Banner Torres del Poeta GIF Acceso a clientes

Opinión

14 de mayo de 2020 11:26

ANTE PUBLICACIONES CON OSCUROS INTERESES QUE PRETENDEN DAÑAR A ANF


Publicaciones realizadas por Detrás de la Verdad y Radio Kawsachun Coca, cuyo tenor y contenido son prácticamente idénticos, pretenden vincular un financiamiento -para proyectos de investigación y reportajes periodísticos al que la Agencia de Noticias Fides (ANF) postuló- con un supuesto favorecimiento a lo que ellos denominan “golpe de Estado” contra el expresidente Evo Morales.

ANF, en apego estricto a sus principios y valores sostenidos durante más de medio siglo, expresa su absoluto rechazo y protesta ante tales aseveraciones que son carentes de todo fundamento, calumniosas, alejadas de la veracidad e infamantes, que lo único que buscan es dañar la imagen de este medio de comunicación, que siempre ha tenido el valor y la solidez moral para actuar con sentido crítico frente a todo poder e interés económico.

Lo que tales publicaciones evidencian es que existen oscuros intereses que las condicionan, para crear una realidad paralela en la que sus fantasías cobran sentido, sus imaginaciones conspirativas se validan o simplemente que dichos intereses, políticos y económicos, han sido tan fuertemente afectados que no les queda otra salida que atacar a quien en su deliro consideran “enemigo”.

A quienes digitaron dichas publicaciones, ANF desea dejarles en claro que su prestigio y dignidad institucional no se negocia por un plato de lentejas, por muchas que sean las carencias que ha tenido que sobrellevar durante más de una década y hasta ahora, no recibiendo los beneficios selectivos en la pauta publicitaria que otros obtuvieron; así también les quiere recordar que no todos son capaces de vender su conciencia; todas sus actuaciones han sido, son y serán transparentes, honestas y susceptibles de cualquier fiscalización.

A quienes publicaron que ANF recibió dinero para actuar a favor o en contra de alguien es necesario recordarles que tendrán que demostrarlo, con pruebas documentadas, ante autoridad competente, para probar las aseveraciones que tan sueltos de cuerpo han proferido.

A quienes usan la calumnia y la distorsión como armas y desean mancillar la imagen de ANF, bueno es recordarles que, parafraseando el Evangelio, no hay nada escondido que no llegue a saberse, ni nada oculto que no llegue a ponerse en claro, y eso da en el clavo del uso interesado y parcial de información que están haciendo. Por ello, también es bueno que se enteren que para subsistir durante las últimas décadas la Agencia de Noticias Fides –que no ha percibido de parte del Estado, en promedio, más de seis mil bolivianos por mes, por suscripciones o publicidad- debe recurrir a financiamiento externo, postulando a proyectos, fondos concursables, junto al servicio de suscripción, con pocos clientes.

El financiamiento desde la cooperación internacional, fundaciones, entidades religiosas que ha venido recibiendo ANF es diverso, por lo que si pretenden ir “detrás de la verdad” deberían “investigar” para saber que son diversos los canales de ayuda y fondos de proyectos que permiten a la Agencia sobrevivir, literalmente sobrevivir. De otro modo, actuando como emisaria de los poderosos, gozaría de la bonanza económica que a algunos alcanzó.

La información sobre el financiamiento de dos proyectos de parte de la National Endowment for Democracy (NED), para las gestiones 2018-2019 y 2019-2020, que compartieron como “gran hallazgo” es información de consulta pública, cualquiera puede consultar qué y a quiénes financia esa entidad privada. Además, no se tomaron la molestia de traducir e indicar para qué se otorgaron esos fondos.

¿Por cuál de nuestras noticias, reportajes, crónicas o editoriales nos acusan? Todo ese material es público y se ciñe a los preceptos éticos y criterios del periodismo independiente, libre, por ello, responsable.

¿Será por las crónicas sobre vulneración de derechos políticos a mujeres campesinas, o tal vez por las investigaciones de la explotación ilegal del oro en la Amazonía; quizá sospechan que elaborar más de 50 noticias sobre el drama de los pacientes con cáncer y ayudar a que la familia de una mamá agonizante reciba colaboración antes de fallecer tenían un afán desestabilizador? ¿Acaso piensa Kawsachun Coca y Detrás de la Verdad que publicar información sobre detenciones ilegales, vulneración de derechos humanos, de la naturaleza y de pueblos indígenas, evidenciar casos de corrupción en distintos niveles de gobierno o las problemáticas en los recintos penitenciarios y hospitales son el trabajo periodístico perfecto para contribuir a supuestas agresiones y un supuesto “golpe de Estado”?

Lejos de nosotros pensar que para hablar de democracia y procesos electorales los medios de comunicación deben seguir un libreto, dar voz sólo a algunos o no informar sobre lo que se logra ver (salvo que la miopía agudizada y patrocinada lo prohíba). El que algún medio no diga lo que algunos políticos quieren escuchar no significa que por detrás hay alguien que le pasa billetes, eso funciona con “periodistas” y medios de comunicación que creen que todos son de la misma condición, y que en su “denuncia” se traicionan.

Para los temas arriba apuntados se consiguió el financiamiento de parte de la NED y otros financiadores. ANF no tienen nada que ocultar, nada que haga “por debajo”, y por ello puede preguntar con libertad de espíritu ¿en qué afectó los intereses de quienes hacen indisimulados señalamientos a ANF para que se decidan a apuntarnos con el dedo acusador? Tal vez en la respuesta se manifiesten claros esos oscuros y siniestros intereses.

Opinión

Noticias