banner movil Torres

Sociedad

6 de diciembre de 2018 23:03

Paro cívico concluye con un muerto en Riberalta y violentos enfrentamientos en La Paz

Los cívicos calificaron de contundente el paro y el Gobierno optó por minimizar la jornada de protestas.

TSE Manifestantes en inmediaciones del TSE en La Paz. Foto: ANF.
yo-apuesto-por-bolivia

La Paz, 6 de diciembre (ANF).- El paro cívico de 24 horas contra la repostulación de Evo Morales a la presidencia, que se cumplió en ocho ciudades capitales y en algunas otras poblaciones intermedias, terminó con una persona fallecida en Riberalta y violentos enfrentamientos en inmediaciones del Tribunal Supremo Electoral (TSE) en La Paz.

En el caso de Riberalta, una mujer identificada como Suleydi Estívariz (52) falleció en medio de una discusión con los mototaxistas que realizaban un recorrido –según el Gobierno– por diferentes puntos de esta ciudad para obligar a la población a acatar la medida de presión.

Mientras la violencia se desató en La Paz cuando los manifestantes del 21F empezaron a concentrarse en la plaza Abaroa, donde están las oficinas centrales del TSE, para condenar la resolución del ente electoral, que habilitó al presidente Morales y al vicepresidente Álvaro García Linera para las elecciones de 2019.

Los manifestantes, pasada las 18:00, rodearon de manera masiva los predios del TSE y algunos de ellos lanzaron botellas y otros elementos a los policías, quienes luego gasificaron a los movilizados.

En medio de este conflicto, la presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia, Amparo Carvajal, llamó a la paz con lágrimas en los ojos, pero los jóvenes movilizados continuaron provocando a los policías, incluso lanzando piedras.

Finalmente, después de casi tres horas de tensión, la mayoría se retiró del sector y los uniformados empezaron de inmediato a despejar las vías que hasta entonces estaban todavía obstaculizadas con contenedores de basura.

En el resto del país también se registraron momentos tensos, pero sin mayores consecuencias. El ministro de Gobierno, Carlos Romero, minimizó el conflicto al asegurar que sólo cinco mil personas se movilizaron en distintos puntos del país, mientras los impulsores de la protesta calificaron de contundente el paro.

“Quiero felicitar al pueblo cruceño y al pueblo boliviano en general por su actitud y su vocación de civismo que mostraron en este día porque ha sido contundente el paro”, celebró el presidente del Comité Cívico Pro Santa Cruz, Fernando Cuellar.

En cambio la ministra de Comunicación, Gisela López, dijo que “no hubo paro” porque solamente se registraron “borracheras y churrascos”.

El presidente Evo Morales también minimizó la jornada de protestas durante su participación en un acto público en Villa Tunari, donde incluso aseguró estar dispuesto a dar seminarios a los líderes de las protestas para que aprendan a organizar al menos una marcha.

Asimismo afirmó que los vocales del TSE no son jueces para definir su candidatura porque su rol es netamente administrativo y conociendo esa realidad los políticos de la derecha mintieron a sus seguidores haciéndoles creer que lo podrían inhabilitar para las elecciones de 2019. 

“Compañeros hay que estar preparados, habrá cualquier amedrentamiento, cualquier mensaje de intimidación al pueblo para que Evo no sea ratificado, (…) no sé si se dieron cuenta con el tema de la candidatura a la presidencia, (pero) la derecha sabía exactamente que el rol del TSE es administrativo porque (sus vocales) no son jueces para definir si Evo es o no candidato, (…) el TSE tiene la obligación de respetar la sentencia constitucional y los de la derecha sabiendo eso engañaron a sus bases, mintieron a sus bases (indicando) que el Tribunal (podría) inhabilitar a Evo, eso no es atribución del Tribunal, se respeta la Constitución”, remarcó Morales.

Luego, a través de su cuenta en Twitter, Morales lamentó la muerte de una persona “a causa de agresiones de seguidores de la oposición que obligaban a la gente a cerrar sus negocios en Riberalta”. “Condenamos este exceso. Nuestras condolencias a su familia y al pueblo riberalteño”, apuntó.

Entre tanto, los cívicos y plataformas ciudadanas aseguraron que continuarán protestando en demanda del respeto al referendo del 21 de febrero de 2016, que negó a Morales una nueva postulación, aunque todavía no definieron si irán a un paro indefinido como algunos sectores proponen.  

/ELCA/



Noticias relacionadas: