Acceso a clientes

Opinión

2 de enero de 2021 09:56

Doce uvas por Bolivia


Subir gradas, contar dinero, vestir ropa interior de determinado color, comer uvas, son algunos de los rituales personales que se practican la noche de año nuevo y son expresiones, de los deseos de que el año que se avecina sea venturoso y mejor que el que se deja.

En retrospectiva lo que vivimos como humanidad, el 2020, fue inédito y feroz. Hoy despedimos un año fatídico, y recibimos otro en el que depositamos nuestras esperanzas de mejores días. Podemos hacer el ejercicio de hacer un balance breve de temas centrales y pendientes; y a la vez pedir 12 deseos, comer doce uvas por Bolivia.

1)  La COVID-19, se llevó a más de nueve mil compatriotas bolivianos y desnudó un sistema de salud endeble. El 2021, nos tocará enfrentar el rebrote, y deseamos que el sistema y las políticas de salud sean la prioridad de todos los niveles de gobierno.

2)  Arrastrábamos un contexto violento y de alta polarización política, que con pandemia incluida, resolvimos en las urnas en octubre de 2020. Ahora pidamos sanar las heridas  y los odios que quedaron en la sociedad civil, tender puentes y encontrar puntos comunes de diálogo para reconstruir el país será una tarea nodal del actual gobierno y de toda la sociedad.

3)  Más de 5 millones de hectáreas en la chiquitanía, chaco y amazonía ardieron, y se produjo la afectación a los ecosistemas, y la muerte de incontables animales de diversas especies. Deseamos este 2021, que las leyes ecocidas, sean abrogadas, y se priorice políticas sustentables que vayan acorde a la preservación de la naturaleza.

4)  A nivel nacional en lo que va del año 113 mujeres han sido asesinadas cobardemente por sus parejas sentimentales. Deseamos que desde las instancias del Estado, y la sociedad civil, se hagan los mayores esfuerzos genuinos por abordar la problemática del feminicidio de manera seria y eficaz en la medida de su gravedad.

5)  Alrededor de medio centenar de niños y niñas menores de doce años, perdieron la vida en manos de adultos este año. Deseamos que todas las instancias estatales, tomen cartas en el asunto, y se de la priorización y atención debida al infanticidio, pues es una problemática atroz, dolorosa y vergonzosa que cargamos como sociedad.

6)  La justicia hasta el momento ha mostrado su dependencia al gobierno de turno. Urge reformarla, y apuntar a lograr su independencia de los otros poderes del Estado. Deseamos que este 2021, se termine la judicialización de la política.

7)  La pandemia ha mostrado de manera cruenta, las desigualdades sociales existentes en el país en todas sus dimensiones. El 2021 urge atender el sector productivo, generar empleo, y dinamizar la economía priorizando a los sectores más vulnerables que viven del día a día. 

8)  Este año de pandemia, el arte, los espectáculos, la música, la visita a museos y toda muestra artística desde cualquier punto del planeta, han eludido las distancias y han llegado hasta nuestros hogares gracias al internet. La cultura fue vital en sobrellevar el encierro. En Bolivia, el 2020, mantener el Ministerio de cultura, fue considerado un gasto absurdo. Deseamos que el 2021, se invierta más en la cultura y las instancias que se encargan de ella. Es vital apoyar e incentivar el trabajo de artistas y gestores culturales.

9)  El 2020, niños y jóvenes dejaron de estudiar porque simplemente se clausuró el año escolar. Deseamos que el 2021 la educación sea una prioridad auténtica que merezca la inversión, y se hagan los mayores esfuerzos por mejorarla.

10)  Ya casi finalizando, en 2020 se desnudaron acciones políticas, abusivas y verticales dentro el MAS rumbo a las elecciones subnacionales, sin embargo, han surgido alternativas independientes que pueden trazar un proyecto político distinto. Deseamos que candidaturas como las del Mallku, Eva Copa, Franclin Gutiérrez, sean la renovación de opciones políticas indígena-populares, que abran camino y la posibilidad de construir proyectos honestos, antimachistas y apegados a las necesidades de la gente.

11)  En Cochabamba, una de las ciudades más contaminadas de América Latina, con escasea cobertura arbórea, las construcciones municipales y de todo tipo se han ensañado con los árboles. Este 2020, el proyecto de construcción de un distribuidor vehicular, supone la tala de árboles, lo que supone, la alteración de ecosistemas, disminuir la calidad de aire y de vida. Deseamos que el 2021, se salven los más de cuarenta árboles de la Melchor Urquidi y alrededores, y que la ardua tarea de un colectivo que los protege no sea en vano.

12)  El doceavo deseo le dejo a cada quien para comer la última uva pidiendo aquello que más anhela para nuestro país.

A pesar de todo, debemos agradecer por la vida, por un año más y a cada lector y lectora le hago llegar mis mejores deseos para que el 2021 les brinde aquello que más quieren o les hace falta.

Gabriela Canedo es socióloga y antropóloga.

Opinión

Noticias