banner movil Torres

Mundo

8 de julio de 2018 18:00

Ofensiva de Ortega sobre ciudades rebeldes deja al menos cinco muertos en Nicaragua

Las urbes más golpeadas han sido Jinotepe y Diriamba, a 40 kilómetros de la capital nicaragüense, donde la población había levantado barricadas contra el régimen

Daniel-Ortega-750x500 Daniel Ortega dijo que no adelantará elecciones. Foto: La Prensa (Nicaragua)
20180813_141107

La Paz, 8 de julio (ANF).- Un día después de que el presidente Daniel Ortega descartara dejar el poder en Nicaragua, el Ejecutivo sandinista desató un brutal ataque contra varias ciudades del país que ya deja al menos cinco muertos, según organizaciones de derechos humanos. Las urbes más golpeadas este domingo fueron Jinotepe y Diriamba —localizadas a unos 40 kilómetros de Managua—, donde la población había levantado barricadas como forma de protesta contra el régimen. Oficiales antidisturbios y grupos irregulares fuertemente armados atacaron estas pequeñas localidades, símbolo de la resistencia contra el exguerrillero sandinista, cuando la crisis cumple ya 82 días y ha dejado casi 300 muertos.

El ataque se da mientras está en el país Paulo Abrao, secretario ejecutivo de la Comisión interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y los miembros del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), cuya función es esclarecer los hechos violentos desatados desde abril, cuando comenzó la crisis. Abrao advirtió este domingo que el “estado está incumpliendo su deber de desmantelar a las turbas” y constató que “grupos armados progubernamentales apoyados por la Policía entran en las ciudades de manera masiva. Tiroteos y ráfaga de balas. Ayer Matagalpa. Ahora alrededores de Jinotepe y Diriamba”.

Las imágenes grabadas por los ciudadanos y publicadas en redes sociales muestran a hombres encapuchados y armados con fusiles AK atacando los poblados, mientras jóvenes se enfrentan a ellos apenas con bombas artesanales y piedras. En el ataque de este domingo han fallecidos al menos cinco personas, tres en Jinotepe y Diriamba, uno en Matagalpa (centro del país) y otra persona en la colonial León, enclave turístico de Nicaragua fuertemente asediado por las huestes de Ortega.

Los ataques se producen un día después de que el presidente afirmara que no dejará el poder, no adelantará las elecciones como exige la población y tildó de golpistas a quienes desde abril exigen su salida del poder. “Ya habrá tiempo, tal como manda la ley, habrá tiempo para elecciones, todo tiene su tiempo”, dijo Ortega en un acto público en Managua. El mandatario también criticó con dureza a la Iglesia, que ha mantenido una posición beligerante contra el régimen y en defensa de los derechos humanos. El cardenal Leopoldo Brenes hizo este domingo un llamado al mandatario a que cesara la represión.

/Texto extraído de El País, España/



Noticias relacionadas: