banner movil Torres

Politica

14 de marzo de 2019 11:27

Diálogo: Indefensión ciudadana y vulneración sistemática de los DDHH

Entre los participantes del conversatorio hubo coincidencias al señalar que la figura e institucionalidad que representa el Defensor del Pueblo está en una profunda crisis desde el 2016 y que la población está indefensa ante las vulneraciones de sus DDHH

20190221_094410 Participantes del Conversatorio sobre el Rol del Defensor del Pueblo y situación DDHH. Foto: ANF
Publicidad movil CNC 06.05.19

La Paz, 14 de marzo (ANF).- ¿Qué papel ha jugado hasta hoy el Defensor del Pueblo en la defensa de los derechos humanos de la ciudadanía? ¿En el país, hoy, en qué situación se encuentra el respeto a los Derechos Humanos de los (as) ciudadanos (as)? Esas fueron algunas de las inquietudes con las que la Agencia de Noticias Fides (ANF) convocó al conversatorio desarrollado en La Paz, el pasado 21 de febrero.

Del diálogo participaron Amparo Carvajal (presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia –APDHB-), Rolando Villena (exDefensor del Pueblo y miembro del CONADE), Paola Cortés (abogada especialista en derecho ambiental) y Marcelo Arequipa (politólogo) y docente universitario).

La figura del Defensor del Pueblo en una crisis profunda

De inicio, el diálogo rescató el posicionamiento de cada uno de los invitados respecto a la temática, así como la importancia del proceso histórico que dio origen y relevancia a la APDHB. Amparo Carvajal fue fundadora de dicha Asociación, tras su llegada a Bolivia en la dictadura de Hugo Bánzer, e insistió en el rol protagónico que ha tenido a lo largo de décadas la APDHB y como fruto de esa lucha por los DDHH también la creación de la Defensoría del Pueblo. Por su parte, Rolando Villena, recordó el compromiso y decisión de la Iglesias católica, metodista y luterana en la fundación de la APDHB, cuya creación “constituye las raíces de lo que fue la Defensoría del Pueblo”, señaló.

Pero frente a esas intuiciones y acciones, que se desarrollaron para la defensa de los DDHH en Bolivia, tanto Carvajal como Villena coinciden en señalar que actualmente la figura del Defensor del Pueblo está en una situación crítica, “en este momento diría que la figura del Defensor va a desaparecer, está en una crisis profunda (…) Cuando fue elegido Rolando, en el legislativo, el Vicepresidente le puso condiciones, le dijo que tenga cuidado, ahí nada de neutralidad (…) y es ahí donde la figura del defensor lo ha tenido difícil, aun en su nacimiento como independiente”, refirió Carvajal; mientras que Villena puntualizó que luego del 2016 se dio una ruptura y “termina un ciclo histórico y empieza otro con un proceso de desinstitucionalización que termina con una figura decorativa del Defensor porque no defiende los Derechos Humanos. Del 2016 a la fecha ya es otra institución”.

Para Paola Cortés el exDefensor, David Tezanos, no cumplió los objetivos del cargo por algo ajeno a su persona, “no por exculparlo, pero él ha sido utilizado”, en función de la politización del cargo. Tezanos no tuvo nunca el perfil, ya que una de las condiciones importantes para esa figura es la autoridad moral, que en comparación con otras personalidades se veía muy débil en el exDefensor, y junto con ello debe estar “el compromiso básico esencial con los Derechos Humanos además de cierta autoridad respecto a la administración pública”, acotó.

Una Constitución Política del Estado (CPE) amplia en materia de derechos, gracias a conquistas ciudadanas, y la institucionalidad de la Defensoría del Pueblo son avances difíciles de quitar, señaló por su parte Marcelo Arequipa, pues se estaría hablando de “décadas de construcción de una institución que tiene que ver con los Derechos Humanos”; no obstante, señaló también que esa institucionalidad cuesta construirla y es fácil destruirla, tal como se evidencia en el caso de Tezanos. A partir de lo cual, “ahora tenemos una ventana de oportunidad para volver a intentar construir una Defensoría del Pueblo, pero desde las organizaciones, desde abajo. Porque el que está en el poder no va a querer construir una Defensoría del Pueblo, por cuestiones lógicas que es el tema del cuestionamiento al poder”, añadió.

Frente a qué hacer para revertir tal situación de crisis, Arequipa planteó la necesidad de generar una voluntad política, desde la presión social, para replantear las formas de postulación y acceso al cargo. Abrir la posibilidad a profesionales de Trabajo Social y evaluar aspectos prácticos sería importante, “lo que me parece vital en todos los puestos institucionales que se eligen en lo público es quitar esa manía de que los exámenes y entrevistas sean cuestiones memorísticas; en lo práctico eso no sirve”, enfatizó.

Sin defensa y frente a violaciones sistemáticas de los Derechos Humanos

Así como para Carvajal y Villena la APDHB fue el espacio de vinculación y defensa de los DDHH, Paola Cortés señaló que hay una mutua implicación entre los DDHH y los derechos de la naturaleza o derechos medioambientales, viviendo un cuestionamiento muy fuerte el 2011 con la represión a los indígenas en Chaparina, el 2011, y la consiguiente lucha por la defensa del TIPNIS, lo que le permitió darse cuenta de que “este gobierno no tiene compromiso con los derechos humanos (…) hay una vulneración ya ni silenciosa desde 2011, ha habido un quiebre evidente de que no existe compromiso de defender derechos humanos. Quien vulnera derecho siempre es el Estado pero a veces son las empresas. El estado tiene la obligación de garantizar derechos humanos y no lo hace, la política extractivista ya es vulneradora, entonces es una pelea perdida”.

Por su parte, Arequipa, habló de una paradoja entre la amplitud de derechos reconocidos constitucionalmente y la gran debilidad e indefensión respecto de los DDHH.

Es larga la lista de asuntos pendientes en materia de derechos y, tanto desde la experiencia como Defensor del Pueblo como por su participación en la APDHB y el CONADE, Rolando Villena puntualizó las variadas afectaciones que las personas y la naturaleza reciben, desde una lógica de vulneración sistemática y falta de respeto a los DDHH, entre algunas mencionó: “derechos humanos y su relación con los cambios climáticos en lo que nosotros hemos llamado derechos de la madre tierra, derechos humanos y derechos de los pueblos indígenas (sobre esto se conoce poco o nada), vulneración del derecho a la libre asociación, derechos humanos y los derechos de las poblaciones en situaciones de vulnerabilidad; violencia de género, particularmente contra la mujer incluyendo desde temprana edad, la violencia es transversal a todo”.

Villena remarcó que, en el ámbito de la justicia, el derecho al acceso a la misma está cerrado, “porque no se aplica el derecho a la presunción a la inocencia, a una justicia justa, al debido proceso, nada de eso”.

Cortés y Arequipa señalaron, también, que uno de los asuntos pendientes de gran importancia es la violencia que se ejerce contra la mujer, desde el Estado, las autoridades de gobierno y diversos espacios públicos; frente a tal realidad se ha avanzado poco efectivamente y queda mucho por hacer para desterrar el sistema y mentalidad patriarcal en el país.

Finalmente, Carvajal, refiriéndose al actual momento político del país, fue enfática al señalar “me era más fácil hablar con los coroneles y generales (en las dictaduras) que hablar con la justicia, con los fiscales (actualmente). Ahora la política es: si no estás conmigo eres (mi) enemigo”. Villena, planteó al respecto la imperiosa necesidad de generar una cultura del diálogo para convivir con el diferente y la promoción de una cultura de paz,

SMR//



Noticias relacionadas: