Opinión

5 de diciembre de 2018 18:17

Cuando Gobiernas con la Mentira


Un ajuste de cierta famosa canción de la época de la dictadura chilena a la actual tiranía boliviana podría decir así: “verdad es un asunto, mal manejado por tres, verdad es presi, vice o minister”. Claro, a estos tres se debe incluir a miles de personajes que viven y se enriquecen de la dadiva estatal, que, de otro modo, no podrían, como los tribunos.

Uno de los dueños de la verdad indicó que su postulación se debió a una invitación de la COB, que fue un cambio de opinión y, por último, “por el peligro de que la administración del Estado pase a manos de personas que no saben”.

Primero, según los reportes de prensa, la COB no estaba de acuerdo con él, incluso presionó para que sea un obrero el acompañante del inconstitucionalmente habilitado rererepostulante, pero para que den vía libre a su ilegítima e ilegal postulación negociaron a cambio varios ministerios y vaya a saber qué más.

Segundo, la nominación del binomio del proceso de cambio solo confirma que es una estrategia a largo plazo, muy bien planificada, misma que requiere de mucha paciencia y disciplina, de constantes ajustes y aprovechamiento de oportunidades, mismas que se generan gracias la cooptación de todos los poderes del Estado, no apto para libre pensantes ni mucho menos gente con escrúpulos.

El Referéndum del #21F fue el inicio, la caída fue proporcional al EGO, nunca se les pasó por la cabeza que lo perderían, escupieron arriba y les cayó en la cara. En su frenesí, se adelantaron a indicar que el plebiscito se ganaba por un solo voto y que respetarían sus resultados, y que si perdían, se iban, pero que si EGO se iba, el sol se ocultaría y todo sería tristeza. Pero pasó lo impensable, ¡perdieron el referéndum y luego la dignidad!, sin embargo, para el pueblo, el sol brilló con más fuerza y todo fue alegría.

Se pensaba que cumplirían con su palabra, uno se iría a su chaco con una catorceañera y, el otro, a dar docencia, lo que dejaba al resto con sus ganas de seguir lucrando a costa del erario nacional. Así que empezaron con una estrategia para hacer cambiar de opinión las reinas de la fiesta, ajustada como anillo al dedo: la caída de sus circunstanciales aliados de la región, ya sea por culminación de mandato o por escándalos de corrupción; y los procesos judiciales que iniciaron a los mandatarios salientes del ALBA, alertaron que no era buena idea irse por las buenas. Había que aferrarse al poder, o el poder se les volvería en contra, en especial cuando abusaron tanto de él. La cascada de denuncias de corrupción e ilegalidades, al punto que hubo un cartel internacional de contrataciones estatales directas, aprisionamientos de gente inocente, construcción de canchitas en lugar de hospitales etc., obligando así a definirse, a salir del closet de la tiranía. Ningún apego abstracto a la norma rifaría la rererepostulación, y ahí no se menciona a sí mismo, por la antipatía que genera y lo sabe, solo menciona a su escudo, dando a conocer que quien se rererepostularía sería el otro.

A esto había que terminar con la polémica, en diciembre de 2017 anuncia públicamente que, directamente no se postularía: “Ese tema no está en debate, ya respondí hace varios meses atrás, ese es un tema que no está en debate […] es una decisión cerrada”,  haciendo referencia a su decisión tomada en diciembre de 2016.

Mientras la distracción fue lanzada, sus serviles presentaron un recurso abstracto de inconstitucionalidad, y ordenaron a sus funcionales tribunos a aprobarlo, fuera de sus competencias, claro está. Ahora la mentira aprisiona a la verdad, indicando que ya se cumplió el mandato del referéndum y que ahora se debe cumplir la sentencia del Tribunal que permite la inconstitucional rerererepostulación, ya que limitar el número de postulaciones, viola el derecho humano que tiene a la repostulación indefinida, derecho que se encuentra por encima de la Constitución, del referéndum en cuestión y de los derechos de toda la ciudadanía que votó en contra, no obstante a que seamos millones, iniquidad que fue consumada por otra instancia tribunal, pero igual de servil, eliminando cualquier vestigio de dignidad que les quedaban.

Por último, el hecho de que la administración del Estado pase a manos de quien no sabe, no es en sí una mentira, por el contrario, fue una de las pocas veces que se a sinceró, no desea entregar el poder a absolutamente a nadie y el hecho de que se repostulen inconstitucionalmente indica que no lo harán para perder, usaran todos los bienes del Estado para tal despropósito, tal como están acostumbrados.

Pero al final de cuentas, quien le suceda, lo definiremos nosotros. No son los dueños del país, aunque en su extravío así lo crean, y tendrán que irse, no a dar docencia, porque adolecen el mismo problema que para rererepostularse, aunque fueron nombrados Doctores Honoris Causa, no cumplen con los requisitos, mismos que se encuentran enmarcados en la ley, ser profesional es uno de ellos. Tampoco podrían irse a sus chacos con menores de edad, ya que también es ilegal y tan pronto dejen el poder, tendrán que responder por sus actos, así como aquellos que desconocieron la normativa nacional y les dieron vía libre para manjar el país como se les antoje, burlándose de la ciudadanía.

Juan Pablo Quiroz es economista