidad, que le permiten proponer soluciones innovadoras. 

El "aprender haciendo" no solo ha mejorado mis habilidades técnicas, sino que también ha fortalecido mis habilidades blandas, como la comunicación efectiva, la adaptabilidad y la gestión del tiempo. A través de la interacción directa con desafíos empresariales reales, he desarrollado una comprensión más profunda de la dinámica del entorno empresarial y he aprendido a abordar situaciones complejas de manera eficiente”.

Si tienes en mente ideas innovadoras para dar solución a problemas reales y crees que la Ingeniería Comercial es tu vocación, ingresa a https://ux.unifranz.edu.bo/administracion-de-empresas para conocer más sobre el apasionante mundo de la Ingeniería Comercial-. 

/AND/

Etiquetas

  • Unifranz