Opinión

15 de diciembre de 2016 15:46

LA DEBILIDAD DE LOS PODEROSOS


Dos libros de autoridades gubernamentales presentados en espacios públicos, un documental promovido por el Ministerio de la Presidencia para difusión masiva en salas de cine e innumerables discursos, declaraciones, etiquetas, difamaciones y expresiones contra medios de comunicación y periodistas son parte del repertorio polifónico que el actual gobierno ha interpretado a lo largo de este año en torno al caso Zapata-Morales.

Lo anterior busca desesperadamente imponer la idea de una supuesta conspiración que permita a sus responsables justificar ante el Presidente la derrota en el referéndum del 21F y procurar convencer a sus bases de que ésta se debió a una confabulación que perforó los fundamentos del proceso de cambio gubernamental (léase lograr que Evo Morales permanezca en el poder), por lo que “la mentira” sería, en esa tesis, la causa que invalida la voluntad popular expresada en dicho referéndum. En otras palabras, como se perdió, no vale y es preciso justificar -a riesgo de caer en lo absurdo- mediante la ficción creada de una “mentira” que lo explica todo.

Al parecer, toda la carga agresiva de algunos miembros del gobierno no hace más que evidenciar su carencia de argumentos y convicciones profundas sobre el proyecto político que lideran. Y si es así, simplemente están proyectando sus miedos y fantasmas porque no les acompaña la fuerza de la verdad. ¿A qué le temen? ¿puede más el temor a perder el poder y que se les juzgue según sus acciones? ¿es tan incómodo tener dinero, poder y dominio y ver que en el fondo no controlan nada? Quien cree de verdad en lo que predica no precisa agredir a nadie para convencer. 

Nunca dejará de sorprender a la humanidad la debilidad de los poderosos. Cuando sienten afectado su único tesoro (el poder) es cuando pueden mostrarse de manera más perversa, momento en el cual sus sentidos se embotan, comienzan a crear ficciones que les satisfagan y sustituyen la realidad por aquello que quisieran ver. La redención es posible si hay disposición de reflexionar y cuestionar las propias acciones, pero eso supone no aferrarse al poder y salir de su ensimismamiento.

La Agencia de Noticias Fides (ANF), aludida con mala fe en diversas ocasiones por distintas autoridades, sostiene que su compromiso principal es con las personas de nuestra sociedad, para colaborar en la construcción de la democracia, la justicia, la solidaridad con los más pobres, así como la defensa de la verdad y la libertad. En este empeño lleva más de medio siglo y, consciente de sus limitaciones, desea reafirmar los principios que guían toda su actividad y se reflejan diariamente en el esforzado trabajo profesional de todo su personal.