Mundo

28 de octubre de 2021 19:33

Alertan de un consumo excesivo de sal en América Latina y la pandemia agrava la situación

Un plan presentado hoy por la OPS incluye campañas de sensibilización para la reducción del contenido de sodio de los productos procesados y ultraprocesados, las restricciones de la comercialización, el etiquetado frontal y la promoción de entornos más sanos, por ejemplo, en las escuelas.

Salt-mound Alerta por mayor consumo de sal. Foto. RRSS
ANF-728x90px-Inscripciones
foto
La Paz, 28 de octubre (ANF).- Pese que la pandemia de Covid-19 cambió  los comportamientos sociales y modos de alimentación de la población, hoy organismos internacionales alertaron de cifras alarmantes en lo que refiere a un consumo excesivo de sal en la región de América Latina.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS), informó que el promedio de consumo individual de sal en la región oscila entre los 8,5 y los 15 gramos diariamente, cuando la recomendación es una ingesta de menos de cinco gramos de sal al día.

Pese a las recomendaciones, en el marco de esta emergencia sanitaria, para una alimentación más balanceada y sana, el consumo de comida procesada persiste y se acelera. Estos productos “chatarra” contienen una alta cantidad de sal.

La OPS recordó que más de la mitad de los decesos por enfermedades cardiovasculares, tiene que ver con una presión arterial alta, “una condición que padecen entre el 20% y 35% de los adultos en la región y que puede agudizarse con el consumo excesivo de sal. Las muertes anuales atribuidas a la hipertensión ascienden a 9,4 millones”, detalla la agencia de la ONU.

Por ello, los estudios médicos confirman que comer menos de 5 gramos de sal (menos de 2 gramos de sodio) puede reducir la presión arterial y el riesgo de enfermedades cardiovasculares, accidente cerebrovascular y cardiopatía coronaria.

Hoy, la OPS presentó nuevas metas regionales para la reducción de la sal en la dieta de la población, que se enfocan en disminuir el contenido de sodio en los alimentos procesados consumidos frecuentemente toda vez que en muchos países, gran parte del sodio alimentario (entre el 70% y el 80%) proviene de comida elaborada como pan, cereales y granos; carnes procesadas y productos lácteos.

“Pero la pandemia de Covid-19 ha empeorado la situación al crear nuevos desafíos para la prevención y control de los factores de riesgo debido a los confinamientos y cambios significativos en los estilos de vida, que incluyen un aumento en el consumo de productos no saludables”, dijo Anselm Hennis, director de Enfermedades no Transmisibles y Salud Mental de la OPS.

Todo el plan de este organismo también incluye campañas de sensibilización para la reducción del contenido de sodio de los productos procesados y ultraprocesados, las restricciones de la comercialización, el etiquetado frontal y la promoción de entornos más sanos, por ejemplo, en las escuelas.
//ANF




ANF-336x90px-Inscripciones

Noticias relacionadas:

Opinión

Noticias