Banner Torres del Poeta GIF Acceso a clientes
banner movil Torres

Sociedad

13 de julio de 2020 17:53

Escenario sombrío: El hambre podría afectar a 36 millones de personas en Sud América al 2030

Un estudio de la FAO advierte que la región no alcanzará el Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 de la Agenda 2030, hambre cero. Las proyecciones indican que el hambre afectará en América Latina a casi 67 millones de personas en 2030, es decir, cerca de 20 millones más que en 2019. En Sud América será de 36 millones.

Foto-pobreza-Bolivia-redujo-el-hambre-galardonado-por-FAO030615 La FAO habla de la pobreza tras la pandemia. Foto. RRSS
ANF-UCB 728x90px

La Paz, 13 de julio (ANF).- Hoy la pandemia pone en riesgo también la seguridad y soberanía alimentaria de los países del mundo, y esto se traduce en la nutrición de la población. Casi uno de cada nueve seres humanos sufrió  desnutrición crónica en 2019, y esto tiende a agravarse en la región tras la pandemia, de acuerdo a un informe anual de la ONU.

El hambre en América Latina y el Caribe afectó a 47,7 millones de personas en 2019. Se trata del quinto año consecutivo de aumento del hambre, según el informe “El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2020” (SOFI, por su sigla en inglés).

El estudio advierte que la región no alcanzará el Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 de la Agenda 2030, hambre cero. Las proyecciones del SOFI indican que el hambre, considerada como una estimación del número de personas que no consume las calorías suficientes para llevar una vida activa y saludable, afectará a casi 67 millones de personas en 2030, es decir, cerca de 20 millones más que en 2019.

“Estamos peor ahora que cuando la región se comprometió con los Objetivos de Desarrollo Sostenible en 2015. Desde entonces, 9 millones de personas más viven con hambre”, dijo el Representante Regional de la FAO, Julio Berdegué.

En términos porcentuales, el hambre afecta actualmente al 7,4 por ciento de la población, y se espera que aumente al 9,5 por ciento al 2030.

A nivel subregional, se prevé un aumento de 3 puntos porcentuales en el hambre en América Central para 2030, es decir, 7,9 millones de personas.

En América del Sur, la proyección es que el hambre aumentará a 7,7%, lo que equivale a casi 36 millones de personas. Aunque el Caribe ha logrado avances, tampoco está en la senda para alcanzar el objetivo de reducción del hambre de los ODS para 2030: se estima que, en 2030, 6,6 millones las personas vivirán con hambre en esa zona.

En Sudamérica, el aumento se debe principalmente a la situación en Venezuela, donde el porcentaje de población que pasa hambre ha aumentado de un 2,5% entre 2010 y 2012 a un 31,4% entre 2017 y 2019.

“Las cifras de hambre en el año 2019 son escalofriantes, como también lo es el pronóstico para el año 2030. Con el impacto de la pandemia de la Covid-19 la realidad será peor que la que proyectamos en este estudio. Necesitamos una respuesta extraordinaria de los gobiernos, del sector privado, la sociedad civil y las organizaciones multilaterales”, dijo Berdegué, instando a los países y a todos los sectores a tomar medidas a gran escala para enfrentar el alza del hambre, la inseguridad alimentaria, la pobreza y la malnutrición.

Este informe SOFI es elaborado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa Mundial de Alimentos (WFP), y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

En esta línea y desde diferentes sectores, organizaciones y colectivos es que se vienen instando a los estados a incentivar la agricultura familiar campesina como un mecanismo para garantizar la seguridad y soberanía alimentaria.

En un panorama sombrío por la pandemia del coronavirus y las consecuencias que traerá, la FAO afirmó que si bien los datos estadísticos  indican que 2020 ha sido un año de abundantes cosechas en general a nivel global, se viene una alarmante crisis alimentaria.

En Bolivia y los demás países del mundo es evidente el gran daño causado por la crisis económica derivada de la propagación del virus Covid-19.

Por un lado, detalla la FAO, los agricultores, distribuidores principalmente de frutas y verduras están reduciendo la producción a medida que sus principales clientes como hoteles, restaurantes, escuelas y aeropuertos han parado sus operaciones.

A la par, se evidencia que los hogares pobres y desempleados, particularmente de la región, se están quedando sin dinero, incluso para acceder a los productos de la canasta familiar.

//CSC



ANF-UCB 336x90px

Noticias relacionadas:

portal

Opinión

Noticias