Opinión

17 de septiembre de 2021 12:46

Venezuela desangrada


Un muchacho delgado como su esqueleto, sucio como los trapos que lo cubren a medias, de tez aceitunada opacada por la polución vehicular, se acerca hasta la ventana para un algo que puede ser moneda, sobra o basura. Sólo brillan los ojos verdes, extraños en medio del afán en plena Avenida Montes de La Paz, con algún lejano recuerdo de cariño, de amable abrazo, de fraterno desayuno.

Instintivamente cierro el vidrio, quiero que cambie la luz roja. Que se vaya. Que no quiero verlo. Que cuidado jale la cartera. Que está drogado. Que no tiene barbijo. Que detrás del muro están otros andrajosos como él; otros ñeros vagabundos; los pobres duros, los que ningún programa de asistencia devolverá su única oportunidad sobre el planeta. Al partir, quedan en el aire sus súplicas, su voz, su acento venezolano.

Como él, seis millones nacidos en la patria de Simón Bolívar presionan en otros miles de semáforos y de caminos, de trancas y de puentes en una huida sin esperanza para salir de la tierra del mal hacia la nada. ¡Seis millones!, la mitad de la población boliviana. La misma cifra de judíos asesinados durante la Segunda Guerra Mundial. De gitanos, de palestinos, de sirios despojados de su hogar y de la esperanza de vivir en paz.

Seis millones de seres humanos que el mundo ha aprendido a mirar con indiferencia. “Son venezolanos”. Mientras inventan negocios de arepas o empanadas, se vuelven peluqueras o mozos, prostitutas o atracadores, junto a sus mujeres, a los hijos, a los sobrinos, a los recién nacidos.

Por culpa y responsabilidad histórica del modelo del socialismo del siglo XXI y de la conducción fallida del comandante Hugo Chávez Farías, los venezolanos han abandonado su infancia para buscar en algún lugar alguna salida; no para ellos que ya están perdidos, para los chicos.

Por culpa y responsabilidad histórica del heredero del chavismo, el camionero Nicolás Maduro y la corte palaciega de Miraflores, el futuro venezolano está castrado. Cuando un país contempla sin poder hacer nada el éxodo de millones de compatriotas porque no les puede dar ni un mendrugo de pan, el fracaso es para más de tres generaciones.

No interesa a quién o a quienes quieran señalar como causa del estropicio para evitar el insomnio con los millones de rostros perdidos. No hay bloqueo ni imperialismo que cargue con las decisiones asumidas durante dos décadas para ahogar política, económica y socialmente a un país que fue el más rico. El chavismo no modificó la herencia de corrupción y despilfarro de sus antecesores; al contrario, la empeoró y la aprovechó a nombre de los más desposeídos.

Mientras decenas de otros venezolanos, muchos exfuncionarios o ex socios de los millonarios negocios estatales, salieron a comprar casas en Miami o en Madrid, a poblar playas y casinos, a imitar la riqueza incontable de las hijas de Chávez, de los Sosa, de los Carvajal.

El mundo debe pagar por ello. Naciones Unidas recaudó 1500 millones de dólares para atender a los desplazados, cifras que se nutren del aporte de los que trabajan legalmente, no del narcotráfico ni del terrorismo de estado. Sumas que se quedarán en burocracias. ¿Acaso llegará un abrigo al mendigo limpiavidrios?

Y, como bobos que imitan al fracasado, otros gobernantes llaman hermano a Nicolasito y contratan sus huestes para sembrar micrófonos, provocar conflictos, preparar masacres, ordenar prisiones y procesos, vigilar la libertad para ahogarla, para reventar el continente como han reventado el alma llanera de sus antepasados.

Lupe Cajías es periodista

Opinión

Noticias