2. ucb-inscripciones-estudiamos-336x90

Sociedad

3 de noviembre de 2022 18:24

Gremios: Es una burda mentira decir que hay garantías para la libertad de prensa en Bolivia

Abrego recordó que por los conflictos de 2019 en Cochabamba se presentó ante la Fiscalía 19 denuncias de agresión a periodistas que solo quedaron en denuncias, “nunca nos dijeron se van a abrir los casos, no nos han aceptado, entonces estamos en indefensión”.

PS Equipos de televisión que realizan la cobertura nocturna de los conflictos en la ciudad de La Paz. Crédito: Franz Chávez / ANP
2.ucb-inscripciones-estudiamos-728x90
300x250
La Paz, 3 de noviembre de 2022 (ANF).- Representantes de gremios de la prensa señalaron este jueves que en Bolivia no hay garantías para el ejercicio de la libertad de prensa y dijeron que lo demuestran las constantes agresiones que sufren los periodistas en casos que quedan en total impunidad y desestimados por el Ministerio Público. Lamentaron que el Gobierno mediante acusaciones infundadas a los medios de comunicación y periodistas soliviante a sus seguidores y luego haya consecuencias como lo ocurrido el 1 de noviembre en La Guardia, Santa Cruz.

“No es cierto que existan garantías para el ejercicio de nuestro trabajo, si hay una declaración oficial en ese sentido es una mentira, es una burda mentira, de boca para afuera”, señaló Pedro Glasinovic, presidente de la Asociación Nacional de Periodistas de Bolivia (ANPB), como respuesta a la viceministra de Comunicación, Gabriela Alcón.

Tras conocerse la brutal golpiza del periodista Mario Rocabado por seguidores del Movimiento al Socialismo (MAS) en La Guardia, que se abrían paso a vigilia de los vecinos -que acataban el paro cívico- con ayuda de la policía, la viceministra Alcón expresó su solidaridad con el comunicador y dijo que “la libertad de prensa está garantizada” en el país.

“La libertad de prensa está garantizada, hacemos un llamado a todos los actores a respetar su trabajo, que es la garantía de la transparencia de la información a la población”, se lee en parte de la publicación de Alcón en su cuenta de Facebook.

La funcionaria dijo también que el Ministerio Público inició de oficio una investigación por los delitos de robo agravado, lesiones graves y leves y tentativa de homicidio, y exigió que el proceso penal se lleve adelante garantizando los derechos de la víctima.


Mario Rocabado además de la brutal golpiza, fue víctima de robo de sus materiales de trabajo e incluso de su billetera donde tenía el pago de su sueldo. Los asaltantes no respetaron su condición de periodista pese a que estaba claramente identificado.

“El grupo que estaba con la Policía vio que estábamos con nuestro distintivo, con nuestra chamarra, micrófono, cámaras, pero no les importó. Levanté las manos, les dije que soy de la prensa y me dijeron que no les importaba; me quitaron el micrófono, me tumbaron y empezaron a patearme, a lanzarme piedras, palos”, relató el comunicador desde el hospital donde se encontraba internado.

Glasinovic afirmó que los periodistas -hombres y mujeres- están expuestos todos los días, desde hace mucho tiempo, a la violencia de los grupos afines al Movimiento al Socialismo (MAS); “son ellos los que han golpeado a nuestro colega Mario Rocabado de Santa Cruz”, enfatizó.

“Entonces, eso de que está garantizada la libertad de prensa es absolutamente falso, totalmente falso”, remarcó.

Dijo que como gremio están exigiendo garantías para el ejercicio del trabajo periodístico y que la Fiscalía inmediatamente actúe e identifique a los culpables “de esta cobarde agresión que casi le cuesta la vida a Rocabado”.

Pidió también al Defensor del Pueblo, Francisco Callisaya Aro, que actúe y defienda no solo a los masistas, sino a todo el pueblo boliviano y tome en cuenta “la agresión terrible que ha sufrido nuestro colega y ver la indefensión en que los periodistas ejercemos nuestro trabajo en Bolivia”.


Pero estas agresiones son el resultado de la incitación de mandatarios como Evo Morales y autoridades de Gobierno como el procurador general del Estado, Wilfredo Chávez, que de manera reiterativa etiquetan a los medios de comunicación y periodistas de ser de la derecha, de ser golpistas y generan la reacción violenta de sus seguidores.

“Antes se respetaba mucho a la prensa, pero desde el mismo mandatario se ha empezado a decir que la prensa no es imparcial, que la prensa es vendida, que la prensa dice lo que quiere, que la prensa es de la derecha, que la prensa es golpista, que hay medios de comunicación pagados por la derecha, entonces por eso tenemos estos resultados”, señaló Jorge Abrego Alanes, secretario ejecutivo de la Confederación Sindical de Trabajadores de la Prensa de Bolivia.

En ese sentido, indicó que las afirmaciones de la viceministra Alcón de que está garantizada la libertad de prensa cae en saco roto.

“Es un saludo a la bandera lo que hace el gobierno desde hace mucho tiempo, y aparte sus seguidores del partido nos toman como un blanco perfecto para la agresión”, apuntó y dijo que eso lo refrenda el 100% de impunidad que existe en el país por los casos de agresiones a los periodistas que nunca se han esclarecido, y que nos lleva a estar al nivel de países como México donde no hay garantías para el trabajo periodístico.

Abrego recordó que por los conflictos de 2019 en Cochabamba se presentó ante la Fiscalía 19 denuncias de agresión a periodistas que solo quedaron en denuncias, “nunca nos dijeron se van a abrir los casos, no nos han aceptado, entonces estamos en indefensión”.

Indicó que los casos fueron presentados ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) cuando visitó el país. El organismo internacional dio recomendaciones, pero “hasta ahora el gobierno no los da a conocer ni tampoco se ha comunicado con nosotros para transmitirnos alguna decisión, nunca lo hicieron, entonces tenemos cero resultados”.

El informe del GIEI da cuenta de las agresiones sufridas por los trabajadores de la prensa por personas afines al partido de Gobierno MAS, por los grupos opositores y por efectivos de la Policía. Los comunicadores tuvieron que afrontar las agresiones de tres frentes en la crisis política de octubre-noviembre de 2019.

“En nuestro país la impunidad es del 100%, no hay un solo caso de agresión a periodistas que haya sido resuelto, se identifica a los autores, pero jamás llegan a un juicio como en el caso Las Londras, que es un ejemplo de cómo la justicia ha ido dilatando el proceso y además liberando a los culpables identificados (…), entonces los periodistas en Bolivia no tenemos absolutamente ninguna garantía para el ejercicio de nuestro trabajo”, apuntó Glasinovic.

Para el dirigente, con estas agresiones el Gobierno tiene el propósito de acallar la voz de los periodistas y de los medios independientes, para que haya solo una voz oficialista que ellos puedan controlar, “para que repitan como loros lo que dicen los ministros y el poder ejecutivo, eso es lo que están buscando, pero no lo van a lograr”.

Glasinovic indicó que en las peores condiciones con gobiernos de facto militares los periodistas siempre encontraron la forma de decir la verdad sobre lo que está ocurriendo en el país, y aunque exista un gobierno con rasgos totalitario y autoritario, como el actual, “los periodistas no nos vamos a callar, por más agresiones que suframos vamos a continuar ejerciendo nuestro derecho a informar a nuestro pueblo”.

/FC/NVG/





Noticias relacionadas:

Opinión

Noticias