Sociedad

20 de julio de 2021 19:06

Una mamá denuncia que médicos no quieren atender a su hijo con cáncer terminal porque tiene Covid-19

“Solo pido una atención digna para mi hijo, los médicos que en vez de salvar la vida le están haciendo un daño irreversible como la doctora Bolivia B.”, se lamenta entre sollozos.

ta (2) Imagen referencial. Foto: ANF
Jub10

La Paz, 20 de julio (ANF). – Desde hace más de dos semanas que Rocío peregrina por atención médica en el hospital de Clínicas de La Paz para su hijo, Luis Ramos, un joven de apenas 22 años que padece cáncer en etapa avanzada y requiere atención urgente por su enfermedad, pero que no puede acceder a la misma debido a que el 7 de julio dio positivo a coronavirus (Covid-19).

Rocío relata a ANF que el pasado 4 de julio tuvo que llevar a su hijo de emergencia a Urología del nosocomio porque requería el cambio del catéter de nefrostomía, que tiene para aliviar una obstrucción del sistema urinario que aparentemente había ocasionado la radioterapia que realiza. En el hospital le hicieron una ecografía de emergencia y laboratorios para verificar el funcionamiento de la nefrostomía. También le pidieron una prueba de Covid-19 y el 7 de julio sus resultados arrojaron que era positivo al virus.

Desde esa fecha, la progenitora dice que comenzó una agonía para su hijo pues no recibió atención oportuna pese al dolor por su enfermedad avanzada. Los médicos le pidieron esperar hasta que dé negativo, pero la desesperación al ver a su hijo sufrir hizo que siga insistiendo sin recibir una respuesta positiva, pese a que un oncólogo ya había dado la orden de que se le cambie el catéter obstruido.

“Porque mi hijo dió positivo para Covid-19 no lo quieren atender. La doctora Bolivia B. que lo atiende al ver los resultados dijo que no lo podían intervenir. Le expliqué que mi hijo sufría por los dolores en los riñones, pero ella me dijo que no pasaría nada y que volvamos a sacar otra prueba de Covid y de acuerdo a eso se vería la forma de atenderlo”, cuenta.

Afirma que el 9 de julio, Luis se tomó una nueva prueba y los médicos le pidieron un nuevo catéter que le costó Bs 3.000, un dinero que apenas pudo reunir. Los resultados salieron el 12 de julio y seguían saliendo positivo.

“Los médicos me dicen que no se puede hacer nada hasta que dé negativo, peor mi hijo ya no podía sentarse ni caminar y menos dormir por el dolor fuerte que tiene en los riñones y eso les dije a los doctores, pero me respondieron que todo era por la radioterapia, pero no es eso, sino el catéter que se ha salido y le está ocasionando todo ese daño. Ahora ellos dicen que no pueden atenderlo por miedo a dañar su riñón e intestinos, cosas que antes no me dijeron, ponen excusas tras excusas. Solo pido por amor a Dios que me ayuden”, clama desesperada.

Comenta que ante la falta de respuesta decidió enviar una carta al director del hospital de Clínicas, Óscar Romero, para pedirle ayuda con el fin de acelerar la atención a su hijo y llamar la atención a quienes considera son “malos médicos”.

“Solo pido una atención digna para mi hijo, los médicos que en vez de salvar la vida le están haciendo un daño irreversible como la doctora Bolivia B.”, se lamenta entre sollozos.


Rocío, la mamá de Luis clama por ayuda.

La Secretaria de fiscalización de la Asociación de Pacientes y Familiares con Cáncer, Susana Zuazo, cuestiona la poca empatía de los galenos y reveló que desde el Ministerio de Salud hay un protocolo para atender a pacientes con cáncer infectados con Covid-19.

“La doctora Reyna Copana, representante del Programa de Lucha contra el Cáncer, ha enviado un documento que instruye un protocolo para atender a los pacientes con cáncer y que tienen Covid, pero vemos que no es así, que no se cumple. Es una pena que la señora (Rocío) esté luchando semanas para que atiendan a su hijo que tiene un cáncer terminal”, indica.

Zuazo lamenta que algunos profesionales del nosocomio miraflorino, sobre todo del servicio de urología no brinden una atención oportuna a los enfermos con cáncer, cuando a nivel mundial e incluso en la seguridad social la atención es normal.

“En todo el mundo ya hay protocolos, incluso en la Caja dan todo tipo de tratamientos a los enfermos con cáncer y Covid-19. Incluso nosotros hemos pedido a la doctora Copana que intervenga y pese a que se ha comprometido no hemos visto los resultados”, afirma.

Rocío es madre y padre para Luis y su hermana Johana de 17 años. No tiene recursos y lo poco que logra reunir con su trabajo de limpieza lo invierte en los medicamentos de su hijo. Pide ayuda para que se acelere la atención de Luis.

“Haré todo por la salud de mi hijo, es una gran impotencia ver sufrir a un hijo sin poder ayudarlo, pido justicia, no pueden dejarlo sin atención porque  su enfermedad es grave”, dice. Al mismo tiempo asegura que llegará a todas las instancias, como la Defensoría del Pueblo, para denunciar la vulneración a los derechos de Luis que espera intervención para que le cambien el catéter y pueda dejar de tener los dolores que padece.

/MLA//smr



Noticias relacionadas:

Opinión

Noticias