Banner Torres del Poeta GIF Acceso a clientes

Opinión

7 de febrero de 2020 07:48

Carne y cemento


No le saco el poto a la jeringa a mi machismo confeso, al asociar la carne a la Presidente del Gobierno Transitorio a un calificativo asociado a la concupiscencia, usualmente a favor del sexo masculino. ¿Acaso no soy de la cultura machista boliviana? En Venezuela y Beni llega a niveles novelescos ilustrados por Rómulo Gallegos y Rúber Carvalho. No se si la viuda tiene ganado, pero en el medio tropical de los llanos venezolano y beniano -los mayores manchones de pampa tropical del continente-, pero no es solo beniano el “machismo” que achaca Jeanine Añez a los lamentosos de su candidatura a las elecciones de mayo próximo. La macana es que la argucia tal vez ni arrastre votos mujeriles: existe el prejuicio “colla” con algo de recelo ante la guapetona “camba”.

Encima la “tarreó” con su candidato a Vice. Asi fuera culto, algo que en Bolivia no es un atributo deseable, su mayor defecto es la falta de carisma que no compensa su billetera.       

Peor aun cuando está de moda aparear un “blancoide” con un “indioide”, o viceversa, o el iluso afán de equilibrar el occidente con el oriente en país de falsos unos y otros.     
           
Es casi media docena de binomios opositores. A una le pesara su mal aconsejado cambio de frente, tanto como su Vice de escaso carisma. En la guerra sucia de las elecciones, a otro le enrostrarán entretelones con el “supay” Goni. Los jóvenes juntan el oriente del futuro con el occidente del pasado, pero ya ensuciaron sus pañales. ¿A quién le importan las neuronas de “Tuto” Quiroga? Ni con palmadas y cánticos de “alabaré, alabaré” logrará el candidato de ancestro surcoreano que le distingan de chino o japonés. Ni recuerdo los otros binomios.

El egoísmo de líderes opositores provoca la miopía en reconocer que la mayoría en el Congreso es lo que importa. Sin tomar en cuenta la treta distractiva de aspirar a curul de diputado o senador (siguiendo el ejemplo sinvergüenza de inmune y corrupta argentina), como la oposición no acuerda un “frente amplio” para derrotar al autoritario expresidente conspirando desde afuera, pesará más que se reconozca a los “indios ricos” que desde la Colonia han reclamado su parte de la torta para explotar a los “indios pobres”. Porque si algo se debe al corrupto mestizo de casi 14 años, son los mandamases y las fotos “en sociales” de “damas de pollera”. Y se volverá a lo de siempre: la componenda entre grupúsculos mediados por corruptos “coimisioneros” gestores para mal gobernar.   
           
No pasa día en que los medios orales y escritos no develen negociados en el largo régimen de Evo Morales. Que el tal, o la cual, responda por tantos millones en el negociado de tal o cual empresa o contrato. Uno último anota que, cual si fueran ovejas que precisan del cayado del pastor presidencial para cumplir su función constitucional, el culpable de las muertes en Montero es el defenestrado renunciante, al no haber recibido los capos policiales ‘instrucciones’ para intervenir en los despelotes.

Sin embargo, no deja de intrigar la ignorancia supina sobre el concepto de Responsabilidad Residual en los encargados de la seguridad del Estado. Aun si no figurara en los incisos delictivos anotados en los códigos, ¿es que no existen grados de “complicidad” en delitos cometidos por allegados al poder? ¿No es por lo menos sospechosa de enriquecimiento ilícito la del patrimonio de 150 millones de dólares amasados en los últimos cinco años, que incluyen “19 vehículos de último modelo, equipos agrícolas, tres casas, siete lotes de terreno, 47 propiedades agrícolas y ganaderas de grandes extensiones”?

Existe voluntad política para procesar a quienes “montaron” el caso Terrorismo sobre el supuesto “separatismo” de antipáticos cambas cruceños, apuntando como responsables a una lista encabezada por “el expresidente Evo Morales, el exvicepresidente Álvaro García Linera, a su hermano Raúl y al exministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana”. Pero faltan argumentos para acusar delitos de “incitación a la violencia” de un expresidente que renunció por su propia voluntad, incita a cercar y hambrear ciudades, y luego, impune, postula a candidatura y a curules congresales. ¿Sera que volveremos a lo de siempre, la ingobernabilidad politiquera de manifestaciones, marchas, bloqueos y marchas, a los que habrá que añadir la inmunidad parlamentaria así te pescaran con la pistola humeante en mano? Hecha la ley, hecha la trampa seguirá atizando fogata de “abogánsters”.

La pugna tiene ribetes cómicos. Leía en el celular la renuncia de Jeanine Añez a su candidatura en mayo próximo. Típica noticia falsa, “fake news” la tildaría un gringo aficionado a los “tuits”: esa mañana los titulares anunciaban la alianza entre la carne y el cemento. Es una muestra de cómo se libra la batalla electoral en estos días. Lamentable.

Winston Estremadoiro

Opinión

Noticias