banner movil Torres

Iglesia

2 de agosto de 2018 15:06

El Papa modifica el Catecismo y declara "inadmisible" la pena de muerte

El líder de la Iglesia Católica tomó tal determinación, luego de recientes hechos que llevaron a ejecuciones de distribuidores de droga en Filipinas y de narcotraficantes en Sri Lanka.

papa francisco Papa Francisco . Foto: Archivo
Movil foro innovacion
La Paz, 2 de agosto (ANF).- Desde el Vaticano se presentó este jueves una carta a todos los obispos del mundo, en la que se cambia el Catecismo de la Iglesia Católica para declarar que “la pena de muerte es inadmisible” y añadir que la Iglesia “se compromete con determinación a su abolición”.

La pena de muerte es legal en 57 países; datos oficiales señalan que en 2017 se registraron 993 ejecuciones en 23 países y se cuenta un total de 22.000 personas condenadas, en espera de la pena capital. Los países donde se registran más ejecuciones son China, Irán, Arabia Saudí, Irak y Pakistán, de acuerdo a un reporte de la ABC.

Ya Benedicto XVI señaló en varios documentos “la necesidad de hacer todo lo posible para llegar a la eliminación de la pena capital”, pero fue el Papa Francisco el primero en declararla “contraria al Evangelio”.

El líder de la Iglesia Católica tomó tal determinación, luego de recientes hechos que llevaron a ejecuciones de distribuidores de droga en Filipinas y de narcotraficantes en Sri Lanka, además de la decisión del presidente Erdogan de reintroducir en Turquía la pena de muerte, abolida en 2004.

La nueva redacción del artículo 2.267 del Catecismo de la Iglesia Católica señala que “durante mucho tiempo el recurso a la pena de muerte por parte de la autoridad legítima, después de un debido proceso, fue considerado una respuesta apropiada a la gravedad de algunos delitos y un medio admisible, aunque extremo, para la tutela del bien común”.

Agrega que “hoy está cada vez más viva la conciencia de que la dignidad de la persona no se pierde ni siquiera después de haber cometido crímenes muy graves (…) se ha extendido una nueva comprensión acerca del sentido de las sanciones penales por parte del Estado (…) y se han implementado sistemas de detención más eficaces”.

El artículo concluye señalando que para la Iglesia y a la luz del Evangelio, “la pena de muerte es inadmisible, porque atenta contra la inviolabilidad y la dignidad de la persona”, y se compromete con determinación a su abolición en todo el mundo”.

Entonces en una carta dirigida a todos los obispos del mundo y que fue publicada hoy, el cardenal Luis Ladaria, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, recordó a las sucesivas restricciones introducidas por san Juan Pablo II y Benedicto XVI, a medida que mejoraban la sensibilidad moral de las sociedades y la capacidad de los Estados para aplicar la cadena perpetua.

Según Ladaria, “la nueva redacción del artículo 2.267 del Catecismo de la Iglesia Católica, aprobado por el Papa Francisco, se sitúa en continuidad con el Magisterio precedente, llevando adelante un desarrollo coherente de la doctrina católica”, basado en la encíclica “Evangelium vitae” de Juan Pablo .

En ese marco, Ladaria precisa que el pasado 28 de junio el propio Papa Francisco aprobó el texto completo de la carta y ordenó su publicación, por lo que debe considerarse parte de su Magisterio.

/MAMP/FC/


Noticias relacionadas: