escritorio (1)

Opinión

17 de febrero de 2018 10:17

¿Quién es responsable?

ESCRITORIO 1

En el ultimo Carnaval 2018 del departamento de Oruro, más conocido como la Obra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, se suscitaron hechos que llamaron la atención de propios y extraños, que convulsionaron no sólo a la ciudad sino a todo un país.  A la fecha no se sabe con precisión qué es lo que realmente pasó, porque se encuentra en proceso de investigación, de carácter reservado, por parte del Estado boliviano. Sin embargo, la realidad es que existen varios heridos de gravedad, muchos de ellos posiblemente se quedarán con alguna discapacidad en el futuro, otros han perdido lo poco que tenían, sus herramientas de trabajo, para llevar el pan de cada día y lo más dramático es la pérdida de seres humanos inocentes, en ambos casos dos familias íntegras que dejan luto y dolor a toda Bolivia.

Hoy, después de vivir momentos de tensión, pánico y zozobra, luego del segundo estallido del día martes de Ch´alla, nos preguntamos ¿quién tiene la culpa? ¿cual es el análisis de los orureños, en nuestros hogares, desde ese fatídico día? ¿es la falta de empleo que obliga a familias íntegras a vender en las calles para llevar el sustento al hogar? ¿son los índices de pobreza que se agudizan porque no existe la estabilidad económica que tanto profetizan desde el gobierno?¿es acaso el Gobierno Municipal de Oruro que no controla a través de sus Unidades Municipales la venta de alimentos, los asentamientos que existen en la ciudad? y ¿dónde queda la organización de nuestro preciado Carnaval? ¿acaso la Alcaldía brinda comodidad para estos asentamientos? 

Cuánto duele ver imágenes de desesperación, cuando ni siquiera bomberos, ambulancias, médicos y paramédicos pueden llegar al lugar de los hechos por ese desorden de puestos de venta legales o ilegales. ¿Cuántos tendrán las autorizaciones correspondientes?

Y desde el Gobierno Departamental, en concordancia con  otras instituciones,  como la Secretaria de Turismo, la Policía Departamental ¿cuanta seguridad se brinda? ¿se conocerá cuántos extranjeros ingresan en esos días? ¿cuál el Plan de Seguridad Ciudadana, no sólo en la ruta de la Entrada de Peregrinación sino a su alrededor y en el conjunto de la ciudad? 

Éstas y seguro otras interrogantes invaden en todos los hogares bolivianos.
 
Luego del caos, ¿quién debe asistir a los heridos y fallecidos?, ¿el Estado? ¿las instituciones orureñas? ¿los ciudadanos organizados por un sentimiento de solidaridad?. En este punto vuelven a nuestra mente las imágenes de las movilizaciones del sector médico, la falta de hospitales y especialistas ante una tragedia en Oruro (y de seguro en muchas otras ciudades) que obligan a derivar pacientes de emergencia a la ciudad de La Paz. ¿Y qué del Seguro Medico Universal, prometido por varias gestiones, con el que no cuenta la mayoría de la población y debe mendigar por medicamentosos y ayuda?  

Es inevitable que cuando analizamos este tema no deja de repercutir en las conversaciones que, a falta de hospitales y especialistas, tenemos muchas canchitas de césped sintético, que no ayudan para nada y así la desgracia ocurrida lleva de un tema a otro para reflexionar.

La única verdad por ahora es que han lastimado el orgullo del Orureño, la salvaguarda y protección de su Patrimonio; no faltó quien afirmase cuán seguro es llegar a nuestro carnaval aunque lamentablemente no está en manos de nosotros el cuidar todos estos pormenores. La última pregunta que me hago es si ¿los orureños tenemos autoridades al nivel de nuestro Patrimonio para quererlo, organizarlo pero sobre todo para cuidarlo?

Esto no termina aquí aún hay mucho por decir, todo un país espera con ansias una respuesta del Estado; al menos queda la esperanza de tener una investigación clara y certera que permita devolver el sueño tranquilo a los orureños y que nunca más se repitan estos hechos, no solo aquí sino en ninguna parte de Bolivia.

Aún hay mucho por reflexionar.

Carla R. Sandy Claure es administradora de empresas. 
Twitter: @CSandyC