Acceso a clientes

Opinión

6 de agosto de 2020 11:57

Sobre la perversa lógica de los bloqueos

AF-ANF-728x90px-Profesional-por-un-dia

Lo de los bloqueos en el país tiene como trasfondo una lógica muy perversa de querer imponer por la fuerza aquello que determinado grupo insiste en que debe hacerse, sentirse o pensarse, ya que los canales de diálogo, respeto mutuo y negociación o no existen, o no se los valora suficientemente, o no es posible abrirlos por la intransigencia e intolerancia de los sectores en conflicto.

Lastimosamente estas acciones afectan a miles de personas que no tienen nada que ver con el asunto o no pueden hacer nada para que las cosas cambien, no se afecta a quienes tienen poder de decisión sólo se los amenaza y presiona, para ver si actuarán y se conseguirá algo, muchas veces todo queda en nada, pero mucho daño se pudo haber hecho.

De lejos es un acto criminal cuando a fuerza de bloquear se impide el paso de alimentos, insumos médicos, medicinas, oxígeno o todo aquello que es vital para que alguien al otro lado de la línea de la intransigencia no muera o comprometa seriamente su vida y salud. Y ojo, que lo de impedir que circulen ambulancias no es un episodio de hoy, también se dio en algunos momentos y espacios durante los conflictos de octubre y noviembre, y en otras protestas, porque lo que menos importa es el color político de esa acción sino el daño real que puede ocasionar.

Pero no sólo se bloquean carreteras, instituciones, calles y espacios públicos, también se impide que una autoridad del Estado sea escuchada en su discurso, con exactamente la misma lógica de gobiernos anteriores: BTV no es un canal estatal sino gubernamental (y eso antes del MAS ya era así, aunque tal vez no tan descaradamente), y se da el lujo de interrumpir las palabras de la presidenta del Senado como si nada. Y para devolver el favor se hace lo mismo con el discurso de la presidenta en la Asamblea Legislativa, ¿así queremos hacer de Bolivia un mejor país, cuando públicamente las autoridades no hacen más que agredirse y llevar agua a su molino?

Y se bloquean los accesos a créditos, la aprobación de leyes urgentes o necesarias, como se bloquea la promulgación de otras... en una peleita de gallos a ver quién puede más, todos bajo la misma lógica: me bloqueas, te bloqueo.

En este aniversario patrio, quisiera pedir que se arranque de raíz esas prácticas políticas y sociales que siguen pensando que con hacer daño al otro se conseguirá el bien de uno (y los suyos). 

El bien común debería ser nuestra bandera, para esforzarnos y competir en quién hace más bien al otro, y mejor; no quién hunde y acaba con el otro porque es imposible concertar, conciliar y ceder. Idealista visión, sí lo sé, pero prefiero pensar así para empujar a que algo bueno acontezca que sólo lamentar los daños ocasionados porque no impulsamos la voluntad de que las cosas cambien para bien.

Sergio Montes, sj es jesuita y teólogo
26_untitled
portal

Opinión

Noticias