Sociedad

4 de junio de 2018 13:20

Mujeres con cáncer sufren por el futuro incierto de sus hijos

Las pacientes con cáncer piden al Gobierno que los tratamientos sean oportunos y gratuitos. Sugieren que se cree una institución que acoja a los huérfanos de mamás que fallecen por cáncer.

tapa Una paciente busca atención en la unidad de Radioterapia del Hospital de Clínicas. Foto: ANF
jub12

La Paz, 3 de junio (ANF).- Cada año en Bolivia se diagnostican 7.276 mujeres con algún tipo de cáncer, de ese total el 24% padece cáncer de cuello uterino, el 17% de mama y en menor número se presentan casos de cáncer en vesícula, ovario, pulmón y linfomas.

El cáncer de cuello uterino sigue siendo el que más vida arrebata a las mujeres. Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada día entre cuatro a cinco bolivianas mueren por esa patología, y muchas de ellas dejan a sus hijos en la orfandad.

A eso es lo que más le teme Luisa de 39 años, que es padre y madre para sus hijos de 17 y 10 años. Desde que se enteró que tiene cáncer de cuello uterino, en diciembre de 2017, lo que más le duele y le “rompe el corazón” es no saber cuál será el futuro de sus retoños.

“¿Dónde los voy a dejar si me voy? Esa es mi preocupación. Los dejaría a mi mamá pero falleció el año pasado, tengo algunas hermanas que viven en otros departamentos, pero no creo que se hagan cargo”, dice con lágrimas y visiblemente afectada.

Luisa indica que hay muchas madres en su misma condición que fueron “desahuciadas” por los médicos al no recibir el tratamiento de manera oportuna. Ellas, a diario, lloran por el futuro incierto para sus hijos.

“Están llorando porque tenían que hacer su braquiterapia, pero no se ha podido por los últimos problemas. En otras compañeras ha vuelto el cáncer porque se han quedado más de dos meses sin tratamiento. Nos dejan a nuestra suerte y nuestros hijos se van a quedar sin mamás”, lamenta.

El caso de Luisa es uno de muchos que se reportan en la unidad de Radioterapia del Hospital de Clínicas de La Paz, donde hay madres solteras y otras abandonadas por sus esposos y familiares. Ellas a diario buscan “una esperanza de vida” en ese nosocomio. La lucha de estas mujeres tiene como motivación principal seguir viviendo por sus hijos que en gran número comprenden edades entre tres meses a cinco años.

En los últimos meses, esa lucha se complicó para Luisa por varios factores: en la unidad de Radioterapia la atención es irregular; hay fallas en los equipos y ausencia de especialistas. El reciente caso de corrupción y tráfico de pacientes terminó por suspender los tratamientos en esa unidad.

Por este hecho, los pacientes están más de dos semanas sin tratamiento, y les afecta física y emocionalmente, les causa impotencia y desesperación. Esos problemas se convierten en otra “batalla” para las mujeres con cáncer que a diario deben lidiar con los intensos dolores y con la indiferencia de los médicos y autoridades.


¡Ayuda!

Las mujeres con cáncer, que a diario se reúnen en Radioterapia, piden “piedad” a las autoridades de Gobierno y esperan que les brinden ayuda a sus hijos, sobre todo a aquellos que no tienen a nadie más que a sus mamás.

“Es desesperante saber que te puedes morir y que tus hijos se queden solos. Ahora, no hay confianza ni en la familia y eso es lo que más me duele, mis wawas”, dice Nancy de 34 años. Ella tiene cáncer de mama y pese a que le extirparon una de las glándulas mamarias, la enfermedad continúa.

Las madres aseguran que el Gobierno no les da ningún tipo de ayuda y piden que impulse políticas públicas que protejan a sus hijos para cuando ellas ya no estén, sugieren que se cree una organización que acoja a los huérfanos del cáncer y así éstos puedan tener todo el apoyo para continuar con su vida y estudios cuando les falten sus madres.

“Sería lindo que haya una institución del Gobierno que cuide a nuestros hijos, ojalá que en vez de invertir en canchas, invierta en albergue para las wawas que se quedan solos, eso sería muy bueno”, dice Fabiola de 42 años, una de las pacientes de Radioterapia.

Otras solicitan que los tratamientos de quimioterapia, que van de 1.000 a 3.000 bolivianos por sesión, sean gratuitos y oportunos.

Rosario Calle, representante de la Asociación de Personas y Familiares con Cáncer, confirma que el Gobierno no da ningún tipo de ayuda a las víctimas de este mal. Remarca que una de las necesidades más básicas en la unidad de Radioterapia es la implementación de un psicooncólogo, para dar apoyo psicológico a la familia, sobre todo para que los niños comprendan la enfermedad.

/MLA/FC/





Noticias relacionadas:

Opinión

Noticias