Banner Torres del Poeta GIF Acceso a clientes

Opinión

29 de agosto de 2018 13:34

¿Por qué llegó el 21060 hace 33 años?

ANF-UCB 728x90px

¿Usted recuerda la complicadísima década de los 80?, la primera mitad transcurrió de la primera y única presidenta que tuvo el país (Lida Gueiler Tejada, 1979-1980) a la última dictadura (García Mesa – Arce Gómez, 1980-1981), luego un gobierno de transición, para dar paso al primer gobierno de la época democrática (coalición UDP-MIR entre Hernán Siles Suazo y Jaime Paz Zamora, 1982-1985). 

Primera administración que en teoría le tocó gobernar con independencia de poderes, garantías y libertades constitucionales. Sin embargo, dicho gobierno encontraría resistencia por todo lado, el parlamento de mayoría opositora, muchos de los ellos rezagos de gobiernos dictatoriales precedentes, complotando contra las medidas que proponía el ejecutivo. Por su parte, las fuerzas armadas eran reticentes a dejar el poder en manos civiles.

A esta inestabilidad política acompañaba, y gatillaba la crisis social, la hipertrofia estatal, fruto de 33 años de un modelo económico, cuyos empleados respondían a la COB, otrora detractora de dictaduras y principal colaboradora del primer gobierno democrático, que terminó por volcarse para articular las demandas reivindicativas, y sabotear la política gubernamental, distorsionándola o directamente no ejecutándola. 

A los sectores tradicionales como mineros y maestros se sumaban en el conflicto otros como comités cívicos y juntas vecinales, al tiempo que se reactivaban sectores estratégicos como la banca, oscilando entre 302 y 500 conflictos por año, entre paros y huelgas de toda clase, dos tercios de los cuales de índole salarial. Todo esto terminó por paralizar el aparato productivo del país y la administración del Estado, quitándole toda autoridad.

Cerrando el círculo vicioso, con una caída anual de casi el 2% de la producción, se hacía más difícil satisfacer hasta las necesidades más básicas. El que quería pan debía madrugar, para el resto de los productos de la canasta familiar, se repartían cupos, que llegaban intermitentemente a la población, debido a la corrupción generalizada. Por su parte, los comerciantes cometían agio y especulación con los artículos de la canasta básica, muchos de ellos se enriquecieron a costa de las necesidades de la población.

Catalogados como campeones mundiales de hiperinflación con casi 12.000%, los sueldos se pagaban con bastones de billetes, las billeteras eran gangochos, el costo de impresión de los billetes era superior a su valor nominal.

Los ahorros de la población en las instituciones financieras se esfumaron gracias a la desdolarización, empobreciendo a muchos y enriqueciendo a pocos. Muchos prestatarios estuvieron a punto de enloquecer por el incremento desmedido de lo adeudado por el tipo de cambio que pasó de 68,42 bolivianos por dólar en 1982 a 1.917.517,67 en 1986. El libre cambio se convirtió en enemigo público, persiguiendo a los que se dedicaban a dicha actividad, mientras que la población trataba de ahorrar en dólares y ocultarlo bajo sus colchones.

El gobierno terminó por hacerse harakiri al suspender el pago de la deuda externa, sin considerar que, prácticamente su única fuente de ingresos eran los créditos internacionales, mismos que fueron cortados inmediatamente por los acreedores.

Todo esto obligó a adelantar un año las elecciones, siendo ganador el MNR con la dupla Víctor Paz Estenssoro – Julio Garrett Ayllón (1985-1989), quienes, el 29 de agosto de 1985 promulgaron el programa de estabilización económica, el D.S. 21060, “medida no estrictamente coyuntural, una coyuntura que puede durar 20 años” (VPE), estabilización que seguimos disfrutando hoy, 33 años después.

Gráfico # 2

Fuente: INE      Elaboración propia

Juan Pablo Quiroz es Economista

26_untitled
portal

Opinión

Noticias