Acceso a clientes

Seguridad

16 de agosto de 2020 16:37

Hacinamiento, falta de ambientes y de médicos derivó en muerte de 56 internos por Covid-19

Son 149 casos sospechosos de Covid-19, 118 casos positivos, 109 que lograron el alta médica, 56 fallecidos, 16 hospitalizados y 5 en espera de resultados. El primer fallecimiento ocurrió el 8 de mayo en el penal de Palmasola y el más reciente ocurrió el 3 de agosto en la cárcel de San Pedro de La Paz.

bajan cadaver en frazadas Sacan cadáver del penal de San Pedro. Foto: cortesía
AF-ANF-728x90px-Profesional-por-un-dia

La Paz, 16 de agosto (ANF).- El director general de Régimen Penitenciario, coronel Clemente Silva Ruiz, informó que el hacinamiento carcelario, la falta de infraestructura y de personal médico suficiente fueron las desventajas frente a la pandemia del nuevo coronavirus y que terminó con la vida de 56 privados de libertad.

Silva indicó que la Dirección Penitenciaria elaboró planes de contención e intervención frente al Covid-19 que en la ejecución tuvieron sus debilidades y no fueron aplicados al 100% en las nueve direcciones departamentales del país.

“El tema médico estaba bien antes de que ingrese el Covid-19 a los penales, pero cuando ingresó tuvimos carencia de médicos, ahí nos dimos cuenta que necesitábamos muchos médicos; como mucho también perjudicó la falta de infraestructura carcelaria”, indicó la autoridad en el webinar “Situación carcelaria y Covid-19: Retos nuevos y persistentes” organizado por la Organización de Naciones Unidas en Bolivia.

Silva dijo que pese a que Régimen Penitenciario tiene contrato con determinados hospitales para la atención de privados de libertad, cuando los internos eran llevados de emergencia con sospecha de Covid-19 no eran recibidos. Los hospitales argumentaban falta de espacio. “Esta fue una de las causas para las muertes”, apuntó.

El hacinamiento carcelario que supera el 100% fue otro de los perjuicios más grandes a la hora de enfrentar el Covid-19, principalmente en el penal de San Pedro de La Paz, dijo el coronel.

A esto se suma que la infraestructura “no ayudó a tener una zona de contención para detenidos preventivos nuevos, para casos sospechosos y positivos de Covid-19”.

“Esta fue una de las debilidades que tuvimos por falta de espacio geográfico en los recintos penitenciarios, especialmente en San Pedro, después en Oruro y en Cochabamba, donde la infraestructura no ayudaba, cosa que no ocurrió en Santa Cruz con Palmasola ni en Pando ni Beni”, enfatizó.

Según los datos, en 85 días de cuarentena, Régimen Penitenciario registró 453 casos de Covid-19 en las cárceles de ocho departamentos del país, menos en Potosí.

Son 149 casos sospechosos de Covid-19, 118 casos positivos, 109 que lograron el alta médica, 56 fallecidos, 16 hospitalizados y 5 en espera de resultados. El primer fallecimiento ocurrió el 8 de mayo en el penal de Palmasola y el más reciente ocurrió el 3 de agosto en la cárcel de San Pedro de La Paz.

Silva indicó que el nuevo coronavirus ingresó a las cárceles, pese a que se encentraban cerradas a las visitas, por contagios de los privados de libertad en los centros hospitalarios y por los policías de seguridad penitenciaria “que trajeron el Covid-19 al interior de los recintos”.

Pese a las recomendaciones de los organismos internacionales de derechos humanos de descongestionar las cárceles para evitar una tragedia con el ingreso del nuevo coronavirus, en Bolivia muy poco se hizo y el intento con el decreto presidencial de Indulto y Amnistía tuvo escaso impacto, que solo benefició al 1,5% del total de la población penitenciaria cuando estaba estimado favorecer a un 28%.

“El decreto presidencial no nos ayuda mucho, el decreto no fue muy efectivo, pensábamos que iba a salir una cantidad grande de internos, pero no fue así”, señaló Silva y destacó que las audiencias virtuales permitieron con medidas alternativas mayor cantidad de liberación de internos.

Como dirección de Régimen Penitenciario, dijo, solo pudieron presentar 275 carpetas de internos candidatos para amnistía y 110 para indulto.

A Julio de 2020 la población penitenciaria en Bolivia asciende a 17.501 privados de libertad, y cuando empezó la pandemia, en marzo, la cantidad era de 18.108 internos.

En la historia penitenciaria de Bolivia el pico más alto se alcanzó en septiembre de 2018 con 19.159 privados de libertad.

La población penitenciaria en el país es de 5.873 privados de libertad con sentencias (33,53%) y 11.628 detenidos preventivos (66,44%).

/ANF/

Suscríbase
Si desea recibir y tener acceso a la más completa información de Bolivia, debe suscribirse a uno de los planes que le presentamos a continuación.

Ver planes de suscripción

ANF-336x90px-profesional-por-un-dia

Noticias relacionadas:

Wordcel
portal

Opinión

Noticias