Opinión

21 de julio de 2021 12:33

¿La economía plural como modelo económico de un Estado Plurinacional Federal?


El Artículo 306 de la actual Constitución Política del Estado dice: "La economía plural está constituida por las formas de organización económica comunitaria, estatal, privada y social cooperativa". A continuación, se presentan breves comentarios sobre las cuatro formas de organización económica plasmadas constitucionalmente, con la intención de indagar superficialmente la vigencia del modelo de economía plural en un contexto federal.

La forma de organización económica comunitaria es el régimen de producción más antiguo y común en la historia humana, prevalece en múltiples territorios alrededor del mundo. Al respecto, el año 2009, la doctora Elinor Ostrom recibió el premio nobel en ciencias económicas por su investigación sobre los sistemas de gestión de economías comunitarias, demostrando que la gestión comunitaria de los recursos conlleva en el tiempo mayores beneficios para la sociedad y la naturaleza, en comparación con las gestiones privada y estatal. Si bien en Bolivia son las Naciones Indígenas quienes conservan la organización económica comunitaria desde tiempos milenarios, recién en la nueva Constitución es reconocida por el Estado. La historia de la resistencia indígena es también la historia de la supervivencia del régimen comunitario de producción.

La forma de organización económica social cooperativa surge en 1825 cuando se crea la primera cooperativa en New Harmony, E.E.U.U, por iniciativa del industrial escocés Robert Owen, con el objetivo de constituirse en alternativa de la producción capitalista. Owen es precursor del cooperativismo y el comunismo como formas de organización de la autogestión obrera. El Estado boliviano reconoce a las cooperativas desde 1938. La experiencia cooperativa en Santa Cruz fue vital para su formación histórica y será esencial en su porvenir. Adicionalmente, como alternativa a la autogestión obrera, la nueva Constitución crea la figura de las empresas sociales, con el objetivo de posibilitar la transferencia de propiedad de una empresa privada en quiebra a manos de sus trabajadores, para continuar con el funcionamiento de la empresa. La empresa social puede constituirse en cooperativa o mantenerse como empresa social, en ese caso, la propiedad accionaria puede ser compartida entre los trabajadores conservado mayoría accionaria intransferible, con socios inversionistas.

La forma de organización económica privada se constituye de dos grupos, por un lado, por las y los trabajadores por cuenta propia, como gremialistas, artesanas, campesinas, técnicos y profesionales independientes, etc., es decir, personas y grupos de personas que trabajan para sí. El otro grupo corresponde a las empresas privadas, contratan bajo dependencia salarial a trabajadoras y trabajadores en el marco de la ley general del trabajo; su finalidad es generar lucro para las y los propietarios de las empresas. En términos económicos podría decirse que la forma de organización económica privada, es el marco institucional en el que se desenvuelven las relaciones de producción capitalista.

La forma de organización económica estatal está constituida por las empresas públicas, suimportancia radica, entre otras cosas, por su carácter social y de interés público, por ejemplo, interviniendo en sectores en los que no invierten las empresas privadas para complementar y dinamizar las fuerzas productivas del trabajo, participando como competidor en un mercado monopolista o monopolizando alguna actividad económica. Efectivamente, la intervención del Estado en la economía pretende contener los ciclos capitalistas a fin de evitar las crisis o incentivar el crecimiento para superarlas. La vulnerabilidad de las empresas públicas es el grado de subordinación a las decisiones político ideológicas del gobierno de turno.

En conclusión, la idealización de un Estado Federal debe solidificarse a partir de la asimilación del modelo de economía plural, porque, simplemente, las distintas formas de organización económica son resultado de siglos de acumulación de saberes y luchas, su aparición o desaparición no dependen de leyes, la historia boliviana nos lo grafica claramente. Por ejemplo, el régimen comunitario de producción, a pesar de ser varias veces prohibido desde la era colonial, gracias a la lucha y sabiduría de las naciones originarias prevalece al día de hoy. O, también, por su lado, para la constitucionalización del régimen cooperativista de producción, la clase obrera tuvo que organizarse y luchar durante décadas antes que el Estado las acepte legalmente, estaban prohibidas. Podría afirmarse que, gracias a la organización y lucha constante de la clase obrera boliviana desde fines del siglo 19, el sistema cooperativo beneficia de alguna manera a millones de personas en el territorio nacional.   

Diego Moscoso es economista de la UAGRM

Opinión

Noticias