1 BANNER ALCALDIA ESCRITORIO

Sociedad

18 de noviembre de 2020 13:05

Yucumo, una población entre dos bloqueos

El departamento del Beni fue una de las regiones más golpeadas por el Covid-19, con 7.295 casos confirmados hasta la fecha. En la mayoría de las poblaciones de la región, los sistemas de salud colapsaron y el personal médico fue insuficiente.

Inf 12 Tapa Ilustración: Sofi Cadena

La Paz, 18 de noviembre (ANF).- Antes de los bloqueos del mes de agosto, convocados por la Central Obrera Boliviana (COB) y organizaciones afines al MAS, los pobladores y sectores sociales de Yucumo ya habían llevado adelante uno, pidiendo equipo médico, profesionales médicos y medicamentos que habían escaseado durante el pico de la pandemia del nuevo coronavirus (Covid-19) en el Beni.

Yucumo es una población ubicada al borde del departamento del Beni, es la puerta de entrada para los viajeros que llegan desde La Paz. Es un pueblo de paso en la carretera, cercano a la ciudad de San Borja.

“La Primera medida que tuvimos fue un bloqueo en plena pandemia, porque no teníamos doctores ni medicamentos, esta medida fue en beneficio de toda la población”, declaró Lidia, una vecina de Yucumo.

Esta población tiene una vida política muy activa; sus habitantes están organizados mediante una Fejuve (Federación de Juntas de Vecinos), pero además existen sectores sociales con fuerte presencia como los interculturales, la COB y por supuesto las organizaciones indígenas.

Varios vecinos y miembros de esas organizaciones reconocen que el bloqueo es un acto perjudicial para la sociedad, sin embargo, también coinciden en que no hay otra forma de hacerse escuchar.

“Es la única forma de presionar para obtener algo, en nuestro país se ha visto hoy por hoy que el bloqueo ya es normal, pero no debería ser así”, aseguró Víctor Flores, coordinador del sector 7 de Yucumo.



La pandemia golpeó primero

El departamento del Beni fue una de las regiones más golpeadas por el Covid-19, con 7.295 casos confirmados hasta la fecha. En la mayoría de las poblaciones de la región, los sistemas de salud colapsaron y el personal médico fue insuficiente. En el caso de la provincia Ballivián, donde se encuentran las poblaciones de Rurrenabaque, San Borja y Yucumo, también se vivieron momentos muy difíciles.

“Hubo dos bloqueos en Yucumo, uno en Puerto San Lorenzo, por una necesidad urgente; San Borja no nos hacía caso, no nos daba luz verde a las necesidades que pasábamos con medicamentos, indumentaria de seguridad, no teníamos médico, no teníamos enfermera, no teníamos nada; cartas y más cartas se iban al tacho, entonces en reunión de presidentes de zona decidimos hacer un bloqueo con la Fejuve a la cabeza”, relató Israel Bravo, presidente de la zona El Carmen de Yucumo.

Dos días de bloqueo fueron suficientes para que la alcaldía de San Borja dotara a la población de oxígeno, material de bioseguridad e insumos médicos, para contrarrestar en algo los embates de la pandemia.

“Hemos conseguido dos botellones de oxígeno, hemos conseguido dos médicos, una enfermera y una licenciada y camas, nosotros teníamos ya listos los ambientes para los enfermos de Covid, para los que van a hacer cuarentena, así que lo que nos faltaba eran los demás equipos, para seguridad, para la salud de las personas”, recordó Bravo.

El bloqueo político

Una vez solucionado el problema sanitario en Yucumo, llegó una segunda convocatoria de la mano de las protestas nacionales. Ahora la decisión fue política. Las principales organizaciones sindicales y gremiales del país, a la cabeza de la COB, decidieron ir a un paro indefinido con bloqueo de caminos: el motivo: exigir elecciones generales para el 6 de septiembre. En Yucumo la población tuvo que decidir entre cuidar la salud o exigir una fecha fija para las elecciones.

“No se podía evitar porque salía políticamente la medida, somos un pueblo chico, si todos hubiéramos consensuado a no tener bloqueo no pasaba nada, pero no fue así, entonces el único que no quiso salir al bloqueo fue mi persona, no quise exponer mi vida, mi salud, soy de tercera edad y quise guardar la salud de mi zona”, dijo Bravo.

El bloqueo fue apoyado por la mayoría de la Fejuve. A pesar de entender que esta medida era eminentemente política, la ciudadanía de la población acató las decisiones sindicales, que llegaban desde otros departamentos, y que eran aprobadas por las organizaciones de Yucumo.

“Los comunicados venían de arriba como le digo, venían de más allá, venían de La Paz, venían de Oruro, no sé de dónde venían, y los otros dirigentes incitaban a la gente, a que continúen con el bloqueo, hasta que la presidenta Añez regrese a la primera fecha de las elecciones que era en septiembre”, agregó.

Al igual que Bravo, muchos dirigentes y vecinos estaban en desacuerdo con la medida, al considerarla política, sin embargo, una larga tradición de organización de la población pesó sobre ellos, y ninguna persona se opuso abiertamente al bloqueo, que terminó extendiéndose por dos semanas.



/ANF/




1 BANNER ALCALDIA CELULAR R

Noticias relacionadas:

Opinión

Noticias