BANNER ESCRITORIO LATERAL

Iglesia

22 de mayo de 2022 09:33

Policía de Nicaragua cerca una iglesia y párroco denuncia hostigamiento del régimen de Ortega

Desde el pasado 14 de mayo, efectivos del orden y paramilitares de civil comenzaron a desplegarse alrededor de la iglesia y no permiten el ingreso de nadie que viva fuera del perímetro

mayasa Composición de fotografías que feligreses tomaron para denunciar el acoso policial de parte de Ortega.
WhatsApp Image 2022-06-24 at 7.47.55 PM

La Paz, 22 de mayo de 2022 (ANF).- La parroquia San Juan Bautista del centro de la ciudad de Masaya, Nicaragua, fue cercada por efectivos de la Policía Nacional con barreras de acero y carros patrulleros para que los feligreses no ingresen al templo o no brinden ayuda al párroco padre Harving Padilla. Este operativo es respaldado por el régimen del presidente Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo, vicepresidenta, en contra de la iglesia católica. 

Desde el pasado 14 de mayo, efectivos del orden y paramilitares de civil comenzaron a desplegarse alrededor de la iglesia y no permiten el ingreso de nadie que viva fuera del perímetro. Este tipo de amedrentamiento también se registró hacia otras Diócesis del país.

“Ellos (policías) dicen que puedo salir a la hora que quiera, pero cómo voy a salir estando inseguro, con esas personas ahí, cuál es la seguridad que uno puede sentir cuando constantemente personas de civil están ahí apostadas, personas que sabemos son paramilitares, agresivos, y para evitar que ellos tengan algún confrontamiento conmigo prefiero no salir. Tengo parroquia por cárcel”, sostuvo Padilla a Confidencial.

En los últimos tres años, el sacerdote Padilla ha sido objeto de campañas de desprestigio ordenadas por el régimen Ortega-Murillo y divulgadas en medios oficialistas. En julio de 2018, el oficialista 19 Digital publicó una nota en la que señalaron al religioso de “dirigir a los terroristas que asesinaron vilmente al suboficial Gabriel de Jesús Vado Ruiz”, aduciendo que “su complicidad quedó en evidencia en la comunicación que mantenía con los delincuentes”.

El sacerdote afirmó que la divulgación de los medios oficialistas fue “totalmente manipulada”, puesto que en el audio asegura que solicitó a los manifestantes que entregaran al oficial “a los derechos humanos para resguardarle su vida”.

“Lo que tengo entendido por los médicos que se quedaron en los lugares para curar a los heridos de las protestas era que los mismos paramilitares, cuando entraron al local, se llevaron al hombre que estaba vivo y que ellos mismos propiciaron la muerte de ese policía, eso nos dicen los estudiantes de medicina que están exiliados”, agregó.

El cura sufrió otro ataque en noviembre de 2019 por un grupo de fanáticos orteguistas, apoyados por agentes de la Policía Nacional, cuando estos irrumpieron de forma violenta una misa que realizó en apoyo al padre Edwin Román, quien acompañaba a diez madres en huelga de hambre. En esa ocasión, Padilla denunció que era la segunda vez que partidarios al régimen profanaban el templo y responsabilizó a los dirigentes del Frente Sandinista en la ciudad de Masaya.

En enero de 2020, un fuerte dispositivo policial cercó todos los accesos a la parroquia San Juan Bautista, luego que se conoció públicamente que en el templo se realizaría una colecta de útiles escolares, promovida por la Unión de Presas y Presos Políticos (UPPN).



//Con información de Confidencial y agencias// 




BANNER MOVIL INTERIOR NOTAS

Noticias relacionadas:

Opinión

Noticias