Acceso a clientes

Opinión

23 de junio de 2021 09:49

Bolivia: Estado abigarrado


El gobierno de Evo Morales dejó una estructura orgánica del gobierno nacional de tipo sindical caótica y abigarrada, producto del llamado “Proceso de Cambio”, que en la realidad fue un proceso de desinstitucionalización, afectando lo poco avanzado con las reformas políticas, económicas y sociales generacionales hasta ese entonces y se perdió una valiosa oportunidad de cambiar.

El gobierno transitorio de Jeanine Añez producto de la pandemia hizo una desatinada reforma del órgano ejecutivo en la misma línea de todas las anteriores que son erróneas, que permiten un manejo discrecional no transparente de los recursos de la administración estatal. El gobierno de Luis Arce se enfoca a la imagen país con la Cruz Andina con fines ideológicos y mantiene la misma estructura del órgano ejecutivo abigarrada.

Se debe observar lo que está pasando en Bolivia, reflexionar lo que hacemos los ciudadanos para el Desarrollo Humano Integral Sustentable, consecuentemente se debe rediseñar la poca institucionalidad que tenemos, la vía más expedita para enfrentar esta apremiante necesidad de transformación que tiene Bolivia es: Implementar un proceso de reingeniería integral estatal, rediseñar radicalmente y repensar fundamentalmente los procesos de la institucionalidad estatal, mediante un cambio paradigmático y tecnológico para transparentar Bolivia y lograr la eficiencia y eficacia reclamada por la sociedad, a través de la Ley ESOE “Estructura Sistémica del Órgano Ejecutivo” interconectado a la Ley SIRSE “Sistema Integral Regulatorio Sectorial Estatal”.

Es necesario repensar y cambiar las prioridades para poder salir de nuestro enclaustramiento mental de anclaje al pasado (rentista - centralista), para este fin, debemos cambiar de paradigma (del ético - pedir al ético - dar). Ahora lo determinante tiene que ser el ser y no solo el tener (nuestro problema es axiológico, no ideológico), por lo tanto, debemos hacer el mayor esfuerzo en el ciudadano, haciendo énfasis en el sector social para el desarrollo humano con su educación, salud, justicia y seguridad, que ahora debe ser un sector estratégico.

Al ser el Estado Plurinacional de Bolivia un sistema que tiene órganos de representación definidos en la nueva estructura estatal, la misma debe ser diseñada como una estructura humanoide, donde el ser humano que tiene columna vertebral, esta debe ser la estructura del órgano ejecutivo ESOE “Estructura Sistémica del Órgano Ejecutivo” que está ligada a los otros tres órganos y la parte más elevada de esta estructura estatal es la sociedad - cabeza - gobernanza, que piensa, ve, escucha, habla y respira. Después tenemos el gobierno - corazón – gobernabilidad, donde su accionar se manifiesta en el sistema circulatorio humano flujo sanguíneo – flujo circular de la economía ciclo económico a través de sus instituciones que deben estar libre de toxicidad - corrupción para seguir fluyendo y permitir a todo el organismo que tenga una buena calidad de vida con políticas públicas - gestión pública, para que fluya la economía a través de los brazos que representan, uno al desarrollo humano (sector social) y el otro al desarrollo económico (sector productivo); y los pies que representan, uno al desarrollo integral (sector sistémico) y el otro al desarrollo sustentable (sector medioambiental), donde los codos de las manos y las rodillas de los pies son los centros de registros de información sectorial, todos ellos ligados al SIRSE “Sistema Integral Regulatorio Sectorial Estatal” y es ahí donde radica la importancia del SIRSE; como los riñones en el caso del ser humano filtran y purifican la sangre, el SIRSE regulará y transparentará el accionar del Estado, que en la situación actual de híper corrupción se asemeja a una máquina de diálisis que servirá para limpiar la toxicidad y/o (corrupción, ineficiencia, nepotismo y servilismo).

Es imprescindible crear instituciones de regulación que fortalezcan la institucionalidad del país para que los gobiernos de turno no las utilicen como agencias de empleos y fuentes de corrupción, aplicando los 5 elementos de la administración que son: Planificar, Organizar, Dirigir, Coordinar y Controlar, donde el Control que toda Institución Estatal debe tener y no la ejercen por la injerencia política, pero esta se puede realizar desde afuera con control externo mediante estas Instituciones de Regulación, como ya se hizo antes en sectores importantes para el país con experiencias exitosas como la Superintendencia de Bancos y otras en menor grado,  aplicando ahora los principios del Diagrama Venn dónde: S = Sociedad y/o Usuario, R = Republica y/o Estado Plurinacional y I = Institución y/o Operador (la normativa legal vigente no lo prohíbe).

La implementación del proceso de reingeniería integral estatal va demandar los mejores profesionales calificados del país, en el desarrollo del rediseño en cada sistema sectorial y en cada uno de los subsistemas de los sectores correspondientes. Considerando que el desafío del desarrollo tecnológico es grande y para poner en funcionamiento lo propuesto, tendrán que volver los mejores profesionales que salieron del país en esta cuarta parte de la etapa contemporánea republicana y se deberá motivar a que se queden aquellos que quieren irse por falta de oportunidades.

El proceso de reingeniería integral estatal planteado es necesario, posible y deseable en su aplicación por su alto nivel de desarrollo sistémico estructural en su planteamiento, como también por su alto grado de necesidad del mismo, al estar actualmente el país en una situación de estancamiento y no tener posibilidad de administrar bien la cosa pública, producto de la permanente mala praxis política híper corrupción - ineficiencia que se ahonda con la profunda crisis sistémica - pandémica.

Tonino Molina Mitru es Ingeniero Industrial y Abogado

Opinión

Noticias