Villamontes inundado de productos “made in” Argentina donde agoniza lo boliviano

5 de Enero, 2024
La ANF pudo observar gran parte del movimiento del comercio con base en el contrabando en el municipio de Villamontes. La CNI dice que este ilícito es el problema número uno en el país.
Por: Micaela Villa Laura, enviada a Villamontes, Tarija

Villamontes es un municipio fronterizo, en el departamento de Tarija. 20 bolivianos es suficiente para comprar alimentos para el desayuno, el almuerzo y la cena, pero no de productos bolivianos, sino argentinos. El contrabando domina en un 90% su mercado, dejando la producción nacional al borde de la extinción.

Los productos ingresan por las fronteras del sur por pasos ilegales. La ANF viajó a esa ciudad poco antes de la asunción a la presidencia de Javier Milei en Argentina, hasta ese tiempo los mercados y tiendas estaban atestadas de productos del país vecino que ingresan desde Yacuiba y Bermejo.

En esa región fronteriza existe control gubernamental, a través de las instituciones a cargo de precautelar, el bienestar de la población, la soberanía nacional y evitar el contrabando, sin embargo, los traficantes también se “hacen de la vista gorda”.

“Esto es terrible, por fortuna o por desgracia Villamontes tiene límites con Argentina y Paraguay. Por Argentina ingresa todo, a vista y paciencia de todos, es enorme el contrabando, no sé cómo sortean tantos controles. Nuestros mercados están atestados de productos de contrabando, (incluso se vende) en la acera”, señaló a la ANF el alcalde de ese municipio chaqueño, Rubén Vaca.

Los comerciantes socapan el comercio basado en el contrabando por el rédito económico, si se hacen controles ellos bloquean. “Es inestimable la cantidad de productos que entran, pero en Villamontes todo lo que consumimos, un 90% es contrabando”, sostuvo de manera taxativa la autoridad municipal.

A fines de noviembre del año pasado, Villamontes amaneció temprano, tal vez fue por el calor extremo que le caracteriza y que en su punto más crítico llega hasta los 45 grados centígrados y con un sol pleno. En dos de sus mercados, Campesino y Central, además de sus alrededores, las vendedoras ya ofrecían desde comida, variedad de masitas, y muchas más, productos argentinos.

“Hay batidos congelados de variedad de frutas acompañados con empanadas de queso y de pollo boliviano”, invita a servirse una comerciante en el mercado Campesino. - ¿Pollo boliviano? - preguntó la periodista, - “si pues, el pollo argentino es muy feo, flaco, parece enfermo”-, respondió.

“Dentro del mercado está prohibido vender pollo de este país”, sentenció otra comerciante de esta carne que lo ofrecía entre Bs 10 y 12 el kilo, mientras que el extranjero se vende a Bs 8 y en las calles. “Este pollito, Coquito, viene de la ciudad de Tarija”. “Avícola Coquito produce y comercializa para el Chaco”, se leía en un letrero de comercialización. 

Poco son los productos bolivianos como el pollo que tienen la preferencia de la población, pero la mayoría de los artículos son argentinos y llenan todo el mercado local, el precio determina el consumo.

“El 90% es contrabando, de todo lo que consumimos. El tema de la carne podemos decomisarla, si no tiene sello de matadero o no tiene nota de venta, en el tema del pollo también tenemos cuatro avícolas autorizadas. Lo que es difícil de controlar y no hay que mentir, es la harina, el azúcar y demás productos que ya forman parte de la economía local”, declaró Abraham Quintasi, responsable de la Dirección de Mercados y de la Intendencia chaqueña.

En las cuadras alrededor de ambos mercados se encuentra cientos y cientos de productos “made in” Argentina. La venta es por kilo y quintal. Esta agencia se paseó por diferentes puestos para averiguar precios y origen de los artículos, por ejemplo, encontró un paquete de seis salchichas a Bs 3, el kilo de pollo Bs 8, el kilo de carne (asado) Bs 30 y Bs 35, la lata de picadillo de carne Safra Bs 2, y el litro de aceite, Bs 6 y Bs 8.

Precios de algunos productos en Villamontes, Tarija.
Varios productos comprados por unos Bs 20.
Varios productos comprados por unos Bs 20.
Todo es contrabando en Villamontes, inclusive la fruta, manzanas, peras, también se encuentra pescado y carne
Pedro Vaca, alcalde de Villamontes.

Es increíble, pero con Bs 20 se podría comprar un kilo de pollo, un paquete de galletas, un picadillo, un kilo de arroz y otro de leche, pero alimentos argentinos para un día y quizás hasta para dos días.

“Llévese señora, le hago precio” ofrecía una mujer panetones en un ambiente ya navideño, que a pesar de los bajos precios aún ofertaba rebajas. El calor es fuerte, hay comerciantes que usan la acera de sus tiendas para ofrecer sus productos, mientras se ventilan la cara con ayuda de un cartón por el excesivo calor.

El control de los productos cárnicos

Las fuentes pusieron en duda si se respeta la cadena de frio de los productos cárnicos, su venta se lo hace en la vía pública, el día que este medio estuvo presente no encontró una comerciante de pollo argentino, pero los entrevistados lo confirmaron.

Lo que es evidente es que una gran mayoría de los productos comestibles tienen su etiquetado frontal que dice “exceso de azúcar”, “exceso de calorías”, “exceso en grasas saturadas”, “exceso en sodio”, pero estos sellos de advertencia parecen no importarles a los compradores.

“Por ejemplo una cerveza acá, Quilmes o Brahma de unos 350 mililitros, y que abundan, cuesta 3,50 bolivianos y la de litro hasta cinco bolivianos, por eso la industria boliviana qué va a poder competir”, prosiguió el alcalde.

Los cigarrillos son productos muy comercializados, ingresan principalmente de Paraguay, su precio oscilaba desde Bs 4 hasta Bs 12 el paquete de 20 unidades y de todas las marcas, como 10/20, 555, Capital, Carlyle, Bentley, Dubai, Ei8ht, Carnival, Chancellor, Hills y muchos otros.

Sobre este tema, ANF realizó una investigación sobre el contrabando de cigarrillos en Ibibobo, también en Tarija –a unos 70 kilómetros de Villamontes- y pudo evidenciar que en ese lugar, donde hay una tranca de control, campea la corrupción, principalmente de las autoridades del orden. 

En la cadena del ilícito del transporte del cigarrillo se identificaron al menos cinco rutas que evadían las fronteras: Boyuibe, Ibibobo (ingreso desde Paraguay), Yacuiba, Bermejo y Villazón (ingreso desde Argentina), también se conoció su ingreso por la frontera con Chile, principalmente de productos que llegan de Asia y Europa.

“Una de las debilidades que se tiene es la amplia frontera que tenemos con diferentes países, hay rutas que se evaden, camiones ingresan a ciertas propiedades y ahí permanece días hasta que en algún momento tengan la oportunidad y burlan los controles. Si tuviéramos una mayor cantidad de efectivos de la Aduana, mayor cantidad de militares la lucha sería mayor”, señaló en una entrevista en su oficina el viceministro de Lucha Contra el Contrabando, general Daniel Vargas.

Según datos de la Cámara Nacional de Industrias (CNI) mientras la economía del país crece 4% promedio anualmente, el contrabando lo hace entre el 7% y el 8%. Es decir, el doble.

Pablo Camacho, presidente de la CNI aseguró que, en 2023, el contrabando superó los $us 3.300 millones, lo que representa una afectación al Producto Interno Bruto (PIB) del 8%. Con ese dinero el país hubiese sido beneficiado con al menos 10 hospitales de primer nivel al año.

“El contrabando está creciendo, hablamos de empresarios de pequeña y gran industria que se ve afectada, la industrialización, la sustitución de importaciones no va a ser viables en tanto no frenemos y no haya una lucha frontal en contra del crimen organizado. Esta lucha debe enfrentarse de manera de conjunta entre los países”, declaró.

Hugo Siles, asesor de presidencia de la CNI señaló que primero se trataba del contrabando hormiga, ahora existe el contrabando de “mafias” armadas, y que hace meses atrás también se registró el camuflaje de carga a través de buses que no solo trasladan personas de un punto a otro, también lo hacen de productos que evaden los controles. Esto se ha visto reflejado principalmente en rutas como Bermejo y Yacuiba, pasando por Villamontes, hasta llegar a Santa Cruz y al resto de los departamentos. Estos buses también se trasladan de Kasani-La Paz.

“En los últimos años hemos advertido que la tasa de crecimiento del contrabando es el doble de la tasa de crecimiento de la economía, esto significa que el contrabando está afectando a más de 39.000 industrias en el país, afecta a más de 600.000 fuentes laborales en el sector industrial y está dejando de aportar alrededor de 930 millones de dólares por concepto de IVA (Impuesto al Valor Agregado) y gravamen”, informó Siles.

El contrabando es el problema número uno en el país, además, desde hace siete años la tasa de participación de los industriales en el Producto Interno Bruto (PIB) se mantiene en el 16%. Debido a esta ilegalidad se limitan los empleos formales y se pone en riesgo la estabilidad de las familias y se frena la reactivación económica. 

“Hace 23 años el contrabando alcanzó los 1.000 millones de dólares, en 2022 fue de 3.331 millones, es decir, el contrabando se ha triplicado”.

FUENTE: CNI
FUENTE: CNI

El 16 de diciembre del año pasado, el nuevo gobierno de Argentina, presidido por Javier Milei envió maquinaria pesada y gendarmes a la frontera La Quiaca-Villazón (Potosí) para luchar contra esta ilegalidad. Esto representa una esperanza para las empresas bolivianas.

Debido a ello, también varios productos ilegales subieron su precio, impacto que llegó hasta Villamontes, afirmó el intendente municipal, tanto que los costos se han elevado desde Bs 5 hasta Bs 10 aproximadamente.

Hoy se puede encontrar el kilo de harina a Bs 4,50 y el paquete de cinco kilos en Bs 60, ya no en Bs 50 como en noviembre. “Hoy ya no están vendiendo por quintales, sino por raleo, pese a esos controles aquí sigue entrando el contrabando”, comentó a la ANF que a finales de diciembre volvió a comunicarse para contar con información actualizada.

Productos de contrabando que son enviados por las personas a Ibobobo.

Para el representante de los empresarios privados de Yacuiba, Efraín Alvarado, desde 2021 PIL Chaco ha tenido que enfrentar a esta competencia desleal. Una nota del periódico Los Tiempos, de Cochabamba, dio a conocer que ese año la Planta Industrializadora de Leche (PIL) sufrió una caída importante en sus volúmenes de venta en el mercado interno. El porcentaje de reducción en las ventas afectó a la producción, por lo que la empresa redujo el acopio de materia prima. Y no solo ello, la venta de leche en polvo cayó en más de 50%, y la de productos lácteos a programas sociales, en un 62%.

“La línea de lácteos que entra de Argentina ha hecho mucho daño, una de ellas es PIL Chaco, así como a algunas plantas artesanales de lácteos. Siempre va a existir comercio y con el ingreso del presidente argentino Milei considero que se va a invertir los papeles; es decir, va haber comercio ilegal de Bolivia hacia Argentina”.

La línea de lácteos que entra de Argentina ha hecho mucho daño a dos plantas, una de ellas es PIL Chaco
Efraín Alvarado, representante de los empresarios privados de Yacuiba.

Según el viceministro Vargas, para que este negocio ilícito continúe, no solo existen grupos de contrabandistas y rutas alternativas ilegales también existe funcionarios y los mismos pobladores “que se venden” y se vuelven sus cómplices. La autoridad instó a la población a denunciar los casos de contrabando a la línea gratuita 800101716 o al (591-2) 2120965.

“El contrabando mueve una gran cantidad de dinero y fácilmente puede corromper a personas que no tienen una formación o principios sólidos, honestidad, se hacen sobornar, se hacen comprar. Desde 2021, cinco militares fueron dados de baja, también se han arrestado y puesto a disposición de la justicia más de 12 militares que han estado presos en La Paz y en otros lados. Tenemos más de 1.000 sumarios informativos que han cometido indisciplina”, prosiguió el viceministro.

La ANF también pudo comprobar de primera mano que hay funcionarios que se prestan para el ilícito del contrabando de cigarrillos, por ejemplo, en la tranca de Ibibobo cuando un efectivo se mostró diligente para coadyuvar en el paso de esos productos a cambio de dinero. 

El presidente del Concejo Municipal de Villamontes, Horacio Bass Werner, consideró que los costos de los productos son hasta tres veces menos que los nacionales, incluso se habla del 100% de ganancia.

El contrabando está afectando a más de 39.000 industrias en el país, a más de 600.000 fuentes laborales en el sector industrial y está dejando de aportar alrededor de 930 millones de dólares por concepto de impuestos
Hugo Siles, asesor de presidencia de la CNI.

Los Weenhayek crearon al menos 14 trancas para el comercio ilegal

Entre la densa vegetación y los árboles que cubren las carreteras en Villamontes se ocultan rutas ilegales. Hace aproximadamente cinco años, los Weenhayek abandonaron parte de sus costumbres para inmiscuirse en el negocio del contrabando.

Ellos controlan al menos 14 “trancas de peaje” en una ruta alternativa creada para que los camiones cargados de productos de contrabando ingresen a Villamontes; los camioneros “deben pagar” de lo contrario son denunciados o no pasan. Diariamente perciben al menos unos Bs 2.000 que se reparten entre ellos.

Así lo confirmaron las autoridades locales y algunos indígenas que no serán identificados en esta nota por su seguridad. El viceministro Vargas también ratificó esta situación.

Los Weenhayek son un pueblo indígena que habita en el Chaco boliviano y están a ambos lados del río Pilcomayo, en el departamento de Tarija. Pocos kilómetros los separan de los puntos de control donde funcionarios públicos trabajan registrando cada vehículo que entra con cargamento.Un líder indígena comentó que “Todo el mundo lo sabe, ellos ganan dinero de esa manera, por cada tranca que han hecho, cobran entre 10 y 20 bolivianos a cada camionero”. En Yacuiba, Bermejo las personas se pelean por ser dirigentes, pues saben que van a obtener gran cantidad de recursos en una sola noche y por camión. Los pobladores guardan silencio porque también recibirían parte de las ganancias. 

Cigarros de contrabando se exponen en vitrinas de tiendas comerciales, hay desde Bs 4 hasta Bs 12.

Cada contrabandista le entrega como 7.000 bolivianos (casi 1.000 dólares) a los dirigentes, ellos reparten un total de 1.000 en efectivo a los pobladores o les dan en canastones ese dinero para que no hablen. Imagínese que en la noche entran seis camiones
Líder indígena que pidió no ser identificado.
ELABORACIÓN PROPIA.

Desde vitaminas hasta analgésicos

En Villamontes, también se puede encontrar productos farmacéuticos de contrabando. Los mismos ingresan por Paraguay y por Argentina, indicó el viceministro Vargas.

Su comercialización se realiza sin control y al lado de las mismas farmacias y en los alrededores de los mercados que visitó este medio. “El sobre de Alikal (antiácido) está a cuatro bolivianos, y la caja de 10 sobres a 32 bolivianos, te puedo dar”, ofrece una vendedora.

“Acá venden desde vitaminas, antiácidos, maquillaje, aspirinas, algunas cremas para el rostro. Todo entra ilegalmente de las fronteras”, comentó una farmacéutica que pidió no ser identificada.

Este medio intentó hablar con la dirigente de las farmacias en Villamontes, pero pese a las insistencias no se tuvo éxito.

El Ministerio de Salud y Deportes el 19 de diciembre de 2023 informó que tras una acción coordinada entre la Agencia Estatal de Medicamentos y Tecnologías en Salud (Agemed) y la Aduana Nacional se decomisaron fármacos de contrabando e insumos médicos sin registro sanitario, valuados en Bs 105.000 y que representaba una amenaza para la salud pública. El decomiso se hizo en Santa Cruz. 

Según investigó este medio, estos insumos ingresan, una gran parte por Paraguay. Personas lo meten en maletas y de Villamontes lo trasladan a otros municipios y ciudades del país, como Santa Cruz.

“Yo conozco una señora que trae esos medicamentos en maletas, la he transportado alguna vez, mi primo también lo hace, él trae cremas”, contó un conductor mientras transportaba a la periodista de ANF. “También hago de loro, usted solo debe llamarme”, añadió. 

El operativo de Agemed reveló que los fármacos incautados se encontraban en condiciones deplorables, con fecha de caducidad vencida. Además, se identificaron varias cajas de medicamentos controlados, psicotrópicos y estupefacientes, con potencial para generar dependencia como el fentanilo, midazolan o clonazepan, entre otros. “También hemos comprobado que entra mentisan (ungüento), que es un producto boliviano”, dijo Vargas.

También existen contrabando de medicamentos en este municipio tarijeño.

Villamontes tiene una población de un poco más de 55.000 habitantes, donde se puede disfrutar de la Cueva del Surubí, de una cena en la noche frente al río Pilcomayo o hacer senderismo por Alto Camatindi con vistas de cascadas, pozas y acantilados. Actividades que se hacen en medio de la naturaleza, pero también en medio de la intensa actividad del contrabando. Las fuentes entrevistadas lamentan esta situación y creen que hay mucho por hacer en ese municipio.

/MV/NVG/



Ediciones anteriores

JUL 2018

RUEDA DE NEGOCIOS CNC

11 de Julio, 2018
OCT 2019

EMERGENCIA EN SALUD

29 de Octubre, 2019