Opinión

16 de septiembre de 2019 12:25

Incendiarios versus ingenuos


“Medidas que impulsen más el crecimiento del sector agropecuario, la ley de apoyo a la producción de alimentos y sustitución de bosques, que fue una medida histórica, lo saben ustedes. Hubo gobiernos, incluso había presidentes cruceños, que nunca se atrevieron a tomar una medida de este calibre. Que en los hechos significó una especie de amnistía para las personas que habían quebrantado la ley al hacer desmontes. A través de esta ley se legaliza ello y hay un compromiso para producir más. De ahí que surgió la propuesta de avanzar a un millón de hectáreas por año”.
           
Cálculos del vicepresidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Álvaro García Linera. Tras el incendio de un millón de hectáreas del bosque podrá decir, como el tartamudo del cuento chapaco: “Está vez estoy feliz, porque no mei equivocao”. Hectáreas con vocación forestal que son y serán arrasadas con el modelo económico y el programa de gobierno del Movimiento al Socialismo, MAS. 
           
Me hace recuerdo a otras declaraciones igualmente relacionadas con la Agenda 2025. “Todos tienen su carrito, chuto, pero tienen”, felicitó AGL a estudiantes en Chulumani. “Ahora que venía en el helicóptero veía gente, pero veía más movilidades que gente, todos tienen su carrito, chuto, no importa”. 
           
No interesa que ese mismo municipio no tenga alcalde hace meses, sumido en el abandono, aislado aún más después del fracaso de los ingenieros militares en la pavimentación de la carretera a La Paz. Este año ni hubo procesión en homenaje al patrono San Bartolomé porque la basura copaba la plaza. ¡Qué importa el saneamiento básico a AGL o a las campañas del Ministerio de Comunicación!
           
En catorce años se ha destrozado la institucionalidad del país, cada vez a un precio más alto. ¿Para qué existe la Aduana si el propio vicepresidente felicita a los que pagaron coimas en la frontera y en cada tranca para tener su carrito chuto? Vehículos secuestrados a presuntos narcos terminan en manos de ¡jueces!
           
El FNDR se dedica a dar dinero al candidato masista para que asfalte calles paceñas sin consultar a la junta de vecinos legal, al POA municipal, a las autoridades elegidas legalmente. La normativa de autonomías municipales está añicos.
           
El Ministerio de Planificación y Desarrollo se encarga de financiar proyectos de cultura con base en proyectos (alguno “pre-fabricado”) para competir con las alcaldías, (sobre todo con La Paz), mientras el Ministerio de Cultura se dedicó más a organizar carreras de autos y motos y entregar dólares al museo ególatra que nadie visita.
           
Se conocen vanos esfuerzos de la sociedad civil organizada y de particulares para enfrentar los incendios provocados por turbas trasladadas para votar por el oficialismo. Así cambiaron el escenario político de Pando, no su desarrollo humano o social.
           
¡Ingenuos! Los incendios son parte del programa del MAS y cada día se complementan más detalles sobre ello. Sustitución de bosques, “nadie se atrevió a una medida de este calibre”. Así se hará, cueste lo que cueste.
           
Mientras, dos personeros ligados otrora a las fuerzas banzeristas y hoy furibundos masistas ingresan en concurso. Uno dice que en 200 años no habrá otro presidente como Evo Morales; el otro corrige, “en 500 años”. Los ciudadanos contestamos: “con ustedes en 50 años no habrá ni evos ni evas, ni bosques, ni agua para beber ni aire para respirar”.
           
Lupe Cajías es periodista 

Opinión

Noticias