Banner Torres del Poeta GIF Acceso a clientes
banner movil Torres

Iglesia

11 de junio de 2020 11:49

Obispo y médico: tomar conciencia de la gravedad de la pandemia e infundir esperanza

Curiel, quien se formó como médico cirujano, animó a cumplir con medidas de seguridad para el cuidado de todos así como al cuidado de los más vulnerables, incentivando "la solidaridad hacia aquellos que están sufriendo más la pandemia y sus consecuencias"

20200617-mons-carlos-curiel Mons. Carlos Curiel, obispo auxiliar de Cochabamba. Foto: Iglesia Viva

La Paz, 10 de junio (ANF).- El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Cochabamba, Mons. Carlos Curiel, es también médico cirujano y se refirió a la pandemia del coronavirus (Covid-19) señalado la importancia de tomar conciencia de la gravedad del problema que esta pandemia está ocasionando en Bolivia y el mundo, a la vez que invitó a la solidaridad con los más necesitados y a no caer en el pánico sino a infundir esperanza.

Frente a las nuevas medidas determinadas por el Gobierno central desde el 1 de junio y las que vienen estableciendo gobernaciones y municipios, en lo que ha venido a llamarse la “cuarentena dinámica”, Mons. Curiel señaló que “la situación del Covid-19 en Bolivia, como en todo el mundo, la veo con mucha preocupación, porque aún no se sabe a ciencia cierta el comportamiento de este virus y no sabemos el riesgo de expansión al entrar en cuarentena dinámica”, expresó, según el portal Iglesia Viva.

Por ello, manifestó que es importante “que todos tomemos conciencia de la gravedad del problema”, frente al colapso que puede producirse en el sistema de salud, como ya ocurre en algunas regiones del país, al respecto enfatizó que “hace falta que el sistema de salud sea organizado, operativo, bien asesorado, sabiendo que tiene que invertir en riesgos de baja probabilidad, es decir, se necesitan pruebas diagnósticas oportunas y ágiles, aun sabiendo que muchas podrán ser negativas, pero será una manera importante de detectar riesgos”.

En estos días se ha conocido de la grave situación por la que atraviesa el departamento del Beni. En declaraciones de la médica Evelyn Taboada, responsable del programa Malaria-Dengue, señaló que “la situación en Guayaramerín ha rebasado hace unas semanas atrás y la gran mortalidad que hay de pacientes por sospecha de Covid-19, según los datos estadísticos, pasaba hasta hace unas horas (del martes) ocho fallecidos, pero vemos que la realidad es otra, han fallecido más de 30 pacientes con sospecha”.

Según el reporte epidemiológico del Ministerio de Salud, hasta ayer miércoles, en Guayaramerín hay 220 casos confirmados y 10 fallecidos.

Similar panorama se vive en San Ramón, donde a fines del mes de mayo se pudieron contabilizar hasta dos fallecidos por día, aunque el reporte oficial mantenía en ese momento sólo un caso positivo, actualmente se reportaron 67 casos confirmados y 3 fallecidos.

En tal sentido. Mons. Curiel instó a respetar las medidas de bioseguridad y preocuparse por cuidar a los demás.

“Si mantenemos las medidas de distanciamiento social, la higiene frecuente de manos, uso del barbijo, entre otras, podremos controlar mejor la transmisión. No salgamos de casa, salvo necesidades importantes y urgentes, tomando las debidas medidas de bioseguridad”. A la vez que exhortó a “tomar conciencia de que esto es un problema muy serio, que no ha pasado, que sigue entre nosotros”, pidiendo “asumir nuestra responsabilidad, protegernos y proteger a los demás”.

No obstante, para Curiel la fe de Dios también debe llevar a infundir “esperanza, cuidándonos de no sembrar pánico, sino corresponsabilidad”, manifestó.

///ANF



Noticias relacionadas:

portal

Opinión

Noticias