Acceso a clientes

Sociedad

14 de mayo de 2020 13:46

Gobierno impulsa la biotecnología y sectores indígenas rechazan uso de semillas transgénicas

“Ante esta crisis mundial del coronavirus, tenemos que pensar cómo producir más y cómo rendir más, por eso creemos que es importante que podamos utilizar esta biotecnología que está siendo utilizada en todo el mundo...", la ministra de Desarrollo Rural y Tierras, Eliane Capobianco.

IMG-20200514-WA0005 Conferencia de prensa de la Ministra de Desarrollo Rural. Foto. Captura

La Paz, 14 de mayo (ANF).- En medio de la cuarentena y emergencia sanitaria por el coronavirus, en Bolivia también se debate el uso de semillas genéticamente modificadas. Mientras que el gobierno impulsa la biotecnología para la agricultura, desde diferentes organizaciones y dirigencias indígenas se encamina al rechazo y petición de abrogación del Decreto 4332 de evaluación de usos de dichos productos.

“Ante esta crisis mundial del coronavirus, tenemos que pensar cómo producir más y cómo rendir más, por eso creemos que es importante que podamos utilizar esta biotecnología que está siendo utilizada en todo el mundo y que más allá que nuestros productores no puedan competir con el resto del mundo porque no tienen acceso a esta biotecnología, creo que lo más importante es garantizar el alimento para todos los bolivianos”, dijo hoy en conferencia de prensa la ministra de Desarrollo Rural y Tierras, Eliane Capobianco.

Frente a los cuestionamientos que surgieron desde el pasado 8 de mayo en que se dio a conocer que el gobierno de forma sorpresiva aprobó un decreto para abreviar procesos de evaluación en el uso de semillas transgénicas de maíz, caña de azúcar, algodón, trigo y soya, muchas fueron las voces en favor y en contra de esta decisión y un posible uso en la agricultura del país.

Capobianco llevó adelante su conferencia de prensa mostrando marcas de productos que circulan en el mercado con el uso de esta producción modificada. Además, presentó ante los medios datos que respaldan la biotecnología como competitiva, sana y rentable.

“La soya y maíz que producen en Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, es tolerante a herbicidas y además resistente a insectos lepidópteros (RR+Bt), mientras los productores bolivianos enfrentan un fuerte rezago tecnológico que los pone en desventaja para competir en igualdad de condiciones”, detalla uno de los acápites de la presentación de este ministerio.

Capobianco hizo énfasis en que se busca implementar la biotecnología en Bolivia “para garantizar la seguridad alimentaria en el país”, y el Comité Nacional de Bioseguridad (CNB)”.

Entre tanto, diferentes organizaciones y líderes indígenas se organizan en rechazo de esta norma e intención de las esferas de gobierno y empresarios del oriente.

“Este tipo de decretos normativos se las debe aprobar a través de una consulta nacional y no solamente a productores, sino a consumidores. Porque esas grandes empresas están pensando más en su economía y cuánto van a generar y no así en la salud de las personas”, dijo la dirigente indígena de Cochabamba, Toribia Lero.

“No estamos a favor de este decreto (4332) y siempre hemos rechazado el uso de transgénicos porque dañan nuestra tierra. Por eso pedimos que se convoquen a todos los sectores para que se analice y haremos una petición de rechazo”, manifestó Bienvenido Zacú, exdirigente de la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (CIDOB).

En el escenario político, los candidatos Luis Arce y Carlos Mesa manifestaron su rechazo a este decreto y estas semillas transgénicas, mientras que el ex líder cívico cruceño Luis Fernando Camacho apoya su uso.

“En nuestro plan de gobierno advertimos que no podemos seguir fuera de estos avances técnicos porque se pone en riesgo el complejo productivo agroindustrial nacional, miles de puestos de trabajo y la seguridad y soberanía alimentaria que tanto costó conseguir”, dijo el candidato por Creemos, luego de que una de sus miembros manifestara rechazo a estos trangénicos en Bolivia.

/CSC/


Noticias relacionadas:

portal

Opinión

Noticias