Sociedad

2 de diciembre de 2021 16:45

Hace 11 años comunidades del TIM luchan para consolidar su autonomía, pero no hay avances

“Por nuestro proceso de autonomía venimos luchando 11 años, pero nos preocupa la no atención del Gobierno, la tardanza en atender nuestras necesidades”, afirma.

TISIMANES Habitantes del TIM en una reuniòn para tratar sobre su autonomìa. Foto: Severiano Matenes
ANF-728x90px-Inscripciones (1)
Jubileo22

La Paz, 2 de diciembre (ANF).– Las comunidades del Territorio Indígena Multiétnico (TIM) están desesperadas al ver que pasan los días, meses y años sin poder consolidar su autonomía, esa lucha la comenzaron hace 11 años, pero no logran ser escuchadas por el Gobierno, afirma Severiano Matenes, representante de la comisión de autoridades del TIM.

Matenes relata a la ANF que ya son varios años que luchan por cumplir ese propósito. Asegura que es un anhelo para las comunidades del TIM. Explica que a partir de la autonomía indígena tendrán la posibilidad de decidir ellos mismos cómo quieren gobernarse, además cree que es una oportunidad para consolidar la justicia indígena.

“Por nuestro proceso de autonomía venimos luchando 11 años, pero nos preocupa la no atención del Gobierno, la tardanza en atender nuestras necesidades”, afirma.

El representante, que vive en la comunidad Santa Rosa del Apere, ubicada a 30 kilómetros de San Ignacio de Moxos, relata que los indígenas se sienten desprotegidos y abandonados de parte del Gobierno porque no se atiende sus demandas, no tienen acceso a transporte, educación y salud.

Matenes dice que los pueblos indígenas anhelan la autonomía indígena porque consideran que solo así se atenderá sus necesidades y se resguardará su tierra y territorio.

“Son 11 años que estamos clamando por la autonomía indígena, pero hasta ahora no nos dan solución. Las autoridades muy poco hacen caso a las necesidades, por eso estamos luchando para consolidar nuestras autonomías y de esa forma vamos a poder satisfacer las necesidades y el desarrollo que necesitan las comunidades”, añade.

El próximo 14, 15 y 16 de diciembre alistan un encuentro de corregidores del TIM para analizar las acciones para que el Gobierno escuche sus demandas.

“Este encuentro de corregidores es para ver de qué forma se hace escuchar (las demandas) con las autoridades, queremos que se consolide nuestras autonomía (…) Vamos a hacer una evaluación de nuestro proceso de autonomía, vamos a determinar para que de una vez nos dé solución el Gobierno, porque nuestro pedido es justo, es un derecho colectivo”, remarca.

El pasado 7 de octubre el pueblo indígena Tsimane' presentó, junto a organizaciones de la sociedad civil, el Informe Alternativo al Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial (CERD) de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en el que denuncia que es víctima del olvido y la discriminación del Gobierno nacional.

Esa investigación reveló que el Territorio Indígena Multiétnico sufre presiones y amenazas territoriales que se presentan por varios frentes; primero hay dueños de estancias colindantes a las comunidades Tsimane', que en muchos casos extienden ilegalmente sus actividades agrícolas o ganaderas a áreas tituladas de la TCO. También empresas madereras con concesiones forestales caducadas, pero que continúan el aprovechamiento de madera y presionan a la subcentral del Territorio Indígena Multiétnico TIM, para “legalizar” el aprovechamiento de madera.

En la parte sur los interculturales ingresan por el nuevo camino que se construye de San Ignacio - Santo Domingo - Villa Tunari, más conocido como la carretera del TIPNIS.

Cabe resaltar que la población Tsimane' se encuentra diseminada en un complejo sistema de asentamientos y tenencia de tierras.

Las organizaciones indígenas de la región señalan la existencia de al menos 164 comunidades con la siguiente composición: El Territorio Indígena Chiman (TICH) comprende a 3.600 familias distribuidas en 120 comunidades. La Reserva de la Biosfera y Territorio Indígena Pilón-Lajas (RBTIPL), tiene 318 familias, distribuidas en 14 comunidades. El Territorio Indígena Multiétnico (TIM) se compone de 160 familias distribuidas en seis comunidades Tsimane’ y dos comunidades mixtas. El Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) cuenta con 331 familias distribuidas en ocho comunidades Tsimane’ y dos mixtas. El Sector Yacuma es donde se encuentran 202 familias distribuidas en 11 comunidades Tsimane’ y una mixta. En el municipio de Ixiamas residen 45 familias en dos comunidades

En la parte sur del TIPNIS hay presión y presencia de colonizadores, productores de hoja de coca, que cada vez es mayor. Avanzan con apertura de caminos, posesión física de la tierra, cultivo de coca y control territorial, obligando a la población indígena a integrarse a su forma de propiedad (propiedad privada de parcelas), sistema productivo (coca), a su organización social (sindical) y forma de vida (centros urbanos, idiomas, cultura, etc).

Sin salud

Otra de las preocupaciones del TIM que hace conocer Matenes es sobre la falta de acceso a salud. Señala que su comunidad tiene un centro de salud donde hay una enfermera que atiende a los indígenas que requieren tratamientos, pero el establecimiento no cuenta con medicamentos, lo que dificulta la atención de los enfermos.

La carencia de equipamiento e infraestructura es otro drama que agrava la situación de los indígenas y que no llegan a cubrir las necesidades básicas de salud respecto al número de población habitante.

El informe presentando por los tsimanes refleja que las largas distancias para llegar a un centro de salud son un factor decisivo para la población, ya que el traslado a un centro de salud tarda generalmente entre uno a dos días (a pie, caballo o canoa). Estos centros de salud no están capacitados para atender a población, no conocen la cultura Tsimane’ por lo que se necesita de un intermediario que actúe de intérprete, que consiga los medicamentos, que se preocupe por la alimentación del enfermo y de los familiares que le acompañan.

Por la baja cobertura y accesibilidad a los servicios de salud, la esperanza de vida de los indígenas tsimanes es de 53 años. Dentro de los cuatro territorios y las dos zonas en las que se identificaron 164 comunidades Tsimane’, existen alrededor de 15.000 personas y que cuentan con solo seis pequeños centros de salud.

La pandemia por el Covid-19 ha puesto en evidencia la marginación y discriminación que sufren los Tsimane’ por la ausencia de pruebas de laboratorio, de medicamentos, atención médica y de vacunas que, hasta ahora no llegan a esta población. Debido a la prioridad de atender a otros sectores. Los médicos se retiraron de las comunidades, quedando éstas sin atención.

INFORME DEL PUEBLO TSIMANE

/MLA/





ANF-336x90px-Inscripciones (1)

Noticias relacionadas:

Opinión

Noticias